ADRENALINA PERMANENTE.

Se dio por fin ese carrerón que el TC 2000 esperaba y necesitaba desde hace mucho tiempo, para levantar su alicaída imagen. Y se dio en uno de los escenarios sobre el que más fichas ponen las categorías para sus espectáculos como es Rafaela. El denominado Templo de la Velocidad, donde los autos rozan los 300 Km/h. Un Templo que revivió sus mejores días de carreras veloces y atractivas con esta séptima fecha del TC 2000..

Bien merecido tuvo Facundo Ardusso, el festejo y el trofeo por su victoria en Rafaela. Ganó una emocionante carrera, y rompió el maleficio que tenía con el circuito santafesino.

Para reencontrarse con todo est.o el TC 2000 no precisó correr en el óvalo (o mejor dicho, el circuito con dos largas rectas enlazadas por otros tantos curvones), una idea que por el momento parece lejana por cuestiones económicas y de seguridad. Le bastó no atenuar tanto la velocidad del circuito mayor, como hace en su caso el Turismo Carretera al utilizar las tres chicanas. Para eso, eliminó la segunda y dejó las más atractivas 1 y 3, A eso sumó una decisión clave, como fue la ampliación en cantidad de veces, de la utilización del Push to Pass, y desde la clasificación. Dejó atrás la exclusividad que antes tenía sólo para la final. La medida abrió nuevas alternativas de estrategias para los sobrepasos, ese tema tabú en el automovilismo argentino desde hace mucho. Además concientizó y disciplinó a los pilotos acerca de la forma como correr en una pista tan veloz. Con respeto y sin riesgos innecesarios. “Entendimos como hay que correr en Rafaela”, reconoce Leonel Pernia, líder del campeonato tras su buena cosecha rafaelina merced al triunfo en el Sprint y un valioso cuarto puesto en la final.

Pernía usó la mayoría de los disparos del push to pass para ganar el Sprint con el Renault del Axion Energy Sport, y con lo que le quedaron se las ingenió para llegar cuarto en la final. Así mantuvo la punta del campeonato con 175 seguido de Llaver del YPF Chevrolet, y Santero en el Corolla del Toyota Gazoo Racing con 168.

Todo le salió a la perfección al TC 2000. Si el apetitivo del Sprint había sido muy bueno, el “plato principal” dominguero resultó excelente. Tuvo un desarrollo que dejó empachado de entusiasmo y satisfacción, al más exigente comensal de las carreras de autos. Un desarrollo que en apenas 32 minutos mostró cinco lideres diferentes (Milla, Montenegro, Canapino, Ardusso y Santero), varios cambios en la punta, maniobras al límite, superaciones por afuera y por dentro, y la adrenalina al máximo con la incertidumbre de una definición como hace rato no se veía.

Ganó Facundo Ardusso. Como bien pudieron hacerlo Milla, Montenegro, Canapino o  Santero, los otros lideres. A Milla lo traicionó un motor falto de potencia (hubo quejas a la categoría) en su Fluence. Un desconsolado Montenegro habló de un mal cálculo del equipo, que lo dejó con dos disparos de Push to Pass sin utilizar. No opacó la gran actuación del chico de 19 años, quien en su primer año completo en la categoría, peleó de igual a igual con campeones del nivel de Ardusso y Canapino. Un Canapino que vio frustrada su carrera por la elevada temperatura que como en el Sprint, tomó el motor del Cruze oficial. Su abandono resultó un golpe duro a sus chances en el campeonato (marcha cuarto a 37 puntos del líder Pernia). Santero tuvo un exceso en la chícana, pero bastante había hecho avanzando con los muchos disparos que le quedaron del Sprint (abandonó en la vuelta inicial, chocado por el peruano Pflucker) desde el 17° y anteúltimo lugar de largada.

El Honda All New Civic a sus pies; Facu disfrutó a pleno la gran victoria

 

Gano Ardusso. Paradójicamente, el mismo Ardusso que había pronosticado que la final no tendría tantos atractivos como el Sprint, y que personalmente no se veía con grandes chances al triunfo. Falló en ambos. Por suerte para la categoría y también para el propio Facu, que de la misma manera que el TC 2000 necesitaba una gran carrera, precisaba un muy buen resultado en una temporada que no es de las mejores, alejado de la costumbre de pelear campeonatos. Se le dio con un Honda que rindió lo esperado, la correcta distribución («sólo me quedó un disparo», dijo) del Push to Pass, y esa capacidad y experiencia que hizo valer en el crucial momento de la definición.

Bernardo Llaver integró junto con Yannantuoni, Milla, Pernía y Santero uno de los compactos grupos.. Al igual que su coequiper Canapino tuvo problemas con la temperatura del motor pero pudo llegar en el sexto puesto.

“Rafaela era mi espina. Tenía el récord de velocidad, podios en TC, TC 2000 y Súper pero nunca había ganado. Valió la pena la espera, porque fue la más linda de las carreras que gané”, dijo Facu, feliz por triunfar en su provincia y encima no lejos de su Las Parejas natal. Como remate agregó: “fue una carrera con mucho desgaste emocional y mental, por la aplicación del Push to Pass y la permanente concentración para ver cuándo aplicarlo y adivinar cuándo lo usaban los rivales”.

Acertó a pleno el TC 2000 con su apuesta al Push to Pass liberado, y con la elección del circuito de Rafaela. El resultado fue un carrerón. Una excelente noticia no sólo para la categoría, sino para el automovilismo argentino. Hay que entender que las carreras atractivas no saben de grietas.

Fotos: prensa TC 2000.

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. Si Miguel,tal cual.La MEJOR carrera del automovilismo argentino en muchos años.Parece que el circuito da mas espectaculo con 2 chicanas que con las 3 que usa el TC, donde solemos ver carreras lineales sin cambios en la punta.
    Lo de Ardusso no sorprende para nada,si la labor de Montenegro,manejo como un experimentado y casi la gana(le falto llevar el mismo la cuenta de los push y no confiar en el equipo…)

  2. asi como criticamos a la categoría por los errores cometidos en los últimos años, hoy hay que decir que la pegaron con el tema de administrar los PTP durante todo el fin de semana y con el tema de correr con solo 2 chicanas. ojalá sigan por el mismo camino, encaren el tema suv, el tema motores y conquisten de nuevo a las terminales para que podamos volver a los buenos viejos tiempos.

  3. Buenísimo.Esto le hacía mucha falta al TC2000, salir del letargo de carreras aburridas y adentrarse a circuitos que de por sí son propicios para dar espectáculos el resto lo hicieron los pilotos y vaya si lo lograron, pero para que ello ocurra tiene que acompañar la pista.
    Es de esperar que les sirva de lección a la organización y correr en circuitos que se presten para verdaderas carreras de autos.
    Si bien la categoría no pasa por su mejor momento y se nota deteriorada , una golondrina no hace verano, pero vaya…..como ayuda.
    Agradecido todo el automovilismo por la brillante demostración de manejo.Me tomé con mucho gusto el trabajo de ralentizar las imágenes de la carrera y me sorprendió la intuición y lo pulido de este jóven Montenegro para realizar las maniobras en forma muy rápida y certeras, dignas de un consagrado, aplausos para él y todo el resto del parque.
    Saludos

Responder a pabloneuquen Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre