ES PASADO.

Y si de IMSA te hablamos, la tercera fecha va entre el 12 y 13 de abril en las pintorescas calles de la californiana Long Beach, aquellas que transitara la Fórmula 1 con el Lole Reutemann a fines de los 70 y principios de 80 con un triunfo sobre una Ferrari 312 T3 en 1978. En el caso de la Serie IMSA con una carrera “corta”, de una hora y cuarenta minutos, luego de las 24 en Daytona y las 12 en Sebring.

Las 12 Horas no se dieron como aguardaban en el Juncos Racing que volvió como todos saben, a contar con Agustín Canapino en el plantel de pilotos junto a Will Owen y René Binder.

SpeedAgro

A la carrera y sus derivaciones, la analizó Ricardo Juncos al dialogar en exclusivo con visionauto.

“Perdimos ya dos carreras por el problema en el acelerador, me resulta algo frustrante. Y lo peor es que estos autos, los Cadillac, hace dos años que están corriendo, O sea, no son nuevos desarrollos, por eso el  fabricante debería darnos una solución; no entiendo que es lo que nos pasa a nosotros con el auto, mientras que a los otros equipos que lo utilizan no les ocurre”, dice el argentino a la cabeza de su equipo instalado en Indianápolis, que dicho sea de paso en el Circuito de Las America (COTA) en la tejana ciudad de Austin, se aprontaba para Indycar con Kyle Kaiser como piloto.

El arrecifeño a la espera de subir al auto.

-¿Los autos de los demás equipos que corren con Cadillac han tenido el mismo problema?
-Que yo sepa no, pero no lo sé; tal vez hayan modificado algo, mejorado, no lo sé te repito, lo que puedo decir es que nosotros estamos corriendo según lo estipulado en el reglamento y las normas FIA. Es evidente que la pieza está mal diseñada, y el fabricante nos debe ayudar a resolver el inconveniente, pero hasta el momento no lo han hecho.

“Además de los problemas en el auto, también se cortó la correa del alternador por un trozo de goma que agarró en la pista –apunta Juncos-, Sebring estuvo de rodeado de complicaciones para el equipo; hasta nos llevamos un susto grande cuando a nuestro jefe de mecánicos, le dio un ataque de epilepsia mientras trabajaban en la alineación del coche, tipo 11 y media de la noche. Fue un momento que nos conmociono a todos, se cayó al piso, se golpeó la cabeza, debió ser trasladado a un hospital donde quedó internado hasta el día siguiente y tuvo que acompañarlo otro de nuestros mecánicos. Fue un duro episodio”.

-No ha sido pasado por alto, el poco tiempo que Canapino manejó el auto.
-Nosotros en Juncos Racing hicimos el gran esfuerzo de conseguir el apoyo para respaldar a Agustín, para que volviera a correr con nosotros porque como lo he dicho más de una vez, sabemos de su enorme capacidad y confiamos plenamente en él. Ahora bien, desde los entrenamientos cuando lo tocó salir hubo varias banderas rojas, y eso lo perjudicó para poder girar más. En el siguiente entrenamiento pudo dar 35 vueltas y por la noche todo estuvo muy bien y manejó muy rápido. Después al otro día, al momento de clasificar, hicimos como en Daytona; clasificó el que había sido más rápido en los entrenamientos. Sebring ,que es una pista absolutamente estresante, con el piso ondulado, que no se encuentra totalmente iluminada como Daytona y en cada curva te podés chocar contra los autos de la Clase GT en todo momento, es sumamente demandante y el stress para el piloto es altísimo. Los tres anduvieron muy parejos, pero el que anduvo un poco más veloz fue Owen. Por lo tanto clasificó y luego como indica el reglamento, fue el que debió largar la carrera. No, en Sebring, Agustín no tuvo problemas con la butaca como ocurrió en Daytona.

-En torno al tema de lo poco que estuvo Agustín arriba del auto, algunas especulaciones lo vinculan a cuestiones económicas, y a que los otros dos pilotos habían aportado mayor cantidad de dinero.
-En absoluto, descartalo por completo!; no fue por una cuestión económica que Agustín haya manejado menos en Sebring, para nada: es más puedo decirte que cada uno de los tres pilotos aportaron lo mismo con sus sponsors, un tercio del presupuesto necesario. No hubo diferencia alguna en este sentido ni en otro, espero que esto en Argentina no sea una causa que genere malos entendidos. Reitero, en Juncos Racing trabajamos fuerte para obtener el apoyo para que Agustín corriera, porque es un gran piloto y queríamos que continuara sumando experiencia.

Juncos junto a su mano derecha, Ernie Gonella (izq), dialogan con un técnico del equipo. Finde agitado.

-¿A que se debió entonces, que manejara sólo una hora y veinte minutos de las 12 Horas?
-Mirá, era prácticamente de noche alrededor de las 7 de la tarde mas o menos cuando le toco subir; Agustín estaba perfecto pero después de manejar esa hora y veinte, no pudo completar el turno que teníamos previsto para el porque se mareó arriba del auto. De acuerdo a lo planificado en cuanto al orden para manejar el auto, le tocó subirse en el segundo turno del segundo stinta. No tengo más que decir sobre el tema, sino se sentía en condiciones se hizo lo que indica el reglamento; además es todo absolutamente comprobable pues las conversaciones por la radio son grabadas por la organización de la carrera. Por otro lado en caso que no hubiéramos actuado así, habríamos infringido el reglamento. No, de la condición física de Agustín no puedo decir nada, ni me corresponde, para mí está bien; en todo caso es una pregunta que tenés que hacérsela a él. Lo que si puedo decir y Agustín coincidirá conmigo, que es completamente diferente y él podrá corroborarlo, correr en un auto de Turismo Carretera en Argentina distinto por completo en carreras de 40 o 50 minutos, a hacerlo 12 o 24 horas con coches de IMSA.

En relación al aspecto vital que deparan las carreras endurance, en cuanto a las demandas físicas que afrontan los pilotos, Juncos considera que “creo que es difícil que haya pilotos en la Argentina para soportar la exigencia de una carrera del tipo que se corren en Estados Unidos de 12 o 24 horas, más aún cuando vemos que en los equipos de punta, los pilotos completan cuatro o cinco stints seguidos sin parar, o sea que están arriba de los autos entre dos horas cuarenta minutos y tres horas. Es la realidad y hay que decir lo que uno piensa, en Estados Unidos se dicen las cosas como son y yo me manejo de esa manera, y si hay que admitir errores lo hago. Por ejemplo en Sebring además de los problemas que tuvimos, tengo que decir que el set up del auto fue malo y punto, fue así y lo digo y lo admito.

-¿Habrá otra participación para Agustín en IMSA en tu equipo?
-No lo sé, desde ya tiene que ver el aspecto económico; ojalá, por mi parte haré el esfuerzo para que siga sumando experiencia junto a nosotros, hay que intentarlo. Sería buenísimo que pudiéramos contar con el apoyo del lado de nuestro país, sé que el presente es complicado pero bueno, anhelo que en algún momento se pueda apoyar nuevamente a Agustín desde Argentina.

-Después de tus conversaciones con el gobernador de San Juan, con Orly Terranova, ¿en qué punto ha quedado el proyecto para que IndyCar corra en la Argentina?
Se mantienen los contactos, y en dos o tres semanas la dirigencia de la categoría debe resolver estimo, el proyecto de correr en nuestro país. Antes debe presentar el proyecto a pilotos y equipos, y comprobar si se encuentran interesados en ir a correr a Argentina y en tal caso deben efectuar las modificaciones correspondientes a los contratos, que implican un aumento por cuestiones vinculadas a los traslados, logística a otro país y otros gastos.

Fotos: Juncos Racing.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre