Compartir

UN PLAN ESTRATÉGICO.

Se viene la cuarta temporada de la Fórmula E, categoría de monopostos que basa su atractivo en ser una opción que cuida al medio ambiente por el uso de motores eléctricos, tecnología que crece a pasos agigantados y que plantearía grandes soluciones en un futuro no muy lejano.

Lo cierto es que luego de tres temporadas en las que la Fórmula E se ha instalado en el mundo del automovilismo, ahora llega el momento de instalarlo como una de las opciones principales para los fanáticos fierreros. Y, para eso, se ha trazado un plan de seducción dirigido hacia el gran público y, esencialmente, a los más jóvenes.

VisionAuto

“Ha llegado el momento de que pasemos a una nueva etapa. Hemos sabido hacernos un hueco en la industria automovilística, el próximo paso es ir hacia el gran público. En eso vamos a concentrar nuestros medios humanos y financieros”, aseguró Alejandro Agag, fundador y dueño de la Fórmula E.

La Fórmula E afronta una nueva temporada cargada de expectativas (Foto: FIA Formula E).

 

“Queremos ampliar el número de personas que están interesadas por los deportes mecánicos y especialmente por la innovación tecnológica y medioambiental, especialmente entre los jóvenes, un público muy valioso para las marcas de automóviles, que tienen problemas para llegar a ellos”, añadió el español.

¿Cómo piensa llevar adelante esta estrategia Agag? Primero, asegurando una mayor difusión televisiva, que especialmente en Europa se ha visto reforzada, además de invertir, para aumentar su grado de conocimiento, varios millones de euros en marketing. Otro objetivo es que, además de la carrera en Hong Kong, haya otra suplementaria en Asia, un mercado atractivo. También se contempla cambiar el formato de los ePrix.

DS, uno de los constructores que se vio seducido por la categoría (Foto: DS Virgin).

 

Pero gran cambio, sin dudas, llegará en la temporada 2018/2019, donde los pilotos no tendrán que cambiar de auto a mitad de carrera, ya que la autonomía de su batería les permitirá correr 50 minutos consecutivos. “Mi ambición es que se vea la Fórmula Eléctrica como un videojuego”, afirmó Agag.

Por último, pero no menos importante, es seguir seduciendo a los grandes constructores para que canalicen el desarrollo de la tecnología eléctrica en la categoría. Y, también, seguir tentando pilotos de renombre, varios de ellos con pasado en la Fórmula 1, para que se integren a la Fórmula E y le den ese plus de atractivo que se necesita a la hora de ganar popularidad.

 

 

Por el equipo de VA.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre