LA PILOTO MADRILEÑA no se amilana. Siete meses después de su accidente a bordo de un Marussia de F-1, María de Villota volvió a manejar. Y le contó al diario ABC de su ciudad lo que siente. Aquí, un extracto de la nota:

-¿Tiene algún proyecto futuro?

-Mi objetivo es no perder esa sensibilidad que me ha dado toda esta circuntancia en mi vida. Aunque tampoco quiero perder esa estela que me he abierto en el automovilismo. Hacer que las chicas que quieran llegar a la Fórmula 1 tengan una posibilidad.

-¿Cree usted que llegar lejos en el automovilismo es más difícil al ser mujer?

-Creo que llegar a la Fórmula 1 es muy difícil, seas hombre o mujer indistintamente. Pero tenemos que romper con algo tan básico como es la creencia que tenemos las propias mujeres de que no podemos hacer algo. A veces me pregunto como es posible que una niña pequeña pueda creer que no puede llegar a ser por ejemplo piloto de Fórmula 1. ¿Por qué?. Una vez que contemplé una conversación en la que un niño le explicaba a una niña que yo era piloto de Fórmula 1 y ella no podía creérselo. Y es normal, porque sin darnos cuenta y a causa de la sociedad, la niña piensa que eso no puede ser posible. Eso es lo que no puede ser. Otra cosa es que luego el trabajo y el talento sea lo que lo determine, pero que al menos si una niña le gusta, que piense que ella puede hacerlo posible. Eso es lo que tiene que cambiar.

-¿Ha vuelto a tomar el volante después del accidente?

-He vuelto a conducir (¡por fin!) mi coche de calle la semana pasada. Porque al principio te retiran el carnet por la visión monocular y luego te lo devuelven.

-¿Cómo se sintió?

-Sentí una sensación de libertad. Nunca pensaba que iba a estar tan eufórica conduciendo un utilitario. Y eso que simplemente lo utilicé para hacer tranquilamente unos recados. Es como reencontrarme de nuevo conmigo misma.

-Con el aparatoso accidente que sufrió, ¿cree que tendrá el valor de subir de nuevo a un monoplaza?

Estoy deseando subirme a un coche de carreras. Lo haré, aunque todavía no se cuándo porque estoy pendiente de lo que me digan los médicos. Lo haré de forma personal. Profesionalmente prefiero estar embarcada en estos proyectos que comentaba antes. Siento que todo esto me ha pasado porque yo tenía que estar aquí y haciendo esto. Pero a nivel personal, la adrenalina forma parte de mi vida y lo haré de manera amateur. No sé si en un futuro de una forma más allá, pero de momento no.

-¿Algo la sorprendió?

– Ha habido grandes sorpresas, como en la Fórmula 1 pasé un poco desapercibida. Cuando estaba allí yo quería que me valorarán como piloto y no como mujer, entonces no hice muchos amigos. No por nada, sino porque yo estaba más metida en el box y no iba a fiestas… Lo único que quería era empaparme bien y correr, no quería que nadie se confundiera. Pero la respuesta del paddock fue increíble. Yo pensaba que podrían estar un poco reticentes por haber abordado la categoría reina una mujer. Y en cambio me sentí como una igual, tuve su respeto. Aunque me hubiera gustado ganármelo como una igual en el asfalto. Pero sentí su cariño desde el hospital cuando llevaron la estrella en su casco en el Gran Premio de Inglaterra.

-¿Si volviera para atrás, seguiría apostando por ser piloto?

-Hubiera sido inevitable, porque ha sido mi pasión. Además creo que todas las circunstancias duras por las que he pasado en mi carrera, por ser un deporte tan difícil, tan competitivo, tan de hombres, me ha curtido. Todo eso me ha hecho bien en un momento en el que mi vida corría peligro, toda esa experiencia me ha ayudado para salir adelante. Porque los médicos dicen que si no hubiera llegado en el estado físico que llegué, quizás hoy no hubiera estado aquí.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre