SE PEGA UNO, SE PEGAN VARIOS.

Las carreras de la NASCAR en óvalos no sólo atraen por su velocidad casi constante. También por los golpes en masa. Y en el trióvalo de Pocono bastó un despiste de Matt Kenseth para que se generase un zafarrancho que involucró a varios autos más apenas iniciada la carrera.

Mirá:

httpv://youtu.be/ncSaSCEZC2o

 

 

Por el equipo de VA.

Foto: NASCAR.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre