HAY MATERIAL, ESO SE SABE.

Una geografía completamente nueva, lejos su país, ese que cobijó la carrera durante una década, y con la expectativa de un desafío que fue tan o más duro de lo esperado. Pero la actuación de los argentinos en el Dakar 2020, disputado en Arabia Saudita, fue altamente positiva, con pilotos metidos entre los diez mejores en autos, motos y cuatriciclos.

Sin dudas, Kevin Benavides, en motos, y Orly Terranova, en autos, eran los depositarios de las mayores expectativas. Al salteño le faltó fortuna: venía haciendo una gran carrera hasta que, en la 6ª etapa, el motor de la Honda se clavó en el medio del desierto y perdió tres horas, ahí se esfumaron todas sus chances de victoria. Igualmente, Kevin terminó redondeando una buena carrera con el 19° puesto final. El premio consuelo es que integró el equipo oficial Honda que, de la mano de Ricky Brabec, cortó la seguidilla de 18 victorias consecutivas de KTM.

Terranova lideró el Dakar al cabo de la 2ª etapa, y llegó al día de descanso metido en el lote de punta con el Mini. Luego, un persistente dolor en el cuello, provocó una merma de su rendimiento en la segunda mitad de la carrera. Alcanzó el 6° puesto en autos, donde la lucha por la victoria quedó encerrada entre Carlos Sainz, el vencedor como sabés, Nasser Al-Attiyah Stephane Peterhansel. Igual, para el mendocino el de Arabia, fue su mejor Dakar. 

La imagen de la desolación de Kevin Benavides luego de que el motor de su Honda dijera basta.

Quienes tomaron la posta dejada por el mayor de los Benavides fueron su hermano Luciano y Franco Caimi. A bordo de una KTM del equipo Red Bull KTM Factory Racing, Luciano a los 24 años, se destacó por su regularidad para mejorar el 9° puesto de 2019. De esa forma cerró su Dakar con un gran 6° lugar, que lo posiciona muy bien en el equipo austríaco de cara al futuro. Caimi, por su parte, se convirtió en la punta de lanza de Yamaha, luego de los abandonos de Adrien Van Beveren y de Xavier de Soultrait y no defraudó: llegó 8°. El otro argentino en motos que pudo completar la carrera, fue el batallador Sebastián Urquía, 59° con una KTM.

Luciano Benavides, dio otro paso ascendente.

En cuatris, Manuel Andujar atrapó el 4° puesto, muy valioso si se tiene en cuenta que en una de las etapas debió ser remolcado por los histriónicos y simpáticos hermanos Tim y Tom Coronel. Martín Sarquiz cerró el top ten y Carlos Verza 11°, en una categoría que parece tener las horas contadas, especialmente, por el crecimiento de los side by side.

Precisamente en esa división, Omar Gándara, único argentino que estuvo al mando de un UTV, desertó en la 8ª etapa, mientras que el Pato Silva, en su nuevo rol de navegante del español Juan Miguel Fidel Medero, no sólo completó el rally en el puesto 15, sino que además se convirtió en leyenda al disputar su décimo Dakar. El otro compatriota que cumplió con el objeteivo de llegar fue Ricardo Torlaschi, copiloto del kazajo Denis Berezovskiy, arribaron 24°.

Orly se dio el gusto de liderar el Dakar cumplida la segunda etapa. Luego, penó con su cuello.

 

Fotos: Red Bull Content Pool (portada), Red Bull Argentina y Dakar.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre