NO TODO ES FÓRMULA 1.

 Y una nueva prueba, para una verdad no entendida por muchos, la ha dado Romain Grosjean, al elegir el camino de IndyCar para continuar su campaña internacional luego de 10 temporadas y 179 Grandes Premios en la Fórmula 1.

El flamante destino del francés en la IndyCar estadounidense  es el Dale Coyne Racing, Allí correrá 13 de las 16 fechas del calendario, Las excepciones son las 2 carreras en Texas y las 500 Millas de Indianápolis, o sea las tres competencias en los super veloces óvalos estadounidenses.

«Hamilton no hubiese podido pelear por los ountos sobre un Haas» sentencia Grosjena, quien el lunes 22 en el circuito de Barber Motorsport tendrá su primera prueba sobre un IndyCar.

“Por amor a mis hijos no voy a correr en óvalos” aseguró Romain, con el recuerdo de lo sensibilizada que quedó su familia tras su espectacular accidente en el Gran Premio de Bahrein, y su rescate milagroso entre las llamas del Haas que le provocaron quemaduras en las manos y pies.

“Estoy contento de tener esta oportunidad de correr en Estados Unidos, Tuve varios opciones, pero me incliné por IndyCar porque es una categoría con un grilla más equilibrada respecto a los estaba acostumbrado y será emocionante volver a luchar por podios y triunfos” comentó Romain en una indirecta alusión a la disparidad deportiva en la Fórmula 1, que se hizo directa al estimar que «Hamilton tampoco hubiese podido luchar por los puntos con el coche de Haas del año pasado. Todo depende mucho del coche que conduzcas. Eso hace que sea difícil comparar pilotos entre sí.  Ahí tenemos a George Russell que no pudo hacer nada con el Williams, pero que cuando se subió al Mercedes Benz en Sakhir demostró que es un piloto con muchísimo potencial. George es el ejemplo más claro que demuestra que, en ultima instancia, el coche marca diferencia entre los pilotos”.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre