MICK ANDA TRANQUILO.

No es novedad que Charles Leclerc haya sido con la Ferrari el más rápido en los entrenamientos iniciales del Gran Premio de Azerbaiyán, séptima fecha del Campeonato Mundial de Fórmula 1. Tampoco asombra que los Red Bull de Sergio Pérez y Max Verstappen quedasen como escoltas.

Como en la mayoria de los Grandes Premio de este año, Charles Leclerc y su Ferrari dominaron los entrenamientos iniciales Esperan repetir en clasificación y carrera.

Si, es noticia que en un circuito rodeado por muros como el de Bakú, Mick Schumacher no se haya golpeado como ocurrió en Arabia Saudita y Monaco. No fue casualidad sino el primer buen resultado de la advertencia que le hizo Guenther Steiner, su jefe deportivo en Haas y también la consecuencia de no haber girado mucho por un problema hidráulico en su auto.

“Tenemos que llevarnos el auto entero y asegurarnos que no pase nada ” le dijo palabras más palabras menos, Steiner al hijo de Michael en la previa de los entrenamientos, tras explicarle que de seguir con los golpes y daños ”en algún momento nos quedaremos sin recambios y no podemos seguir fabricándolos” Steiner tampoco olvidó el perjuicio financiero, que concretamente en el caso del coche dañado en Mónaco ascendió al millón de dólares. ”Es una cantidad de dinero que tiras y nos complica el presupuesto” agregó como para darle más fuerza a su mensaje.

Hamilton no lució (12°) en el 15° aniversario de su primera victoria pero se dedicó a instar a sus colegas a expresar libremente sus opiniones. Vettel se despachó con un «La Fórmula 1 aceptaría un piloto gay».

Mick cumple por ahora y si bien anduvo poco no lo golpeó. Por eso quedó en el anteúltimo puesto. Sólo superó a un Nicholas Latifi (también de escasa actividad), que con mucha suerte puede llegar a completar la temporada en Williams. Suena fuerte le rumor que para 2023 ese lugar lo ocupará el prometedor australiano Oscar Piastri, campeón de la Fórmula 2 y tester de Alpine.

En cambio no parece peligrar el futuro de Mick en la Fórmula 1. Vale y mucho el peso de su apellido y el apoyo de Ferrari. ¿Le hubiesen perdonado tantos golpes, autos rotos, pérdidas millonarias  y flojos resultados de no haberlos tenido?. Seguramente no.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre