DICEN QUE EL QUE  se quema con leche ve una vaca y llora. El TC  no se «quemó»con la clausura del Autódromo Oscar y Juan Gálvez, como si, lo hizo el Súper TC 2000 con el papelón en el Día del Amigo. Tampoco quiere quemarse y llevarse una sorpresa (¿se la habrán llevado de verdad Pablo Peón y sus muchachos?) de otra clausura cuando el 7 de diciembre tenga que cerrar y seguramente definir en el escenario porteño su campeonato.

Por todo esto la gente de la ACTC ya empezó a tomar sus precauciones. Mientras el Gobierno de la Ciudad, el Súper TC 2000 y los concesionarios del autódromo se cruzaban acusaciones y emitían comunicados de prensa, el presidente de  Hugo Mazzacane mandó a su gerente Fernando Miori  a reunirse con Carlos Soriano, titular del Autódromo Ciudad de Buenos Aires (ACBA), la empresa concesionaria del Gálvez. para hablar no sólo sobre el estado de las instalaciones del Gálvez sino sobre su situación judicial.

«Si tres meses antes no tenemos firmadas todas las garantías que nos aseguren que el Gálvez estará para la fecha de la carrera en condiciones de ser utilizado y sin peligro de clausura, tendremos que empezar a buscar otro circuito para la fecha final…» le confió Miori a Visión enfundado en su abrigada campera para atenuar el frío reinante en el Oscar Cabalén.«No podemos correr el riesgo que nos pase lo mismo, porque sería un papelón mayor y con responsabilidad nuestra, porque con lo que le sucedió al  Súper TC 2000 ya estamos avisados de lo que puede pasar en el Gálvez…» cerró el gerente.

 

Por el equipo de VA (Especial desde Alta Gracia)

Foto: Mónica Paz

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre