SE DIVIRTIERON DE LO LINDO, Pechito López, Sebastien Loeb y Matías Rossi, los tres campeones de Citroen,  convocados para su Road Show en las cercanías del Obelisco, en el tramo de unos 400 metros de Diagonal Norte que va desde Maipú hasta Carlos Pellegrini.

 

Se divirtieron cuando cada uno estuvo al volante de sus respectivos autos y llevaron a especiales invitados. A Pechito le tocó la actriz Jimena Barón, la mediática mujer del más mediático Daniel Osvaldo, el delantero de Boca. Al lado de Loeb se sentó Agustin Orión que tuvo un domingo lejos del arco de Boca por cumplir la fecha de suspensión. No fue el único jugador boquense presente.

-publicidad-

También se los vió a Pablo PérezAndrés Cubas, otros dos con domingo franco en las canchas. El único que no llevó acompañante fue Matías Rossi. No se lo permitieron las características de su Citroën C 4 de Turismo Nacional, que sin embargo fue quien más se hizo escuchar por el ruido de su motor. A puro trompo, aceleraciones, saltos y slaloms se divirtieron  los muchachos con estos acompañantes que bajaron chochos con la experiencia única. Después hubo otros.

«Filmé todos sus movimientos porque es un genio que la tiene re clara…», fue la entusiasta confesión de Rossi, tras vivir una experiencia especial para un piloto como lo es sentarse en la butaca derecha de un auto de carrera que en este caso fue la del Citroën de Loeb , nada menos. «Era mi deseo …», reconoció Matías quien apenas se bajó del auto del francés se sentó en el de Pechito López

«Fue menos espectacular pero también interesante», contó el campeón del TC, tras señalar que el Citroen C-Elysée trepó a los 140 km/h como velocidad máxima, unos 100 km/h menos que la alcanzada por los Super TC 2000, cuando en el 2012 transitaron ese mismo tramo en el primer y único paso por el callejero del centro porteño. Era lógico, había que ser prudente porque era una exhibición, el piso estaba húmedo y el público miraba desde cerca, detrás de las vallas de contención.

«En ese auto hay 10 títulos mundiales…», acotó el colega Martín Urruty de ESPN, al observar que Pechito tomaba posición en la butaca derecha del Citroen Rally de Loeb, y recordando los 9 campeonatos de rally del francés y el único, por ahora, de López en el WTCC. «Seb es un genio y es mi ídolo», repitió el cordobés ante la mirada de sus padres José María y Mabel.

Este domingo que va a mirar de otra manera a Loeb, cuando sea uno de los rivales que tenga que vencer en el inicio del Mundial de Turismo en Río Hondo. En Diagonal Norte, todos fueron sonrisas y elogios en una convocatoria que salió adelante pese al mal tiempo, y a una jornada complicada y poco oportuna para este tipo de eventos, ya que a pocas cuadras las mayores atenciones estaban puestas en la apertura de la Asamblea Legislativa y el discurso de la Presidenta de la Nación.

Por el equipo de VA

Fotos: Mónica Paz

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre