ENCHUFADÍSIMO.

Hay que llegar con lo mejor y, por eso, el prototipo MotoE de Ducati giró por primera vez en el circuito Marco Simoncelli de Misano, el mismo escenario donde en octubre pasado se anunció el acuerdo oficial con Dorna Sports, por el que a partir de la temporada 2023, el fabricante de motocicletas de Borgo Panigale será el único proveedor de las unidades para la Copa del Mundo de MotoE, la clase eléctrica del Mundial de MotoGP.

El modelo de moto eléctrica para estos ensayos, con nombre en código «V21L», es el resultado del trabajo conjunto del equipo Ducati Corse y los diseñadores del Departamento de Investigación y Desarrollo de Ducati, dirigidos por Roberto Canè, Director de Ducati eMobility, y fue puesto en pista de la mano de Michele Pirro, piloto profesional y piloto de pruebas de la marca desde 2013, quien probó las características técnicas y el potencial de este primer prototipo eléctrico de Ducati.

-publicidad-

El desafío más importante en el desarrollo de una moto eléctrica se relaciona con el tamaño, el peso y la autonomía de las baterías. El objetivo de Ducati es hacer que sus motos eléctricas de alto rendimiento se destaquen por el bajo peso y estén disponibles para todos los participantes de la Copa del Mundo de MotoE. El objetivo del proyecto es, además de mejorar el rendimiento, conseguir una contención del peso y una consistencia en la entrega de potencia, cualidades que se lograrán luego del desarrollo para el sistema de refrigeración más adecuado.

«El comportamiento de la primera Ducati eléctrica en pista es excepcional, no solo por su singularidad sino también por el tipo de empresa: desafiante, tanto por los objetivos como por unos plazos extremadamente cortos. Por eso el trabajo de todo el equipo dedicado al proyecto fue increíble y el primer resultado recompensa el esfuerzo realizado en los últimos meses. Pero aquí no terminamos, al contrario, sabemos que el camino es todavía muy largo, y hoy solamente dimos un primer pero importante paso”, señaló Canè.

Pirro, por su parte, contó que «girar con el prototipo de MotoE en el circuito fue una gran emoción, porque marca el inicio de un capítulo importante en la historia de Ducati. La moto es liviana y equilibrada. Además, la conexión del acelerador en la primera fase de apertura y la ergonomía es realmente muy similar a lo experimentado en una MotoGP. Si no fuera por el silencio y por el hecho que en esta prueba decidimos limitar la potencia liberada a solo el 70% del rendimiento, podría haber pensado que estaba sobre una Desmosedici”.

 

Fotos: prensa Ducati.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre