AIF | lacalderadeldiablo.blogspot.com

Con buzo antiflama y con camiseta de fútbol, los Pernía compiten en el más alto nivel.


SpeedAgro

LOS PERNÍA SON MUNDIALES


Los hijos cumplen muchas veces los sueños que no pudieron lograr sus padres. Jacques Villeneueve ganó el Campeonato Mundial de Fórmula 1 que tanto buscó su padre Gilles hasta encontrar la muerte. Sin ir tan lejos ni con tanto dramatismo, los Pernía tienen su propia historia. Vicente, el famoso Tano, aquel aguerrido marcador de punta de Boca que luego pasó a los fierros y fue subcampeón de TC, se quedó con la espina de jugar el Mundial de Fútbol 1978 que ganó Argentina pese a integrar el equipo de César Luis Menotti hasta los últimos tramos de la preparación previa.


Pasó el tiempo y el destino se encargó de recompensar al menos el orgullo del Tano. Lo hizo a través de su hijos, herederos de la pasión por la pelota y los autos. Mariano jugó para España el Mundial de Fútbol 2006 en Alemania. Ahora le llegó el turno a Leonel, pero en los autos, con su participación en el Mundial de Turismo en la fecha del 23 de mayo en el legendario Monza italiano.


¿Qué más puede pedir el viejo? Mi hermano jugó un Mundial de Fútbol y yo voy a correr un Mundial de Turismo” proclamó un feliz Leonel, apenas conoció la confirmación de Víctor Rosso, el mentor de la idea, y más entusiasmado que chico con juguete nuevo. Un babero para el Tano.




DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre