OFRECER BUENOS ESPECTÁCULOS, EL OBJETIVO IRREDENTO.

Es la gran obsesión acumulada del primero al último habitante del Súper TC 2000. Largo tiempo lleva ya el cometido alcanzado a cuentagotas. Las fórmulas aplicadas, discutidas, controversiales, han desfilado con logros discontinuods y reveses notorios, derivando en el estancamiento de la tecnológica categoría, abanderada entre las fiscalizadas por el Automóvil Club Argentino.

El más reciente intento para enderezar el barco de una categoría con indiscutidos atributos, que ha venido navegando demasiado en medio de un mar picado, ha sido el nuevo reperfilamiento del reglamento técnico para conseguir un rendimiento acorde de los autos, impulsados por el monomotor francés Oreca, cuatro cilindros, turbo; el del sonido que apacigua corazones.

Ardusso y la cuadriculada. Ganó un buena carrera.

 

Sumaron, es decir pusieron en práctica luego de cinco años de amagues, el sistema push to pass destinado a dotar a los motores de potencia extra durante un espeficado lapso de tiempo por vuelta, a modo de favorecer los sobrepasos.

Retomar el potencial implícito sigue siendo una materia que el  Súper TC 2000, rinde muy a menudo, demasiado, resultadistas al fin, existen quienes avalan el modelo y aquellos críticos.

Ahora, nos focalizarnos en un hecho concreto para intentar constatar al día de hoy, la marcha de la categoría dentro del endemoniado contexto de la pandemia, que conlleva restricciones y ahogos económicos, desde ya, en especial entre los equipos y en la relación con auspiciantes y terminales ante una situación de estrechez económica.

Al analizar la carrera en Paraná, antes vale resaltar el estupendo triunfo de Facundo Ardusso. El Flaco de Las Parejas, el hombre que entró al equipo Honda con el pulmotor y no sólo lo revivió, también lo convirtió junto a la llegada del probo ingeniero Luciano Monti, en un equipo saludable y dotado de autos competivos, los que antes navegaban en la intrascendencia. Saltos cualitativos de magnitud en los que también podés encontrar el aporte de Sebastián Martino desde la etapa inicial,  hombre de confianza de Víctor Rosso impulsor del emprendimiento y, es de suponer también del Pato Silva como novel director deportivo.

Al comentar lo ocurrido en la clasificación y sprint, se incluyó a Julián Santero en el Top 5 de los mejores drivers argentinos y corroboró sus quilates. La reiteración de lo ofrecido por Ardusso, lo ha reafirmado por si hubiera hecho falta, también, entre los mas calificados conductores. Los tres restantes: Agustín Canapino, Matías Rossi, Mariano Werner.

Y si de espectáculos buenos se habló más arriba, tan necesarios en el automovilismo argentino en general, el ofrecido por el Super en Paraná, podrá afirmarse que la categoría insinuó en forma concreta que agarró mecha.

Hubo sobrepasos, una carrera atractiva, cambiante, donde las estrategias para los más finos observadores, incidieron en el resultado. Y en ese rubro, Ardusso planteó la acertada para ganar en forma irreprochable arriba del Honda All New  Civic, y no sólo eso, dejar en el camino a pares como Santero y Rossi en los Toyota Corolla oficiales, luego de partir séptimo y llegar a la punta, superando además acaso al mejor, Agustín Canapino en el debut del nuevo Chevrolet Cruze, auto destinado al Titán con el que mandó hasta perder impetu y arribar quinto, y al Renault Fluence de Leo Pernia, un escalón arriba de Agustín.

Ganó Ardusso, se subió a la punta del campeonato; le dedicó el triunfo a su admirado Carlos Reutemann fallecido hace unos días,  a quien «no lo conocí en persona, apenas una vez lo saludé unos minutos. Sin embargo, fue un gran deportista y un hombre que trabajó por nuestro país desde la política. Por eso me puso feliz ganar la carrera en su homenaje».

El Súper entonces, en Paraná un circuito apropiado, de los mejores y que más de una vez no se eligen, se mostró en el sentido correcto. Al rumbo, los espectáculos, hay que apuntarlos.

 

Fotos: Prensa Súper TC 2000.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. La carrera fue bastante entretenida, la punta cambio de manos 4 veces, gano alguien que largo mas atras del quinto puesto, y hubo interesantes remontadas como por ejemplo la de Pernia, que yo incluiria en la lista de pilotos top.
    Ayudo mucho el push to pass y tambien el circuito.
    Saludos

  2. No hay que olvidar el sistema de penalizaciones, que es antideportivo pero muy eficaz para mejorar los espectaculos. Y tambien es un acierto el relanzamiento a la par. El super vuelve a vivir y a captar atencion. Parrafo aparte cabe mencionar el nivel de pilotos, que se pasan sin chocar, algo que hoy en dia no es muy comun. Ojala la categoria siga por este camino

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre