… O LARGA DURACION, para los que tienen menos de 40. Suena rara esta propuesta de 24 Horas de carrera continua para el TC como celebración del 75º Aniversario.

Especialmente porque es una paradoja espectacular. Este TC del Siglo XXI conserva la leyenda, pero en la práctica poco lo une a aquel de 1937. Y suena extraño que a este TC que en un año gira menos que lo que andaban las cupecitas en un Gran Premio de hace medio siglo se lo invite a correr un día entero. Una exigencia que jamás cumplió ni en sus años más transhumantes.

El TC disputó carreras de largo aliento como la Buenos Aires-Caracas de 1948, sobre 9.535 kilómetros (y para ganar la primera etapa de Buenos Aires a Salta, Oscar Gálvez manejó poco menos de 14 horas a 121,800 km/h de promedio) o el Gran Premio de 1949, la competencia más extensa de su historia: 11.035 kilómetros, pero divididos en 12 etapas.

-publicidad-

Los memoriosos recuerdan incluso las 12 Horas de Rafaela de hace 70 años, en 1941, ganadas por Eusebio Marcilla sobre un Chevrolet. Pero ¿24 Horas?

Hubo carreras de ese estilo en la Argentina entre 1968 y 1978, con coches de Turismo, generalmente disputadas en el circuito nº 12 del Autódromo de Buenos Aires. Pero el TC  jamás se atrevió a tanto. Ni siquiera cuando sus motores eran más robustos (V8,  más de cuatro litros de cilindrada) que ahora.

En el autódromo porteño, se disputaron carreras de TC de 2 Horas en 1967 y de 4 Horas en 1968, y en la época moderna se reiteraron las 2 Horas entre 1993 y 1997. Pero la práctica quedó en desuso porque la mayoría de los pilotos se mostraban remisos a cederle sus autos a otros invitados (a riesgo de rotura) y también porque cuando se concentraron en el TC los pilotos que también corrían TC 2000 (algo que no sucedía a comienzos de los ’90), ya no había nombres de fuste para convidar.

Los TC de hoy están preparados para entregar un altísimo rendimiento en un lapso limitado. Motor, frenos, gomas, después del centenar de kilómetros que dura una final normal ya empiezan a mostrar desgaste.

En un fin de semana normal de carreras, un TC puede andar entre 200 y 250 kilómetros, lo que representa, aproximadamente, unos 4.000 kilómetros. Correr a 180 km/h en el Autódromo de Buenos Aires significa cubrir 4.320 kilómetros… en un día.

Pero las 24 Horas, en caso de que efectivamente se lleven a la práctica el próximo 5 de agosto de 2012, pueden resultar beneficiosas para el automovilismo, más allá de lo que supone la idea novedosa. Sucedió con el DTM alemán años atrás.

Cuando se reunieron Mercedes-Benz y Audi para discutir el reglamento, llegaron a la siguiente conclusión: si un motor que corre las 24 Horas de Le Mans puede girar4.000 kilómetrosen un día sin romperse y sin que nadie lo toque, ¿por qué debiera romperse uno que camina 4.000 kilómetros a lo largo de todo un campeonato? Resultado: los V8 del DTM se sellan a comienzos de año y no se tocan más hasta que termina el campeonato.

¿Podría suceder algo así en TC?.

Foto AIF

Por el equipo de VA

 

 

 

 

 

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Albóndigas pretenciosas. Otra payasada más de un ¿dirigente? del lamentable automovilismo autóctono. Y la periodista que escribió la nota le digo: Es de muy mal gusto comparar al DTM o Le Mans con las porquerías estas.

    • Flaco que carajo sabes vos de TC porque no te volves con los checitos de colores del tc 2000.. anda opinar a otro lado.. sigan con su v8 importado… que nosotros seguimos con motores hechos en el pais.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre