LA DEFINICIÓN EXACTA

Desde el principio hasta el final, el Peugeot 408 de Yannantuoni marcó el ritmo de la carrera. Asi la marca francesa logró su segunda victoria consecutiva

 

Fue la que Fabián  Yannantuoni le dio a Visión minutos después de haber concretado su séptimo triunfo en la categoría. “Fue una carrera lineal con Vuelta Joker…” dijo en una acertada conclusión que no dejó bien parada lo que fue esta tercera fecha del campeonato de Super TC 2000 en el San Martin mendocino. Porque la monotonía de una competencia lineal se mezcló con la confusión que para los espectadores que la miraron detrás de los alambrados, y fueron muchos, representa  la Vuelta Joker, con los distintos momentos que los pilotos eligen para cumplirla. Encima la contundente  superioridad mostrada por los Peugeot 408  de Yanantuoni y Werner cerró las puertas de cualquier discusión por la punta.

-publicidad-

Valga como patético dato para reflejar la supremacía de Yannantuoni los ochos segundos de ventaja  que tenía cuando en  la vuelta 29, de las 32 previstas, decidió realizar consecutivamente las obligatorias Vuelta Joker como concreción del plan de extenderlas lo más adelante posible.  Esas Vueltas Joker que el sábado por la tarde veía como un escollo más preocupante que sus rivales para repetir la victoria lograda en la carrera clasificatoria.

El festejo de Yanantuonni en el podio junto a su escoltas, Werner y Canapino.

 

“Esperaba un auto de seguridad pero no salió…” contó Fabián sobre el protagonista que faltó a la cita y pudo darle algo más de condimento a la carrera. Según el momento en que hubiese salido pudo beneficiar o perjudicar a los pilotos de punta. No haber salido benefició la estrategia de pasos prematuros de Martín Moggia (4º) y Facundo Chapur (6º).“El auto de seguridad podría haber salido cuando se despistó (vuelta 25) Milla. Si bien el Toyota quedó lejos de la pista, creo que en otro tipo de carreras hubiese salido, pero por esta vez, los comisario tuvieron más flexibilidad por todo lo que representaba la entrada de un auto de seguridad””  destacó Yannantuoni, reconociendo tacítamente que la medida para decidir la entrada del auto de seguridad en las carreras  tiene distintas varas.

“En las carreras con Vuelta Joker hay que olvidarse del auto de seguridad y poner doble bandera amarilla” propuso  Mariano Werner , feliz con el segundo puesto que le dio los puntos para que, aprovechando el abandono de Facundo Ardusso (motor) y otro pobre domingo de Manuel Urcera, se convirtiese en el nuevo líder del campeonato.”Fabián nos cagó a palos….” agregó sobre la superioridad de su compañero, luego de darle prioridad en los agradecimientos al trabajo del equipo liderado por Ulises Armellini y que a la distancia tiene el asesoramiento de Enrique Scalabroni, el técnico argentino de reconocida trayectoria internacional.

Martin Moggia seguidode Damián Fineschi. El piloto de Citroen quedó 4ª en relevante actuación. Fineschii perdió el tercer lugar en la vuelta final por un incendio.

 

Otra muestra del  trámite lineal de la final fue la integración del podio. Estuvo a punto de repetir los nombres y el orden de la carrera clasificatoria sabatina. Una imagen que se consumió en la última vuelta entre el fuego que invadió el Focus de Damián Fineschi. Resultó entendible la amargura del joven piloto de Quilmes  reflejada en los gestos de impotencia con los brazos elevados al cielo. Merecía ese tercer lugar en el podio, al que finalmente subió Agustín Canapino, el mismo que el sábado había terminado detrás de Fineschi y el mismo que no escondió su admiración por lo rápido que anduvo el Ford del equipo FELA  de Víctor Rosso y que tan bien manejó Damián. A tenerlo en cuenta

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde San Martín, Mendoza)

Fotos: AIF y Prensa Súper TC 2000

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre