“En el 2005, en el TC en Olavaria, los mecánicos del JC fueron hasta Chivilcoy a buscar unos elementos para el auto de Campanera, y cuando mi auto pasó por la revisión técnica me dejaron solo, el coche no dio la altura y me bajaron. Yo cuando volvieron les dije que eran unos inútiles, ¿Qué pasó después?, Julio Nicieza (dueño del JC Competición) me rajó”. MARIANO ALTUNA

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre