SI MIRAS BIEN LA FOTO, vas a advertir que el coche número 2 tiene dos cubiertas a cada lado del motor, y cada una de ellas termina en un suplemento a 45 grados, como una pequeña aleta. ¿Sabés qué es eso? El primer Gurney…

Ahora está de moda decirle «el Gurney» y se supone que será la solución para los Chevrolet en el TC, pero su nombre correcto es «Gurney flap» y se llama así porque, efectivamente, lo inventó Dan Gurney. Esta es la historia.

En febrero de 1971, los IndyCar vinieron a correr a Rafaela  las 300 Millas Indy, en realidad dos carreras de 150 millas que contaron de manera independiente para el campeonato del United States Auto Club (USAC), que regía a los IndyCar por entonces.

-publicidad-

El piloto preferido de Dan era Bobby Unser, que había ganado las 500 Millas de Indianápolis de 1968 con un Eagle, los coches que fabricaba el californiano. La segunda carrera de 1971 fue en el óvalo de Phoenix y allí fueron los nuevos Eagle, uno es el que viste en la foto.

Bobby probó el auto en el óvalo de una milla y no le gustó nada. Le pareció que era muy inestable. Tratando de recuperar la confianza de su piloto, a Gurney se le ocurrió aplicar un detalle que había visto en los ’50, cuando se aplicaban esos suplementos a la carrocería para tratar de reducir la resistencia al avance: en ese momento la aerodinámica aplicada a los coches de carrera era una técnica muy rudimentaria.

Gurney fabricó y colocó los flaps en menos de una hora, sobre esos alerones laterales, como cubiertas, que habían sido la novedad; pero los tiempos de Unser siguieron siendo erráticos. ¿Qué pasaba? El piloto llamó aparte al jefe y le contó lo que sucedía: ahora lo que flameaba era la trompa… El flap producía tanta fuerza aerodinámica que había desbalanceado el auto en sentido inverso. Con un poco de carga sobre el tren delantero, el Eagle quedó perfectamente balanceado, y con la tracción muy mejorada.

Largada en Phoenix, el Eagle nº 2 lleva los flaps en los alerones laterales.

¿Cómo le fue en carrera? El 27 de marzo de 1971, Bobby terminó segundo de su hermano Al, el mismo que había vencido en Rafaela semanas antes… Cuando los dispositivos llamaron la atención, Gurney explicó que eran dos suplementos destinados a evitar que los mecánicos se cortaran las manos con los alerones cuando empujaban los coches… Algunos competidores lo copiaron, pero con los flaps hacia abajo, ¡para protegerse mejor las manos! Así perdían performance.

Fue el ingeniero aeronáutico Bob Liebeck, de la Douglas, el que llamó al dispositivo «Gurney flap» en un paper publicado en 1976. «El Gurney flap es el primer dispositivo de la industria del automovilismo deportivo que se aplica a la aeronáutica» escribió. Hoy se usa frecuentemente en los helicópteros.

Y vale 50 pesos, ¿no?

Por el equipo de VA

Foto: Pete Biro/»Gurney’s Eagles» by Karl Ludvigsen

 

 

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. , ‘is almost ended, and I have a much bdeorar scope than when I started out, which I believe will add new life and dimension to our struggle for freedom and honor and dignity in the States. I am writing these things so that you will know for a fact the tremendous sympathy and support we have among the African States for our Human Rights struggle. The main thing is that we keep a United Front wherein our most valuable time and energy will not be wasted fighting each other.’ However we may have differed with him – or with each other about him and his value as a man – let his going from us serve only to bring us together, now.»Thank you for this quote. It eloquently sums up what I have always felt and always wanted and continue to wish for in our race. But again, it feels hopeless. We have had so much time, to bring forth this kind of inner strength, courage, integrity, clean clear honesty, and love for each other. Instead, we show through our words, emotions and behaviors that we actually fear and hate each other more than Whites could ever do. Yet, when some courageous brother or sister mentions the obvious truth-which is in plain sight-the loud-mouth vociferous Blacks shout them down with insults and threats. I never believed Farrakhan’s words that the black race is doomed because of its failure to care for each other; to unify for its own well-being and survival; to not hate but love each other. But I believe him now.Love each other? Please. As a race we are as far from the loving heart as one can get…. Satan is even closer. IMO, we know a lot about degradation of each other, but many know little about selfless love.Hell, we don’t even know how to talk to one another with respect: «buck-dancing tom, loser, nigger, coon, slave catcher, House Negro, uncle tom, the list of black degradation BY BLACKS seems to be endlessly growing….a sign of deepening intolerance and hatred of each other. The latest new insult and is «depressed Negro», an obvious insensitivity and ignorance of a PTSD disease that some Blacks cannot tolerate.FN is an interesting blog for those interested in hate, and untreated emotional sickness that brings on depression and PTSD. It’s hidden right in front of our faces, but we are blind and can’t see.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre