“LE DESEO A @lxznrd lo mejor para su carrera de mañana. Alex, solo repetí lo que nos hiciste a nosotros la mayoría de los fines de semana en el 97 y en el 98 y vas a estar bien” @dariofranchitti

¿Qué es ese lenguaje críptico del triple ganador de las 500 Millas de Indianápolis? Pues le estaba deseando suerte a su antiguo colega Alex Zanardi, que este miércoles sale a la conquista de una medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Londres.

La historia ya la conocés. Alex perdió ambas piernas en un tremendo accidente en el Lausitzring alemán en setiembre de 2001, y salvó milagrosamente su vida: llegó a un hospital de Berlín con menos de un litro de sangre. “Los médicos me dijeron que oficialmente yo era un hombre muerto…” contó el italiano.

¡Impresionante! Alex Zanardi, un ejemplo de vida
-publicidad-

Con sus prótesis volvió a competir en automóviles, ganó inclusive alguna carrera por el Europeo de Turismo a bordo de un BMW (“no tener piernas no significa no poder manejar rápido” asegura) y durante dos años alternó el automovilismo con su nuevo hobby: la bicicleta de manos.

En 2009 dejó las pistas para dedicarse definitivamente a la especialidad en la que llegó a descollar tanto como en las carreras. Al punto que este año ganó la maratón de Nueva York en su clase…

Su pasado en Fórmula 1 e IndyCar le permite a Zanardi tener una ventaja sobre sus rivales. Encara estas competencias como si fueran de F-1: a su bicicleta, por ejemplo, la dotó de sensores, y después de cada práctica descarga la adquisición de datos en su computadora y estudia dónde mejorar su performance.

Compitiendo en la Maratón de Roma (foto @lxznr)

 

Zanardi, que la semana pasada opinó que no hay manera de que Felipe Massa vaya a continuar en Ferrari, participa en los Juegos por tres medallas: el miércoles 5, en la prueba contrarreloj, sobre15 kilómetros; el viernes, en la prueba de ruta, sobre64 kilómetros; el sábado, en la prueba por equipos. “En mi carrera recibí un montón de apoyo, pero nunca esperé tanto como estoy teniendo estos días” tuiteó la semana pasada.

Otra ventaja: las competencias se realizarán en Brands Hatch, en Sevenoaks, a las afueras de Londres, un circuito en el que Zanardi compitió cuando corría en Fórmula 3.000 (y fue segundo en 1991). Además, en junio estuvo probando su bicicleta en el circuito… “La última vez que estuve iba cinco veces más rápido que ahora, pero amo este circuito” le dijo al Guardian un par de semanas atrás.

Con su bicicleta de manos volvió al escenario en el que sufrió la tragedia:

httpv://youtu.be/rlOOYrteGbc

¿Velocidad máxima con la bicicleta de manos? Le cronometraron 60 km/h…

“Mis padres me enseñaron que siempre se puede mejorar –dijo en la entrevista- Después de mi accidente, nunca dudé que sería difícil pero estaría mintiendo si dijera que esta nueva vida fue una sorpresa para mí. Hago esto porque siempre pensé que era posible” asegura. Y la que sigue es acaso la más maravillosa muestra de su sabiduría: “Si alguna gente pudiera volar, entonces Usain Bolt se sentiría discapacitado. El mayor desafío sigue siendo hacer lo mejor con lo que tengo”.

Por P.V.

 

 

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. enorme ejemplo de vida!!! y amor al deporte, a proposito de los nuestros que sera de adrian hang?? que vivio situacion similar.

  2. I M P R E S I O N A N T E!!!

    La fuerza de voluntad de Alex Zanardi es envidiable y la última frase de él que se puede leer en la nota de Pablo Vignone, es de una brillantez tremenda.

    Un abrazo.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre