LE HIZO UN FAVOR AL CAMPEONATO.

Hasta ahora, casi nadie había podido frenar al cómodo líder del campeonato Manuel Luque. Pero, entre un desperfecto en su Fluence que lo obligó a abandonar, y un Marcelo Ciarrocchi que demolió con el Linea del PSG16, el campeonato del TC 2000 vuelve a tomar color luego de esta 7° fecha en el Rosendo Hernández de San Luis.

El cordobés tuvo un auto contundente todo el fin de semana con el que, además de ganar de punta a punta la carrera, se había quedado con la pole position y con un 2° puesto en el Sprint, que tuvo como vencedor al debutante Hanna Abdallah, con el 408 del DTA y como tercero al propio Luque.

La bandera de cuadros le pone el broche a la gran carrera de Ciarrocchi.

 

“Con el auto que tenía, era una obligación obtener la victoria. Todavía estoy muy lejos en el campeonato, pero ya estoy pensando en la próxima carrera y en tratar de volver a conseguir un resultado así. El funcionamiento muy bien, muy cómodo para mainejar. Todavía falta mucho para el final del campeonato, pero vamos a intentar seguir sumando”, dijo el de Almafuerte.

Pero acá no terminaron las alegría para el PSG16, ya que consiguió un 1-3 con el tercer puesto de Federico Iribarne, con el Civic, otro que pudo descontarle valiosos puntos a Luque en la pelea por la corona. Santiago Mallo, con uno de los Focus del Fela, terminó como escolta del Chelo Ciarrocchi.

Con siete fechas disputadas, el campeonato lo tiene a Luque con 247 puntos, seguido por su compañero Mariano Pernía con 175, Iribarne 169,50 y Ciarrocchi 168. La próxima carrera será el 10 de septiembre en al autódromo de Paraná.

El Chelo logró una victoria vital para él y para que el campeonato siga con vida.

 

 

Por Cristian Re.

Fotos: prensa PSG16. 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre