LOS MOTIVOS DE UNA ELECCIÓN.

«Lo pensamos durante mucho tiempo pero sentimos que Sergio era el piloto adecuado». Con estas palabras, Christian Horner, director deportivo de Red Bull, anunció la elección del mexicano Sergio Pérez como nuevo compañero de Max Verstappen para la temporada 2021 del Campeonato Mundial de Fórmula 1.

Esta era la gran decisión que faltaba para completar la grilla futura de la Máxima y se conoció antes de Navidad como había prometido Red Bull. Sin embargo, lejos estuvo de ser un buen regalo para Alex Albon, el británico de origen tailandés que perdió su butaca y se queda como simple piloto de reserva y tester para desarrollar el modelo 2022 y con las palabras de consuelo de su jefe. “Alex sigue siendo una parte importante en nuestro equipo” destacó Horner. ¿Palabras de ocasión? Puede ser. Lo cierto es que desde 2007 cuando incorporó al australiano Mark Webber, Red Bull no reemplazaba un piloto de su programa Junior por uno fuera de su órbita.

«Por fin» parece decir Pérez con su gesto tras culminar la tensa espera de saber si continuaba o no en la Fórmula 1. Sigue y con el equipo subcampeón, nada menos, aunque con un bravo compañero como Max Verstappen..

¿Qué inclinó la balanza en favor de hecho? Sin dudas que lo deportivo tuvo mucho que ver con su excelente temporada (fue en su mejor ubicación en el Mundial) frente a un opaco campeonato de Albon (terminó con un auto teóricamente superior a Racing Point y dos carreras más que el mexicano) y algunos errores. Encima sobre la parte final y en la época de la toma de decisiones Pérez logro una espectacular victoria en la extraña carrera de Sakhir que tuvo más fuerza que el repunte mostrado por Alex en las últimas fechas. A esto hay que sumarle mayor experiencia de Sergio con sus 191 Grandes Premios contras los 38 de Albon.

Seguramente tampoco estuvieron ajenos a la decisión otros factores como los comerciales y politicos. El fuerte respaldo económico que desde llegó a la Formula 1 tiene Pérez en su multimillonario compatriota Carlos Slim no es un detalle que pasó inadvertido para Liberty Media (empresa a cargo de la Fórmula 1) como tampoco que lo fue que el  alejamiento de Pérez dejaría a la categoría sin latinoamericanos y lo que es peor, hubiese puesto en duda la continuidad del Gran Premio de México, uno de los mejores organizados y con mayores concurrencias de público, Sobre estos otros aspectos que jugaron en la decisión de Red Bull fueron sugestivas y premonitorias  las columnas periodísticas en favor de la continuidad de Pérez que en las últimas semanas hizo Ross Brawn uno de los tres hombre fuertes de la actual Fórmula 1.

Totto Wolff también fue noticia con el anuncio de su continuidad como director deportivo de Mercedes Benz y por la vente de un tercio de las acciones del equipo a la empresa química  Ineos, una de sus patrocinantes

«Esto es algo que he esperado desde que entré en la Fórmula 1. Por eso daré lo mejor de mí” comentó Pérez, que iniciará su undécima temporada en el Mundial de Fórmula 1 con su su nuevo equipo, tras los pasos por Sauber (2011-12), McLaren (2013), Force India (2014-2018) y Racing Point (2019-2020). Sin dudas necesitará dar lo mejor para hacerle frente con su gran experiencia y la reconocida capacidad para correr carreras a la explosiva competencia del talentoso Vertappen, indiscutido número un y niño mimado del equipo austríaco. Esta lucha por competir con Max desde la segunda butaca de Red Bull ya dejó en el camino a Daniil Kyvat, Pierre Gasly y ahora a Albon. Por lo tanto no se le presenta fácil al mexicano salvo que se conforme con ser un fiel guardaespaldas del holandés.

Sergio Pérez se queda en la Fórmula 1. Una buena noticia para los latinoamericanos y una tranquilidad para aquellos exagerados que consideraban su ausencia como una tremenda injusticia.

 

Fotos: twitter formula1

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre