¡SE PUEDE, SE PUEDE!.

La arenga va para aquellos que por largar retrasados ya hipotecan anticipadamente sus chances a la victoria en el TC.

Claro que para alentar esperanzas tienen que darse ciertas condiciones. Por ejemplo que sea un Desafío de las Estrellas, como el de este semana en el Villicum sanjuanino, con largada por sorteo y dos obligatorios pasos por boxes para cambiar una goma y recargar combustible. Dos exigencias que ponen en mayor valor las estrategias y la eficiencia y rapidez de los equipos para trabajar en esas detenciones. Obviamente a todo esto hay que agregarle un piloto rápido y consistente y un auto veloz y confiable.

El Torino de Urcera tuvo la consistencia necesaria para resistir en la parte final el ataque de Jakos (Toyota),, Josito Di Palma (Ford) y Landa (Torino)

Todo esto lo reunió José Manuel Urcera sobre su Torino para imponer su nombre como ganador “normal” en una carrera tildada anticipadamente de “loca y rara”. De esos calificativos tuvo algunas cosas, como por ejemplo ver fuera de los primeros diez lugares a pilotos habituados a esos puestos como Canapino (25°), Mangoni (11°), Werner (12°), Rossi (13°),Lambiris (17°), Pernía (18°), Santero (19°) Ledesma (23°) DeBenedictis (27°), Benvenuti  (abandonó) y Ardusso (abandonó), o contemplar atónitos como brevemente anduvieron en punta Christian Dose y Leandro Mulet, acostumbrados a los últimos lugares. Una consecuencia de una grilla atípica y las diferentes estrategias.

La pinchadura de un neumático lo hizo ingresar a Canapino a la parte interna de boxes. Perdió mucho tiempo y terminó 25°, un lugar por detrás de Leandro Mulet. No fue muy afortunado el estreno del nuevo Chevrolet.

Sabido es que Manu es un piloto rápido y experimentado. También que su Torino atendido por le Maquin Parts es uno de los más veloces y que el equipo es uno de los más eficientes. Esta combinación más la acertada estrategia de realizar tempranamente las dos detenciones lo proyectaron desde el 42° lugar de partida al terceto de punta donde no tardó en doblegar al Toyota de Andy Jakos y al Torino del uruguayo Marcos Landa, un par de actuaciones que pueden entrar dentro de las sorpresas, especialmente la del rubio Jakos, que con su segundo puesto le dio el mejor resultado a Toyota en el TC. ¿El triunfo, le tocará a Rossi? A propósito del Misil, en 2015 en la edición inicial del Desafío de las Estrellas en Olavarría, ganó trar largar 42° como Urcera.

Se entiende el cariñoso beso de Landa al trofeo por el tercer puesto. Lo deseaba para recuperarse de un año complicado. «Pude haber ganado pero me perjudicó un auto de seguridad» lamentó

A su perfecto panorama en la carrera, Urcera sumó la mano de la buena fortuna en función del campeonato. Los abandonos de Germán Todino y Juan Cruz Benvenuti le abrieron el camino al tercer puesto que ocupa con 252 puntos. Desde allí mira desafiante a Santiago Mangoni (283) y especialmente al líder Agustín Canapino (293,50). Una antigua y áspera rivalidad que puede reavivarse en la definición del TC.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre