SERGIO PEREZ no la pasó nada bien cuando su Force India se dio vuelta en las prácticas del Gran Premio de Hungría en Hungaroring.

 

Un problema en la suspensión trasera del auto, derivó en el aparatoso accidente en la curva 11 del trazado, si bien sin las consecuencias físicas del sufrido en la salida del tunel de Mónaco, cuando clasificaba en 2011. Esa vez, la piña lo dejó con conmoción cerebral y una lesión en un muslo.

«Fue un accidente bastante dramático al perder el control del auto a esa velocidad que iba. El impacto no fue tan malo, pero me asustó un poco cuando volqué”, dijo Pérez. Reconoció que le resultó «bastante complicado salir del auto, pero gracias a Dios que no pasó nada».

Force India retiró sus dos autos por el resto de la primera jornada, a modo de evaluar las razones del problema en la suspensión, y de esa forma resolver si Pérez y su compañero Nico Hulkenberg iban a tomar parte del resto de la actividad del fin de semana. «Fue un accidente muy raro, pensé que la pista estaba sucia en ese momento, pero al ver el video pude ver que la suspensión trasera se rompió”.

No se amilanó el mexicano, “Tengo que olvidar este momento difícil, cuando vuelva a pasar por esa curva lo haré incluso más rápido”. La F-1 ha transitado en Hungría una cita mundialista con el ambiente muy sensibilizado debido a la muerte reciente del francés Jules Bianchi. Pérez y Bianchi salieron de la academia de Ferrari.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre