“UN DOMINGO DE 1996 conocí a Christian, el tenía 20 años y yo 17; fue en una carrera de karting que corría mi hermano en el Autódromo de Mar del Plata…

… me lo presentó mi mamá y papá que ya lo conocían porque el iba a jugar a un club donde había una pista de autitos de scalextric, yo ni idea nunca lo había visto. Si tengo que reconocer que amor a primera vista no fue, eso sí cuando lo ví jugando con mi hermano y los nenes del karting me empezó a caer bien. No era mi tipo, siempre pensaba que iba a ser musculoso y bien alto el novio que entrara a mi casa, porque yo era bastante grandota y tenía que enfrentar a mi papá, jajaja!, que loco el destino!”.

Las mujeres del automovilismo, madres, esposas, novias, amigas, forman parte del mundo íntimo de los pilotos, soportes anímicos, motivadoras como pocas, respaldo incondicional. Esta es la historia de una de ellas, Jackeline Bianchi, esposa de Christian Ledesma. Junto a el, ha recorrido durante muchos años los circuitos del país, han atravesado tristezas, alegrías, angustias y momentos inolvidables.

 

Jackeline y Christian Ledesma, un matrimonio en el que el automovilismo ocupa un lugar preponderante

 

Jackie le ha contado a Visión su historia de vida, su historia junto al marplatense y las vivencias deparadas por años –pese a su juventud- de automovilismo.

“Cuando recién nos conocimos –recuerda- yo estudiaba educación física, siempre fuí la mimada de mi papá y ojo que le fuera a llevar un novio!; el siempre estuvo en contacto con las carreras, en su taller era común ver autos para correr y a corredores como Lalo Ramos al que nuestra familia admiraba, hasta mi papá pintó su auto en el taller; también íbamos a las carreras de TC en Balcarce arriba de los remolques de papá!”.

“Mis padres trabajaron en la administración de la Federación Zonal de Karting Mar y Sierra, y la primera licencia de karting de Christian se la firmó mi papá, que loco!. Mi idea de estudiar educación física era para aplicarla al karting. Uno de mis sueño fue una escuela de karting, pero no solo el manejo del kart, apunté más la parte formativa del piloto abajo del coche, específicamente respetando su individualidad tanto psicológica como físicamente dentro de un sistema educativo”.

“Por la amistad de Christian con mi padres, nos hicimos amigos, muy compañeros a pesar de que somos muy diferentes. En esa época con muchas peleas de por medio, ja!; finalmente nos pusimos de novio un 28 de noviembre de 1997. Ese año como amiga me contaba las idas y venidas con su tan ansiado sueño de llegar a Italia para probar un Fórmula 3000 y algún día a la Fórmula Uno. El primer sueño se le dio pero con mucho esfuerzo; el otro, el de la F-1, se desvaneció. Ese año salió campeón de Fórmula Súper Renault. Luego comenzó la incertidumbre sobre el camino a tomar; un amigo que lo ayudaba en sus contratos y en sus decisiones quería que siguiera en las formulas, pero Chris entendió que iba a tener que resignarse y no correr en monoplazas. Fue cuando comenzó a acercarse al Turismo Carretera ante la primera oferta que le apareció, tenía la plata juntada para una carrera, sin saber que continuidad iba a tener; la remó mucho, fue duro…”

¡AHH, LAS PROMOTORAS!

«Yo siempre estuve rodeada de compañeros de estudio sin competencia estética o de valores económicos, algo que reina en las carreras. Nací en un taller, me crié llena de grasa; jugaba en el barrio a la mancha, “ring- raje”, escondidas, subía a los árboles, y era ”la gorda machona del barrio”.

Cuando estudié educación física andaba vestida de jogging todo el tiempo, poco me importaba como me vieran los demás; a mi lo que me gustó fue cultivar mi alma, mis valores humanos y la autorrealización desde lo formativo interior. Cuando comencé a ir a las carreras con Christian, me sentía rara, era todo nuevo para mí como para el lo era el TC. Ahh!, me acuerdo el tema de las promotoras, era infartarte para mí!!, en cambio para el era normal. Moverme mucho con gente que te ven por lo de afuera y no por lo de adentro, mucha desconfianza, rivalidad, negocios desplazando a lo humano, me costó digerirlo. Con el tiempo uno se da cuenta quien te quiere por lo que sos, y no por quien sos. Hay muchos pilotos que viven otra realidad, educación, situación económica, cultura de negocios y sociales, una mente más abierta. Y eso aprendimos a lo largo del tiempo con Christian”.

“COMO COMPAÑERA, LOS PRIMEROS AÑOS FUERON DUROS”

“Los primeros años fueron duros para mí como compañera de carreras –recuerda Jackie-, me sentía extraña al ambiente, pero no al ruido y al olor de los motores. Así fue que comencé a leer libros, hacer cursos de imagen personal, protocolo y ceremonial. Esto hizo que asesore a Christian en esos puntos y comenzar a manejarnos de una forma diferente. Cuando más o menos empecé a entender el movimiento del ambiente, tomé más confianza y ahora nadie me para!. Y me río mucho cuando me dicen “eras promotora de Christian!”, ¡mortal!. Sí, una vez fuí promotora de un piloto que no me acuerdo el nombre, en una carrera de TC 2000 en Mar del Plata. Lo hice porque estaba peleada con Christian y me pagaban re-bien por ese trabajo, pero Ledesma se recalentó y ¡nunca más!. Cuando lo conocí a Christian decían que andaba conmigo por interés económico, y ahora muchos creen que es al revés. Me da mucha risa y lástima, la gente que juzga sin conocer”.

“Hoy puedo decir que a pesar de los sabores amargos, mi admiración por Christian, por sus principios, hicieron que yo esté a su lado, también mi amor por el deporte motor. Con el tiempo, estar cerca suyo hizo que resignara mi carrera cuando me faltaban pocas materias para recibirme para trabajar de lo que amo: la docencia. Pero Dios y la Virgencita son mis guías, mi gran sueño era formar una familia y Christian fue hombre ideal para tenerla, su responsabilidad y valores hicieron que día a día lo admirara más. Pasamos muchas cosas y yo decía, si es amor verdadero amor todo lo puede! Y así ha sido!”.

“TAMBIEN FUI ACOMPAÑANTE Y CORRI EN KARTING”

Se acuerda bien y sonríe la esposa de Ledesma, “síí, fuí copiloto, algo espectacular, uff!; cuando el auto aceleraba era como si me inyectaran adrenalina, gritaba como loca, pero tanto ruido había adentro del auto que no se escuchaba; ahh!, y los trompos lo mejor!. En esa época todos querían ser copilotos, y yo como mujer era muy difícil que me mantuviera con el transcurso del tiempo. Por eso me hice asesorar, tomando buenos parciales desde arriba del auto, iba a ser más difícil que me bajaran. Me enseñó Graciela Nicieza, en esa época copiloto de José Luis Di Palma. Me acuerdo que los jueves recorríamos cada circuito y marcábamos los parciales, también lo hacíamos con Mariana Vasalli y después nos juntábamos a hablar de nuestra hermosa y para muchos envidiada locura!!. Fui acompañante en el auto de Giambrone, muy lindo recuerdo!, una vez en Trelew con el Flaco Traverso. Una vez estaba en un café con Christian, vino el Flaco, se sentó, prendió un cigarrillo y empezó a contar sus interminables y atrapantes historias y anécdotas. Cuando terminó, me miró y me dijo: “nena vos vas de copiloto de este pendejo (por Ledesma), sabé lo voy a pasar por el lado de él, no por el tuyo, jaja!, y al final lo pasamos nosotros!. Mi “carrera” de copiloto se cerró cuando Christian comenzó a correr con Chevrolet y ya tenía < acompañante; Cristian Avila, el chapista de entonces, me llevaba a las pruebas porque tomaba buenos parciales!!”.

 

Los tiempos en que la esposa de Ledesma, fue su acompañante en Turismo Carretera

 

“Y un día, hasta probé un karting que me prestaron; anduve bien, ese finde que hice la prueba Christian estaba en una carrera, cuando vino le contaron y el preparó una prueba más. Fui con Ledesma “poca paciencia”!, me dio el casco y me dijo: “Frená!”, así que duró poco. Siempre digo que Christian frustró mi posible carrera en el automovilismo, se cansó de empujarme el karting, jaja!, pero cuidado, yo andaba en los tiempos de punta!”.

COMO CONVIVIR CON EL MIEDO

El automovilismo, un deporte de alto riesgo, estresante y desgastador, más aún si quien va arriba de un auto a más de 200 km/h, es un ser querido, el marido como en el caso de la esposa de Ledesma. ¿Cómo es su vida en este sentido?.
Ella cuenta: “lo que más se vivencia es estar continuamente en tensión, porque si bien me encanta lo que hace y disfruto de que tenga la posibilidad de trabajar de lo que le apasiona, es fuerte cuando se va de casa, los muchos kilómetros que recorre, las rutas son peligrosas; esos para mí son los peores momentos de las carreras: la ida y la vuelta a cada carrera. Las alegrías cuando corre se disfrutan mucho y son momentos inolvidables. Los sustos, tristezas miedo, dolor, son más que las alegrías pero es parte de los que nos toca vivir. Trato de disfrutar lo que tengo, y lo que me toca, mirando las cosas como parte de un crecimiento que debo afontar y un aprendizaje a abordar”.

“¿Cómo se convive con el temor, con el miedo?, y con el paso de los años, puede disminuir o crecer. ¿La llegada de los hijos, influyeron en mí como mujer de un corredor de autos, sigo disfrutando lo que se puede o me generó mas dudas, inquietud?. Al avanzar los tiempos, el miedo a que le pueda pasar algo a Christian aumentó, será porque una esa más conciente y porque los hijos crecen y a veces te hacen preguntas o te ponen en situaciones difíciles, que son parte de nuestra realidad. Por lo general cuando hay carreras no paro de hacer cosas, no me quedo quieta; limpio toda mi casa, trato de distraerme y sin olvidar que ahora los nenes están más pendientes de las carreras. Franco se pone re-nervioso, reza todo el tiempo, Luca, el más chico, no tanto por lo general se va a jugar. Cuando eran bebes se dormían a la hora de la carrera, aunque yo me fuera al box de Christian. La llegada de Franco fue una semana antes que Christian saliera campeón de TC 2000 en el 2004, y la llegada de Luca una semana antes que ganara el campeonato de TC en el 2007”.

ESPOSAS, NOVIAS, AHH!

Entre las mujeres del automovilismo suele haber una relación con un hilo conductor que las une: pensar en que nada les va a ocurrir a sus seres queridos y desde ya, hacer fuerza para que ganen. “¿Cómo es mi relación con las esposas o novias de corredores, de que forma vivimos los fines de semanas detrás de escena?, uhh!, nos peleamos mucho defendiendo a nuestros esposos!!, jaja, noooo, lo digo en broma. Tengo una muy linda relación con Josefina Basso, la señora de Martin, también con Belén la esposa del Pato Silva; con Analia Ortelli charlamos mucho de tejidos, jaja!; también la pasamos muy bien con Denise la mujer de Leo Pernía, Guadalupe Berta, señora de Orestito Berta. Aveces coordinamos encontrarnos en alguna carrera; síí, nuestros hijos también tienen buena relación entre ellos. No mezclamos lo que hacen nuestros maridos en la pista. No se habla de maridos. Sólo charlamos de shopping!!!, o de las cosas nuestras y de los chicos; uhh!, tenemos muchas anécdotas juntas!. Es un placer compartir los fines de semana con ellas y en familia”.

La familia en pleno, los chicos comienzan a correr en karting...

Jackie Bianchi se pone seria cuando se le cruza por la mente aquel espantoso domingo de noviembre de 2011 en Balcarce, el día que se mató Guido Falaschi en la carrera de TC. “Cuando pasó lo que pasó, Christian bajó del auto, se sentó en el piso y se agarro la cabeza y no paraba de llorar; yo estaba con los nenes y no entendíamos nada, en ese momento no se sabía que pasaba con Guido. Igual lo peor fue cuando fuimos al hospital y nos encontramos con su equipo, con su mamá Graciela; sin palabras…. Luego de ese día, nuestra vida dio un giro completo, Christian no quería correr más, fue al psicólogo y trabajó mucho el tema. Yo también terminé en el psicólogo, al ver a Graciela en su situación fue un golpe durísimo contra la realidad, uno a veces evita pensar cosas así, pero lo ocurrido me llevó a colocarme en el lugar de madre y esposa. Después tuvimos que explicar lo que había pasado a nuestros hijos, para ellos también fue muy feo. Fue y es muy fuerte, la verdad que se me hace un nudo en la garganta cuando hablo del tema, lo que puedo decir es que si bien no lo conocíamos mucho a Guido, lo sentimos mucho. En mi caso tenía más contacto con su mama, nos cruzábamos en los circuitos, siempre había una charla y ella me daba consejos como madre para mis hijos. Después de ese horrible domingo algo con Guido nos paso, el vive y está con nosotros todo el tiempo en nuestro corazón, no lo podemos explicar con palabras, pero lo sentimos así…”.

SU TRABAJO EN LA FORMACIÓN DE CHICOS, FUTUROS PILOTOS

La esposa de Ledesma ama los deportes, es inquieta y pretende volcar sus conocimientos, su experiencia en chicos que pretendan iniciarse desde el karting. “Mi amor por el deporte, la vida saludable, la educación y la formación de los niños siempre estuvo en mí. Me gusta escribir y algo que fui haciendo a lo largo de este camino cerca de los grandes equipos del automovilismo, observé, tomé notas, aproveché experiencias, hice cursos específicos. La verdad, cuando quise acordarme mis niños crecieron, apareció nuevamente el karting en mi vida, y comencé a volar en mi amado deporte con Franco. El comenzó en la escuelita de Karting de la AZK de Mar del Plata. Un día fuí a ver la categoría, el presidente de la AZK y su señora, Oscar Cepeda y Maschy, me sugirieron que los ayudara, fue así que les comenté que había armado un formato de escuela con la visión de llegar a una formación integral del piloto, entre otras cosas además de correr, hacerle conocer como se maneja un equipo de competición, a que cosas se le da importancia abajo del auto, como administrar la ansiedad competitiva, la concentración, motivación, autoconfianza, el miedo a fallar, la organización personal, planeamiento de objetivos, control del pensamiento, conocimiento de la preparación física, etc».

«Bueno -apunta-, me reuní con los encargados de la escuela y le dimos forma . Ahora estoy trabajando desde el año pasado en la organización de la escuelita de karting de Mar del Plata. Me dedico a lo que he comentado junto con Paola Godino que este año se recibe de kinesióloga, interactuamos con los papas, con ex pilotos y preparadores experimentados de karting, con los entendidos en cuestiones técnicas, en temas de seguridad, banderilleros, hablamos con los chicos de su adaptación a los karting, de diferentes maniobras. Con Paola estamos finalizando un curso de entrenamiento y preparación física a pilotos, lo dicta un experimentado profesional radicado en Europa, Rubén Cohen Grimald. La idea es ir por los pueblos y ciudades que tengan kartódromos de tierra o asfalto, y colaborar con su crecimiento desde temprana edad”.

LOS HIJOS

“Mis hijos Franco de 9 años, corre en la categoría promocional AZK Mar y Sierras, y Luca es probable que corra una carrera. ¿Si siento temor, dudas en mi interior por ver a mis hijos corriendo?; la verdad que es fuerte porque por un lado no quiero que lo hagan ya que es un deporte que no depende mucho de uno, si no también del medio mecánico y para los niños a veces es muy duro y complejo manejar el nivel de frustración, a pesar que nosotros tenemos experiencia. También se da la presión que sientan ellos como hijos de Christian, de todas maneras, por llevar el apellido Ledesma no quiere decir que tengan las mismas condiciones del padre, y eso socialmente pesa. Pero bueno ellos como todos los hijos quieren copiar en algún momento a su padre, y no podemos negar lo que somos y lo que amamos en nuestra base como familia que es el automovilismo y el deporte. Ellos hoy hacen todo lo del colegio porque están motivados por el deporte, gimnasia deportiva, fútbol y karting y si no rinden en el colegio y cumplen con las tareas, lo primero que se les corta es el karting, llevan una vida muy sana. Desde ya que cuando comenzamos a evaluar la posibilidad que corrieran en karting, como entendemos debe ser, hicimos un acuerdo de normas entre los cuatro de la casa!!, para que pudieran correr, estudiar, ser ordenados, no quejarse, y nos dio resultado. Como padres queremos que sean felices e insisto, lleven una vida saludable, que sean educados y agradecidos y saber que todo en la vida se construye y hay que cuidarlo día a día…”.

Fotos: Archivo personal familia Ledesma

7 COMENTARIOS

  1. Muy buena nota !Yo digo que no es detrás sino que junto a un gran hombre siempre hay una gran mujer.Este es el caso ! Jackeline Bianchi es una maravillosa persona .Excelente esposa , mucho mejor madre, la mejor como amiga,profesional de primera. Un ser muy luminoso que no conoce el egoísmo ,la envidia y mucho menos la maldad. La compañera perfecta para Christian Ledesma .Juntos tienen una hermosa familia !
    Gracias por brindarle este espacio .Qué bueno que muchos conozcan a esta gran mujer y a través de ella se acerquen al mundo del automovilismo .Su sencillez y humildad hacen caer muchos mitos y prejuicios y ponen de manifiesto otras realidades de la apasionante vida entre motores.

  2. hola que hermosa narracion me gustaria saber donde vives para mandarte mas aceitunas y otras cosas q hacemos en mi pueblo soy un seguidor tuyo q te regalo las aceitunas en termas muchas suerte en todo te dejo mi numero si me podes pasar en privado 0380415804828

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre