VOZ AUTORIZADA.

La de Dario Ramonda para opinar del intenso presente de Toyota en el automovilismo argentino. Reconocido representante de la marca japonesa, desde su lugar de responsable deportivo, dejó su mirada sobre distintos temas cuando conversó con visionauto. 

«El ingreso de Toyota al TC no significa que vaya a relegar al Súper TC 2000», afirma Ramonda sobre la novedad que sacudió al automovilismo argentino
-publicidad-

LA LLEGADA DE TOYOTA AL TC

“Este es un tema que merece una aclaración.Toyota no entra en el TC y se va del Súper TC 2000. Hubiese sido duro pensar que una cosa cambia la otra. Si, es cierto que constituye una novedad muy importante la llegada de Toyota al Turismo Carretera, una categoría en la que no estaba de una manera deportiva, participaba como patrocinante. Fue una decisión política y estratégica de la compañía, y me parece que está en todo su derecho de tomarla. No se como lo interpretará la gente, pero no creo que con la llegada al TC, Toyota deje en un segundo plano al Súper TC 2000”.

LA CONTINUIDAD EN EL SÚPER Y TOP RACE

“Toyota va a continuar como siempre en Súper TC 2000 y Top Race, que son los lugares de mi participación deportiva. Seguimos teniendo todo el apoyo y los recursos. En el Súper vamos a tener dos autos como fue habitual durante tanto tiempo, en los 22 años que estamos en la categoría. Volvemos al esquema original con dos autos oficiales que conducirán Julián Santero y Jorgito Barrio. Además siempre tuvimos algún auto más como carrera-cliente, eso se mantendrá con el Toyota Gazoo Junior, administrado por el equipo de Claudio Pfenning”.

Entusiasma mucho a Darío Ramonda la llegada del joven (17 años) Jorge Barrio al Súper TC 2000. Junto al consolidado Julián Santero conforman un equipo con grames pretensiones

JORGE BARRIO, UNA GRAN ESPERANZA

“Tengo una enorme confianza en lo que puede hacer con nosotros Jorge Barrio. Su incorporación me produce mucha motivación. Lo he seguido bastante en los últimos tiempos, y encontré enormes condiciones especiales sobre su capacidad como piloto. Humanamente, en lo poco que lo traté a Jorgito, encontré un joven muy maduro y lúcido, con mucha seguridad. Es una gran incorporación al equipo donde no hay que olvidarse que continuará Julián Santero, que se encuentra en el proceso natural de maduración, tras haber demostrado que tiene la velocidad necesaria y la capacidad para correr y ganar”.

APUESTA A LOS JÓVENES

“Siempre me gustó darle oportunidades a los pilotos jóvenes. Por eso hace 17 años lo invité a correr a Matías Rossi. Lo decidí porque vi que tenía un talento adecuado en todo sentido para ser un gran piloto. Lo que hizo Matías en estos 17 años, fue simplemente confirmar que mi mirada sobre sus posibilidades había sido la correcta. Ha estado 11 temporadas Rossi con nosotros en el equipo Toyota, y los resultados que hemos temido fueron extraordinarios y de una gran consistencia”.

LA AUSENCIA DE ROSSI

“No tener a Matías en el Súper TC 2000 es perder una carta clave. Toyota sin Rossi es como River sin Julián Alvarez, actualmente su máximo goleador y figura. Siempre mantuve la esperanza que pudiéramos combinar los calendarios del Súper con el TC y Stock Car brasileño, para que pudiera correr. Lamentablemente no se pudo. A Matías lo golpeó mucho lo que pasó en la carrera de El Villicum. Fue muy injusto y lo sacó de la lucha por el campeonato. En 10 años llegamos nueve veces a la última fecha peleando el título. Esta año fue la segunda en 11 años que quedamos afuera”.

Ramonda fue uno de los directores deportivos que habló con Alejandro Levy (posible comprador del Súper) en el Gálvez. Mantiene reserva sobre el tema y sólo destaca que la categoría «tiene los atributos adecuados y necesita un cambio de expectativas». En el Súper justamente, Ramonda deberá encabezar en 2022 acaso con otros cambios en el staff, el objetivo de Toyota Argentina de recuperar el título de campeón (Foto gentileza Alejo Iriart).

 LA FRUSTRACIÓN EN EL VILLICUM

“Todas las chances al campeonato la perdimos en esa carrera en El Villicum. Matías ganó la carrera clasificatoria, los puntos y largaba adelante la final. Las posibilidades eran enormes, hasta que llegó la sanción que lo mandó a largar último. Sé cuanto afectó eso a Matías. Por eso no quiso correr y no corrió. Puede ser discutible lo que hizo, pero no la señal que mandó. Sentí una enorme defraudación y una gran frustración. Hay que acordarse de la persecución que vivió durante esa semana previa, la pérdida de la actividad del viernes y la llegada a último momento. A pesar  de todo esto logró una gran resultado con el triunfo en la carrera del sábado, pero horas después lo excluyeron por una medida discriminatoria, ya que sólo se controló a  su auto con tanta precisión”.

UN EQUIPO CONSISTENTE

“El automovilismo es un deporte en el que por la forma en que se compite, es necesario conseguir consistencia de equipo. Tanto en lo deportivo como en lo humano, Matías es un muy buen integrante de equipos. Es una persona generosa, abierta que ha contribuido al equipo con sus compañeros intercambiando datos con mucha transparencia. Independientemente que la siento, tengo asumida la salida de Matías y renuevo mi entusiasmo para que el equipó mantenga la consistencia”.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre