TODO A SU FAVOR.

Es la chance que tanto estaba esperando: ser campeón. Y tiene todas las de ganar, como le ocurrió en oportunidades anteriores. Pero, también lo sabe, primero hay que correr. Por eso, Leonel Pernía, con el rendidor y nuevo modelo del Honda Civic del Chetta Racing, llegó como favorito para consagrarse en la Clase 3 del Turismo Nacional, que cerraba su 2018 en Viedma.

El Tanito hizo una gran temporada y llegó a esta definición con 16,50 puntos de ventaja (con 37 en juego) sobre su escolta, Facundo Chapur (Citroën C4 Lounge). Y con un detalle: mientras que Pernía logró tres victorias, el cordobés estaba obligado a ganar, ya que todavía no consiguió ninguna. El otro con chances es el campeón defensor Mariano Werner que, con el Fiat Tipo, está a 32 unidades. Para Mariano era su carrera despedida, en 2019 no hará TN al menos como corredor. Leonel va por su primera corona luego de seis subcampeonatos (dos en el TC 2000, tres en el STC 2000 y uno en el TN).

El Tanito llegó a la última después de ganar en la anterior en San Luis.
SpeedAgro

“Para mí esta es una carrera más, será difícil sin dudas, como la de Potrero o la de Río Cuarto de este año que para mí fueron las más complicadas. Este campeonato paré en menos carreras que en otras temporadas, la confiabilidad te da mucha ventaja frente a otros competidores, a partir de la mitad de año fuímos muy regulares. Cuando uno dispone de chances para ganar el campeonato, los equipos se fijan mucho en los detalles para no cometer errores, se cambian muchos componentes por las dudas, yo encaro el fin de semana como uno más”, señaló el Tanito.

En la Clase 2, donde Nicolás Posco (Ford Fiesta) se consagró anticipadamente, la lucha por el subcampeonato involucraba, principalmente, a los Toyota Etios de Julián Lepphaille, Juan Pablo Pastori y Gastón Grasso.

Fotos: prensa APAT.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre