NO VAS A NEGAR que nos produce a los argentinos, un placer especial cuando sentimos que tenemos un auto que genera admiración, que sea atractivo y deseado.

 

 

-publicidad-

Mirá, a juzgar por lo percibido en los casi 2000 kms que circulamos por calles, rutas, autopistas; el Fiat 500, el Cinquecento, heredero de una historia plagada de hitos y nostalgia originada en 1957 cuando se lanzó por primera vez extendiéndose basta 1975, período durante el que se fabricaron 3,9 millones de unidades, es justamente uno de esos autos que además de tener lo suyo, gratifica. VA se subió a la versión Cult con motor 1.4 Fire Evo, 8 válvulas con 85 caballos de potencia. De una, lo que se comprueba que si hablamos de equipamiento, aprueba y con alta nota. Desde ya, se trata de un verdadero citadino, se siente más cómodo en las ciudades, más allá que en ruta abierta se despliega y no se achica.

A diferencia de cuando Fiat Auto Argentina lo hizo desembarcar en La Argentina, proveniente de Europa; desde el año pasado viaja hacia nuestras tierras desde México, allí es producido en la planta en Toluca,  con la mira puesta en especial en EE.UU. A nuestro país llega en las versiones Cult, Sport y Lounge, estas dos últimas con un motor con más polenta y más moderno, el 1.4 MultiAir, 16 válvulas con 105 CV de potencia. Está claro que el estilo retro del auto en cualquiera de sus opciones, es su principal rasgo distintivo y es precisamente, lo que lo convierte en seductor y mirado.

 

 

Se torna simpático desde el primer golpe de vista, mide sólo 3,55 metros, 1,49 de alto; la distancia entre ejes 2,30 metros, cuando lo manejás, lo sentís, muy maniobrable más allá de sus dimensiones pequeñas, en tanto la distancia al piso fue elevada en 10 mm; el auto va donde vos querés, y esto está bueno. Al 500 le han cambiado las ópticas delanteras y traseras, paragolpes y portón posterior; desde ya, no esperes encontrarte con un baúl amplio (185 litros); ¿acaso vas a fijarte en el baúl si le tenés ganas a un 500?, tampoco es abundante por lógica, el espacio en las dos plazas traseras (asientos se rebaten 50%) y un detalle sí para observar, la cubierta de auxilio es de emergencia y para sacarla en caso de un pinchazo, a agacharse y hasta tirarse al piso…

¿Más de lo que nos dejó el 500?, te contamos: llaman la atención y le dan un toque personalizado las luces que le colocaron en los extremos de los paragolpes y si te tenemos que hablar del interior, ¿sabés?, los materiales y calidad de construcción se hacen notar, y si pensamos en algunos otros autos, hace diferencias.

Sí, imaginamos: ¿querés saber a cuánto viaja?; es alegre el Cinquecento; pisa según lo informado por Fiat, los 170 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 12s. Algo más, para sentir que el motor aplica su máxima potencia y torque, hay que llevarlo sin dejar que caiga el régimen; con la aguja del cuentavueltas clavada en 6000 rpm; mientras tanto el torque máximo sale a relucir a las 4000 rpm.

 

 

Tracción delantera, la caja de velocidades con 5 marchas fijate, es uno de sus puntos más salientes, otro la dirección asistida que le otorga una maniobrabilidad magnífica. La caja muestra un excepcional funcionamiento; además la palanca un tanto elevada, no hace más que favorecer el accionamiento. Eso sí, cuando agarrás una ruta o autopista y apretás el pie derecho, te queda la sensación que no le vendría mal una 6ª marcha para que el impulsor se soltase un poco más; esa 6ª que viene con la caja automática en las versiones Sport y Lounge. El consumo en ruta y en 5ª marca 5,6 litros cada 100 kms, eso sí lo pisás, se pone un poco más goloso…

Las llantas de aleación son de 15 pulgadas calzadas en cubiertas 185/55/R15 lo que lo hace estar bien pisado; muy confortable en orden de marcha tanto en ciudad como ruta, si bien cuando encarás alguna camino abierto o autopista y más aún si debés padecer baches, desniveles como lamentablemente tanto se padecen, tenés que manejarlo. Llevar el volante con firmeza, no te olvides que sus largo y medida entre ejes son cortos. Para esos momentos, tenés al frente (pintado con el color de la carrocería), la tecla de la función Sport. Torna más dura la dirección al reducir la asistencia, en definitiva se pone a piaccere de los que nos gustan los autos con toques deportivos, y también torna más sensible el acelerador. La posición de manejo, algo clave, da justo para lo que cada uno que se sienta en la butaca izquierda requiera, así como la columna de dirección, la altura del asiento es regulable. Trae levantavidrios eléctricos, luces antinieblas que se encienden apenas lo ponés en marcha.

 

Como sabés en VA siempre le ponemos fichas a la cuestión atinente a la seguridad de los autos, el 500 puede inflar el pecho orgulloso: fue premiado con el máximo puntaje, las 5 estrellas luego de que lo sometieran a pruebas de impactos por parte de Euro NCAP, siendo premiado como el más seguro en su categoría en EE.UU. El 500 Cult que probamos viene con doble airbag frontal, frenos a disco en las 4 ruedas con ABS (repartidor electrónico de frenada), controles de tracción, estabilidad (ASR), anclajes Isofix para sillas de niños y asistente al arranque en pendiente. Si te gustan más las versiones Sport y Lounge, traen airbags laterales y opcionales de cortina y rodilla.

Ahora hablemos de confort; a todos nos gusta subirnos a un auto con apropiado equipamiento; el 500 en su versión Cult tiene, si mencionamos los items principales, aire acondicionado manual, radio con CD-MP3 integrada y conexión auxiliar, computadora de abordo y pack eléctrico completo. También si lo querés diferenciar, pedilo con techo solar eléctrico, control de velocidad crucero, Bluetooth, puerto USB y los comandos de radio al volante y podés elegir entre los 13 colores ofrecidos.

Así que ya sabés, si te subís en una de esas te miran a vos, aunque lo más probable es que miren al Cinquecento…

Fotos Fiat Auto Argentina
Por Carlos Saavedra

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre