“NO ME PONGO NINGUNA POSICIÓN  de llegada  como objetivo, porque la mira no pasa por esta carrera sino por disfrutar como antes y readaptarme  al nivel de la categoría” le dijo Sebastián Porto a Visión, en su apurado paso camino a pisar el verde césped de la cancha de River donde lo esperaba una situación tanto o más incómoda que enfrentar a los grandes de la Moto 2: ponerse la camiseta de River… Algo duro para un boquense reconocido como Seba, pero que el rafaelino aceptó con la mejor onda en esta particular  presentación-promoción del Gran Premio de la República Argentina de Motociclismo realizada en el Monumental luego de haber sido inicialmente anunciada en el Paseo Caminito de la Boca…

Lo encaro con ganas, tranquilidad y también con la dosis de experiencia que tengo demi pasado. Por eso correré sin presiones y para disfrutar de esta gran oportunidad que tengo” agregó Porto sobre este regreso al Mundial  luego de los ocho años que transcurrieron, desde que imprevistamente se bajó de la Honda oficial y el Mundial tras haber sido subcampeón en la entonces clase 250 cc. del español  Daniel Pedrosa, el actual compañero de Marc Márquez, el joven  hispano campeón de  Moto GP, que según la visión de Porto “está destinado  a ser el mejor de la historia.”

Porto conducirá la solitaria Kalex que el equipo español TSR Motorsport, el mismo con el que corre el Europeo de Velocidad, traerá a la Argentina  para la carrera de Moto 2, y será el único compatriota que como wild card (invitación) corra en esta 11ª edición del Gran Premio de la República Argentina de Motociclismo, que por primera vez en su historial  dejará el autódromo porteño para trasladarse a Río Hondo. Se quedaron con las ganas Ezequiel Iturrioz (el último argentino que corrió un Mundial con sus participaciones en las carreras finales del 2013)  y Luciano Ribodino. Ninguno de los dos pudo completar el presupuesto necesario para correr esta carrera, que de acuerdo a la estimación de Porto ronda entre los 60.000 y 70.000 dólares. El rafaelino tuvo la fortuna que ese monto se  cubriera entre la  gobernación de Santiago del Estero y el aporte de DORNA, la empresa española que rige los destinos comerciales del Mundial de Motociclismo y que necesitaba tener al menos un piloto argentino en el Gran Premio.

-publicidad-

“No será fácil, pero trataré de ser lo más competitivo posible” anunció Porto, que hará su única incursión en el Mundial, aunque con la idea de incrementar su participación en el 2015, ya sea en este certamen de Velocidad o en el de Superbikes. Un deseo bastante ambicioso para quien en septiembre cumplirá 36 años, pero que vale la pena respetar.

Por M.S.

Fotos: Mónica Paz

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre