LA NECESIDAD.
De ayudar al prójimo y la existencia de un legado, son las claves que se enmarcan en la agrupación Fierreros Solidarios de Uruguay, que convoca a varios aficionados del automovilismo deportivo y algunos dueños de autos clásicos.
Federico González, miembro del grupo, habló con visionauto sobre los objetivos y desafíos de de movilizar al país vecino con iniciativas solidarias: «Desde hace diez años acompañábamos a un amigo, Jorge Alegre, y siempre organizaba eventos a beneficios con autos clásicos, pero falleció y decidimos continuar con su propósito, queríamos que la llama siguiera encendida».
Actualmente la agrupación se organizó junto al movimiento Scouts del país vecino y Uruguay Adelante para un Stop and Go en Montevideo con motivo del mes del niño, que ha consistido en la recolección de juguetes con visita incluída a los paseos con sus propios autos. El que te contamos, no es solo un evento sino que hubo muchísimos en la trayectoria de Fierreros, que va camino a ser una ONG: «Formamos el resto del grupo con el doctor y drifter Fernando Montero, Nicolás Acosta y Pepe Marchese con el inicio de la pandemia y empezamos a hacer obras con Canastas UY, otra ONG, que nuclea donaciones de viandas y lo llevamos a comedores. Tuvimos un enorme desafío, ayudamos a mucha gente que vivía al día y no podía salir a la calle y literalmente quedó en cero».
¿Y como se pusieron al hombro las colectas solidarias? Con caravanas de autos, ya que en esos eventos no podía juntarse el público, por protocolo: «Cada uno iba con su auto, ya sea clásico, deportivo o de competición, y nos juntábamos en un estacionamiento con la agrupación Legión Off Road, que nos dieron una mano enorme, para recolectar con alcancías y así armar las canastas. Se fueron sumando cada vez más voluntarios dueños de Mini Cooper de 1970, hasta un BMW de los noventa».

Reuniones y colectas de la agrupación.
Desde 2020 al presente, Fierreros Solidarios no sólo colaboró con asistencia alimentaria o recolección de juguetes, sino además hizo colectas para niños con cáncer o personas que necesitaban prótesis u operaciones costosas: «Nos dimos cuenta muy rápido que los más vulnerables son los niños, que a veces no cuentan con seguro y ahí nos empezaron a pedir ayuda, entonces seguimos con las caravanas y cuando se autorizaron las reuniones en la post cuarentena allí empezamos con juntadas en plazas y exposiciones de autos para recaudar fondos que fueron destinados a niños o adultos con problemas de salud».
González indicó que han visitado varias veces el interior de Uruguay para ayudar a los más necesitados y que el objetivo de la agrupación es convertirse en una ONG: «Tenemos que abrir una cuenta bancaria y con transparencia, para que la gente sepa que no hay un beneficiario, sino que los fondos serán movidos por una organización sin fines de lucro para causas exclusivamente solidarias. Buscamos la honestidad ante todo, para que la gente sienta que es la colaboración es totalmente desinteresada. Hay un estudio contable muy conocido en Uruguay que nos ayudaría con la contabilidad para ser ciento por ciento transparentes».
Por Mariela Delay.
-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre