INQUIETO, EN LA BÚSQUEDA PERMANENTE DE NUEVAS SOLUCIONES Y DESDE YA, MUY CAPAZ.
Te hablamos de Tito Pérez, de cuya mente e imaginación, han surgido autos de carrera, autos de calle artesanales, sports, fuera de serie y otros que han roto el molde.
Afincado hace muchos años junto a su familia en 9 de Julio, Tito le comenta a visionauto. «Te cuento, hace unos cinco cree Rauda Automóviles S.A; el objetivo planteado fue fabricar autos de calle, bajo la ley de autos artesanales». Tito como otros constructores de autos artesanales, se encuentran nucleados en Aciara (Asociación de Constructores Independientes de Automóviles de la República Argentina)
«El emprendimiento luego se fue complicando -agrega el constructor- por las cosas que pasan en nuestro bendito país. Sin embargo, no me cambió en lo planteado, es decir, ofrecer un deportivo de altísimas prestaciones, con menos de dos kilos por cada caballo de potencia».
La pandemia interminable, como a tantísimos sectores, obstaculizó la marcha pero no la detuvo, «en plena cuarentena -dice Tito- me puse a dibujar el nuevo auto; lo hice pensando en usos múltiples, y quería hacer algo muy distinto».
¿El nombre, como surgió?, «lo bauticé Atrevido (por el diseño), pero a mis hijas no le gustó como lo llamé. A Santino (Balestrini, nieto del granl Rafa) quien me da una mano, se le ocurrió Díscolo. Y bueno, así se llamó».

El Díscolo T04R, es entonces el proyecto concretado por Pérez, de un deportivo argentino de altas prestaciones. Tito, uno de los constructores de autos de carrera más prolíficos, que han competido en Turismo Carretera, TC 2000, Top Race, Turismo Nacional, Rally y por supuesto la Fórmula Renault, integrada por los conocidos chasis Tito. De su vasta y reconocida trayectoria se puede mencionar a modo de síntesis, la elaboración de autos para equipos oficiales de TC 2000, como Volkswagen, Honda, Mitsubishi y Renault, mientras que en años recientes, trabajó en Estados Unidos.

La idea de construir al Díscolo, surgió cuando no pudo continuar el desarrollo de otro deportivo argentino: el Donto P1. Un proyecto impulsado por Laureano Campanera, como sabés el Laucha, piloto de TC y dueño del Donto Racing.

El Díscolo muestra el formato de una clásica barchetta; motor delantero ubicado más al centro, dos asientos, tracción trasera y sin techo. Un tipo de autos que se expandió en los últimos años en el mundo.

Tito Pérez (Foto gentileza canoprensa.com)

 

En tanto en medio de la tan compleja situación en el país, muy agravada por la pandemia, Pérez y un amigo suyo, Gustavo Martinez, entraron en contacto. «Gustavo me dijo que estaba interesado a financiar la construcción del prototipo del Díscolo, así fue y pusimos manos a la obra».
El auto con un diseño y aspecto muy transgresor, «ya está operativo, y nos hemos abocado a colocar los materiales que componen la carrocería,  a modo de comenzar en estos días, los test para obtener la homologación de organismos del gobierno, así luego continuamos con el patenetamiento. Sí, la idea sigue siendo, producirlos para luego iniciar la venta al público».
-publicidad-

Prueban:

Una idea más de Tito Pérez que pasó a la etapa de proyecto, hasta alcanzar su concreción. ¿Cuál será la próxima?
-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre