PARECE QUE FUE AYER…

… pero ya pasaron  ¡cinco años! Un lustro desde aquel otro domingo 13 de noviembre en el Autódromo Juan Manuel Fangio de Balcarce, tan radiante climáticamente como el de este año en Trelew pero que imprevistamente  se ensombreció con la visita de la tragedia que se cobró la vida de Guido Falaschi, a metros de esa bandera de a cuadros que lo esperaba para consagrar su segundo triunfo en el TC.

El terrible accidente de Balcarce truncó la jóven (22 años) vida de Guido Falaschi y su promisoria campaña deportiva en el automovilismo nacional

 

-publicidad-

Como es habitual, consumada la tragedia  se dispararon todo tipo de declaraciones, acusaciones y propuestas de soluciones. Tarde como siempre.  Quedó en  lo alto del podio de lo indignante y absurdo aquel impresentable “no falló nada” con el que Oscar Aventín, por entonces presidente de la ACTC,  intentó explicar un accidente donde habían fallado muchas cosas.  Comenzó también la exagerada condena a Néstor Girolami, por haber sido el último en impactar al Ford del infortunado Falaschi.

Se inició asimismo el silencio  de motores en un circuito como Balcarce, hasta entonces un clásico del TC. Se habló mucho, se prometió más en actitudes lógicas tras un impacto tremendo pero que también como marca la experiencia se fueron desactivando en la medida que el tiempo transcurrió y  las ideas, impulsos o simplemente apariencias del momento fueron tapadas por las necesidades e intereses. Sucede en la vida. Se vió en el domingo de Trelew con la falta de un verdadero homenaje a Guido por parte de la categoría y también con el “alcanza con nuestro permamente recuerdo…”  con el que varios pilotos justificaron esa carencia de un homenaje al colega caido. Patético  fue el “me hicistes acordar. ..No sabía que era el aniversario porque no tengo muy presente las fechas…”  que Matías Rossi soltó cuando Visión lo consultó sobre sus sensaciones por el  triste aniversario…

Néstor Girolami fue el blanco de muchas criticas por ser el ultimo en impactar al Ford de Falaschi. Con el tiempo, le costó la prohibición para correr en el TC.

 

A cinco años de aquel  “domingo de mierda”, como bien lo calificó Christian Ledesma, vale preguntarse ¿Sirvió para algo la inmolación de Guido?

“Ni que hablar que sirvió, porque hubo mejoras en la seguridad de los autos y los circuitos…” le reconoció Hugo Mazzacane a Visión en la comodidad de su casa rodante.”Lamentablemente hizo falta un accidente…” agregó quien hace cinco años ocupaba el cargo de vicepresidente  de la ACTC y actualmente desde el sillón mayor ve lejano el retorno de Balcarce al calendario del TC y no sólo por la actual inhabilitación del circuito.“ No creo que  volvamos, porque hubo gente que habló mal del TC y no tiene sentido ir a un lugar donde no nos quieren” señaló.

La mayor seguridad lograda en los autos y circuitos también fue destacada por Guillermo Ortelli, Omar Matínez y Mariano Werner, como pasos adelantes dados por el TC en los últimos cinco años. “Se hicieron jaulas más resistentes y las butacas se corrieron más adentro. También se ampliaron las vías de escapes…” precisó el Guille mientras que el Gurí aportó  “la mayor concientización de los pilotos para no pisar la tierra.”  Este punto, clave en el accidente de Falaschi, fue destacado por Matías Rossi, quien ya en el  tema de los circuitos advirtió que “seguimos  yendo a pistas peligrosas, como Posadas por  ejemplo, donde corremos encajonados…”

Compañeros en el Sportteam de Top Race, Falaschi y Canapino protagonzaron terribles accidentes en el TC de Balcarce. Fue fatal para Guido, quedó en un susto para Agustín.

 

Importante resulta  el testimomio  de Agustin Canapino, cuyo espectacular vuelco en los entrenamientos del viernes en Balcarce pareció un preanuncio de la tragedia dominical de hace cinco años. “El accidente de Guido hizo un click en el automovilismo argentino  y sirvió para mejorar los autos y circuitos, aunque siempre quedará algo por hacer y algo que no se pueda evitar, como los golpes laterales, porque este es un deporte de riesgo“ destacó el Titán quien fue contundente sobre un posible regreso del TC a  Balcarce. “Con el nivel técnico que tiene los autos actuales no se puede correr en Balcarce ya que llegamos a 250 Km/h. El TC de hace cinco años podía correr, el actual, no. Hay que seguir trabajando por una mayor seguridad  y no tirar de la piola, porque en cualquier momento podemos tener otro sacudón que nadie quiere…” opinó sin vueltas.

“Desde aquel domingo de mierda no subí más al circuito grande de Balcarce. Hace un tiempo tuve que ir al kartódromo  para llevar a mis hijos y me resistía a ir. Finalmente fui pero me quedé en la parte de abajo, en la pista de karting. No quise subir a la zona de los boxes y al circuito mayor”  reveló Christian Ledesma antes de considerar que “el accidente no fue sólo por el del estado de la pista. Se dieron en contra una serie de cosas que otras veces se dan a favor y no pasa nada…” El accidente de Guido afecto mucho a  Ledesma quien reconoce que estuvo a punto de  dejar correr. “Mis hijos eran chiquitos y yo ya venía de pasar otras situaciones dramáticas con los accidentes mortales de Petrich en Rafaela  y Castellanos en Comodoro Rivadavia. Pude superar ese momento luego de la muerte de Guido y seguir corriendo pero nunca volví a Balcarce”  agregó.

El TC 2000 recordó a Falaschi antes de largar su carrera en Río Cuarto. Pilotos y directores de equipos le brindaron un fuerte aplauso.

 

Mauro Giallombardo nunca olvidará aquel domingo de hace cinco años en Balcarce. Amigo de Falaschi desde la adolescencia, le venía disputando el primer puesto y ante su despiste fatal se encontró con su debut ganador en el TC en las peores circunstancia y no pudo disfrutarlo, “No tengo ningún recuerdo feliz de aquel día porque todo lo tiró abajo el accidente de Guido. Por eso para mi, la verdadera  primer victoria en el TC fue la de La Plata en el 2012 cuando salí campeón” aseguró

¿Sirvió la muerte de Guido para que se mejorasen las medidas de seguridad en el automovilismo nacional ?

“Puede ser que haya servido si tomamos en cuenta los cambios en los autos y los circuitos y la disminución que hubo de los accidentes fatales. Sin embargo por encima de todo esto, creo que la muerte de una persona  es algo tan doloroso que por más que sirva para algo nunca valdrá la pena haberla padecido…”

Mauro soltó así la frase justa en este recuerdo a Guido Falaschi, a cinco años de de su accidente mortal. Un accidente que sin dudas sirvió para que se mejorasen  algunos cosas (otras siguen pendientes) pero que a cambio se  llevó lo más importante: la vida de un ser humano. Un precio demasiado alto.

 

Por Miguel Sebastian (Especial desde Trelew)

Foto: Prensa ACTC, Top Race y TC 2000

-publicidad-

3 COMENTARIOS

Responder a DarioMda Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre