LAS DISCULPAS DEL JEFE.

¿Quién iba imaginar hasta hace poco, que sobre un Mercedes Benz, Lewis Hamilton pasara toda una carrera sin poder superar a un Alpha Tauri?

¿Quién iba a pensar que el compañero de Hamilton, en el caso de George Russell, lograse durante el fin de semana, mejores resultados e incluso que quedara a la puerta del podio, mientras el Lewis siete veces campeón, crucereaba en la mitad del pelotón detrás de los AlphaTauri, Williams, Alpine, Haas?

En plena carrera , Verstappen le saca una vuelta a Hamilton, que aminoró la marcha para hacer más evidente la diferencia de rendimiento entre su Mercedes Benz y el Red Bull del holandés.

Casi nadie podía pensar en las situaciones vividas, ocurridas en Imola, la histórica pista regenteada por Gian Carlo Minardi, durante la cuarta fecha del Mundial de Fórmula 1.

Y hubo un momento culminante, cuando en la vuelta 41, Max Verstappen le sacó una vuelta al mismo Hamilton. Para pellizcarse!, relegó a Sir Lewis, con quien el año pasado peleó el titulo hasta la última vuelta de una temporada fenomenal.

Un momento que exteriormente Christian Horner, director deportivo de Red Bull , vivió sin inmutarse (¿qué habrá sentido internamente?), a diferencia de su colega de Mercedes Benz,  Toto Wolff, transmitiendo un gesto de bronca reflejado en sus labios apretados.

Todas esas situaciones hicieron que apenas terminada la carrera, con Hamilton en un desteñido 13er puesto final (llegó 14° pero lo favoreció el recargo a Esteban Ocon por su peligrosa salida de boxes con el Alpine), el propio Wolff se disculpase con el séptuple campeón por el mal rendimento de nuevo Mercedes Benz W 13.

Russelll tuvo un buen andar en su Mercedes Benz . Lideró un grupo intermadio y sobre el final contuvo al destacado Valtteri Bottas (Alfa Romeo). El inglés está 4° en el campeonato con 49 puntos, 21 más que Hamilton.

“Lewis, perdón por este auto. Era inmanejable y no te mereces un auto así, ha sido una carrera terrible”, fue el mensaje que encontró como respuesta inicial un “sí…” de Hamilton, seguido de un “pero hay que seguir trabajando…”, que sonó a un reiterado reclamo e hizo recordar las imágenes del tenso diálogo entre ambos tras la clasificación del viernes. Una situación que dio lugar a la versión de una pelea, e incluso trascendió que Hamilton ya buscaba un nuevo equipo para 2023.

“No hay ninguna pelea, y no hay culpas a repartir, ni nada por el estilo. Hay presión, pero yo diría que es la necesaria para hacer las cosas bien. Nadie en el equipo está cerca de disfrutar de lo que le ocurre a Mercedes en este momento. Es cierto que no tenemos un buen rendimiento y que no estamos luchando por la victoria pero falta mucho y en seis carreras podemos estar otra vez adelante”, respondió Wolff quien tuvo un pequeño consuelo en el meritorio cuarto puesto de Russell. Otra situación, que como extraña contrapartida del mal rendimiento de Hamilton, provoca comentarios de todo tipo.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Será uno de los pilotos más ganadores de la F1, pero convengamos que siempre corrió con el caballo del comisario. Ahora que le toca remar de atrás las cosas cambian y ahí se ve el temple .
    Como reflexión con auto ganador el 75% del parque de la máxima está en condiciones de ganar, pero… con un auto regular o malo la ecuación se revierte y pasa a ser uno más, sin quitarle méritos que de sobra los tiene.Como dijo el mejor son carreras de autos.
    Saludos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre