EL AVISPÓN PICÓ FUERTE EN LA PRIMERA DEL AÑO.

Del aburrimiento a la locura puede haber un paso en las carreras de autos, y mucho más desde que interviene el auto de seguridad. Para muestra basta el botón ante lo sucedido en la apertura 2022 del TC en Viedma. El escenario sureño que se repetirá como inicio en 2023, según lo anunciado por la gobernadora de Río Negro, Anabela Carreras.

Todo parecía dado para que Agustin Canapino festejase con una victoria su regreso al JP Carrera, donde como repitió el más de una vez ”me siento contenido y estoy aprendiendo muchísimo”. Si hasta había quienes ya imaginaban la celebración en el podio junto su compañero Santiago Mangoni (tercero hasta casi el final), y por si hubiera faltado algo, con su flamante director deportivo Guillermo Ortelli, . nada menos. Qué foto hubiese sido ¿no?

Matías Rossi; mejoró algo el rendimiento en la final y con algunos cambios en el Toyota Camry terminó 18° en el  debut de la marca japonesa en el TC. «Fue importante haber llegado», reconoció el Misil.

Todo quedó en intenciones. A cuatro vueltas del final y tras .la salida del tercero de los cuatro autos de seguridad que hubo, Johnnito de Benedictis se animó a porfiarlo a Canapino en el relanzamiento. Lo impulsó su creciente apetito ganador, sin saciar desde hacía casi nueve años. Concretamente desde el 14 de abril de 2013, en el autódromo mendocino de San Martin. Si tenés memoria sobre la vida del TC, recordarás aquel dia, cuando confiado de la victoria de su piloto, el inefable Hugo Cuervo se retiró del circuito poco antes de terminar la carrera al estilo de las grandes personajes. Otros tiempos del TC.

Sin tanta abstinencia ganadora en el TC, lleva un año, Agustín también porfió el triunfo. Lo quería en su regreso al JP Carrera, y como homenaje a su padre Alberto al cumplirse el 15 del corriente mes, un año de su fallecimiento.

“Si hubiese sido otro piloto no tan ganador lo hubiese entendido, pero Agustín podría haber cedido, total tenía mejor auto y hubiese podido recuperar la posición”, fue el particular razonamiento de De Benedictis sobre el comportamiento de Agustín. Extraño en alguien que suele ir al frente.

“Dimos todo, nos merecíamos una victoria. Se la dedico en especial a los mecánicos del equipo del Gurí por el difícil momento que pasamos (falleció un apreciado integrante), y a mi familia que me apoya siempre; esta vez Dios estuvo de mi lado» apuntó feliz el Pamperito.

 

 

No arrancó todo lo bien que aguardó Josito Di Palma en su estreno en el Savino Sport. Tuvo un toque en la serie con el debutante Ivan Ramos al trabársele el acelerado de su Ford que se montó en auto de Ramos. Recuperó mucho en la final, y desde la 45º `posición de salida, llegó 13°.

No levantó Canapino. Y eso no lo inculpó, como tampoco hubo cargos en contra de Johnnito. Fue una maniobra bien de carrera, entre dos pilotos deseosos de ganar. Como debe ser. Lamentablemente las gomas delanteras del Chevrolet y el Ford se engancharon, y la peor parte la llevó el Chivo cruzado en medio de la pista, servido para el resto, provocando un momento de alta tensión.

 «Cuando se enganchan las gomas delanteras, algo se rompió en la dirección que la trabó, por eso quedé con el volante fijo y no pude hacer nada«, explicó Canapino. Su Chevy fue impactada primero por la de Ledesma y luego por el  Dodge de Castellano en la parte frontal. Fue un golpazo” comentó Agustin, al rato de ser atendido en su auto por los servicios médicos y luego una vez abajo, y antes de reconocer la fortuna de las leves consecuencias físicas. Tuvo traumatismos testicular y en ambos empeines de los pies, por sobre el infortunio de quedarse sin una victoria que parecía segura y de yapa, se llevó el auto muy golpeado. Buena parte de esa fortuna debe agradecérsela al nuevo sistema de protección delantera en los autos.

El accidente desató el caos y como es habitual hubo pilotos que se retrasaron (Ledesma, Castellano, Agrelo), y otros que avanzaron como Benvenuti y Todino. El retorno a la velocidad tras el cuarto auto de seguridad, mostró al frente a Santiago Mangoni. Pareció la compensación para el triunfo que se le había escapado a Canapino, su compañero en el JP. Tampoco pudo ser. El Chivo del balcarceño empezó a mermar su rendimiento, por un problema que como director deportivo, Guillermo Ortelli estimó en el mayor consumo de combustible por el par de vueltas de más que hubo, por las entradas del auto de seguridad.

«Desde el año pasado venia trabajando para poder ganar», contó Johnnito De Benedictis acompañado en el podio por Juan Cruz Benvenuti y el ascendente Germán Todino.

La apertura 2022 del TC, salvo por el alocado y afortunado final, no respondió a lo deseado. Tampoco lo hizo el bicampeón Mariano Werner (11°), casi inadvertido y sin responder a su condición de dos veces campeón vigente.

¿Y los Toyota? El estreno fue el esperado, lejos de la punta, como le pronosticaron los que saben, para los difíciles primeros pasos en la categoría.  Entre series y final dieron un pasito adelante con unos cambios que le permitieron a Matías Rossi, pasar de último puesto en su serie, a culminar 18° en la final entre 27 pilotos (su compañero Andy Jakos fue el último) que vieron la bandera de a cuadros, y hasta darse el gusto de algunos sobrepasos. ¿Cuáles habrán sido esos cambios? Y de la brida en los motores, ¿que se puede decir?

 

MIRÁ QUE IMAGENES.

 

 

Leonel Pernía terminó internado en Viedma por intoxicación por monóxido de carbono despedido por su Torino. Lúcido y compensado, quedó internado en observación

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre