MEJOR TARDE QUE NUNCA PERO…

 

…a veces la tardanza en una decisión  no deja la mejor imagen.

Esto puede aplicarse al novelón del TC iniciado en Paraná con las objeciones a unos cuantos autos, varios que entraron en la Copa de Oro, y que tuvo continuidad este fin de semana en San Luis, en el comienzo del play off que definirá el campeonato. Objeciones que tapizan faltas reglamentarias existentes en mayor o menor medida.

-publicidad-

“Arreglálo para la próxima…” fue la frase que escucharon en la verificación de Paraná varios pilotos al encontrar que algunas medidas de sus respectivo autos no se correspondían en distintos aspectos aerodinámicos con las plantillas de los técnicos de la ACTC.  Entre ellos estuvieron Mariano Werner, ganador del play off, Facundo Ardusso y Juan Marcos Angelini, quien gracias al quinto lugar en la carrera entrerriana pudo ingresar a la Copa de Oro.

Ardusso buscará este fin de semana el primer triunfo de Dodge en San Luis. Arrancó bien con la pole provisoria.

 

“Arreglálo para mañana” fue la terminante orden que en la verificación del viernes en el Rosendo Hernández recibieron  Ardusso y Werner, respondiendo a la nueva política de Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC , y Diego Iuliano, jefe técnico de la entidad, sobre el tema de las verificaciones técnicas. ”Se acabó el arreglalo para la próxima, desde ahora el que tenga que hacer alguna corrección importante deberá hacerla en el fin de semana o de lo contrario no corrrerá…” coincidieronpor separado ante Visión , Mazzacane e Iuliano. Igual hubo un “arreglalo para la próxima “ a favor de Juan Manuel Silva, sobre la altura de su Ford. “Es una cuestión milimétrica que no hace a la performance del auto y se encuentra dentro de las tolerancias de los más y menso que hay en el reglamento”  relativizó el chaqueño. Poco que ver con la versión escuchada en boxes advirtiendo que la diferencia es apreciable. Por ahora Silva disfruta de un expectante octavo puesto clasificatorio que lo ilusiona a conseguir la victoria que necesita para pelear el título en un circuito que le gusta y donde ya ganó en el 2008 la recordada primera fecha doble.

El Ford de Silva tuvo objeciones, menores según el técnico. Quedó en el octavo lugar

 

“Tuvieron que modificar el parante trasero que no se había terminado de arreglar antes de venir” explicó Ardusso sobre la segunda objeción reglamentaria que recibió el Dodge del JP Racing. De no haberla arreglado no hubiese podido disfrutar de la provisoria pole posición que logró en la cálida tarde de San Luis con una ventaja de 513/1000 sobre Matías Rossi. “Estoy sorprendido por la diferencia” dijo Facu aunque sin asegurar que podrá hacerla definitiva. Sorprendió también el vigesimoquinto lugar de quien como Werner llegó como ganador de la etapa regular y líder inicial de la Copa de Oro . “Puse las gomas nuevas y el auto  desapareció“ contó el entrerriano con más enfasis que el que tuvo para recordar las dos objeciones sobre su Ford. “En Paraná  fue por el molde de la puerta mientras que para esta carrera de San Luis, debí modificar el parante trasero,  desplazando 6mm la parte frontal” explicó. El técnico Iuliano descartó mala intención o avivadas de los equipos por esta reiteración de las anomalías reglamentarias  en los autos de Ardusso y Werner. Pareció pecar de cierta ingenuidad visto el alto nivel competitivo de los equipos involucrados

Por encima de la variedad de comentarios y explicaciones, la mayoría minimizando una situación importante, hubo coincidencia general de lo acertado de la decisión de darle mayor rigurosidad a las verificaciones técnicas.  Sólo se objetó cierta tardanza en la toma de decisiones. “Tendria que haberse implementado desde antes de la carrera de Rafaela” comentó Juan Pablo Gianini. También la mayoría de lasopiniones destacaron una actitud complaciente  de la anterior conducción técnica (la del  ingeniero Alejandro Solga) de la que abusaron los equipos. “Dio libertad y lo tomaron como libertinaje” señaló un veterano chasista. “La categoría no tendría que haber  sido tan permisiva” se escucho decir en varios boxes donde asimismo se abogó por una mano más dura. “¿Qué diferencia de falta al reglamento hay entre un motor de 3.4000 cc como el que tenía el Gurí con un auto con el techo más bajo…?” planteó un técnico con años en la categoría.

El Dodge de Ardusso pasó dos verificaciones técnicas y fue contundente en pista

 

Al análisis de la situación,  no escapó la complicidad de un ambiente donde quien más quien menos tiene una cuenta que pagar. Patético para demostrarlo fue escuchar a un piloto participante en la Copa de Oro, contar que “en la carrera de Paraná le dije a mi equipo que me parecia que el auto de Angelini estaba fuera de reglamento, pero nadie se molestó en averiguar y denunciarlo” o ver el repetido y distendido gesto de  “y bueno…” de un múltiple campeón…

“La categoría dio alguna libertades y los equipos la aprovecharon. No sé el por qué, pero por algo no está más Solga…” admitió Mazzacane, dejando tras última  frase un intrigante silencio que hablo más que mil paabras. “Hay que mirar para adelante porque ahora la categoria tiene un técnico que hará cumplir estrictamente el reglamento.” agregó el presidente de la ACTC en la combi de la verificación técnica

Mejor tarde que nunca.

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde San Luis)

Fotos: AIF

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. El TC es y será siempre así o lo tomás o lo dejás. Lo que pasa es que por los grandes negociados muchos se pasan de la raya: dirigentes, sponsor, equipos corredores etc.
    Nadie puede arrojar la primera piedra. ´Casi todos está en falsa escuadra y la gran mayoría está de acuerdo con eso.-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre