JOHNNY HERBERT, 165 Grands Prix en Fórmula 1, tres victorias (Inglaterra 1995, Italia 1995, Europa 1999) y mucho entusiasmo para hablar de automovilismo.

-¿Qué vino a hacer a Potrero de los Funes?

-Este año hago trabajo de comentarista televisivo, estuve en las 24 Horas de Le Mans, y ahora comento el Mundial dela FIAGT1 con mi colega Ben Edwards.

-Se encontró con Norberto Fontana, después de mucho tiempo. ¿Fue una sorpresa?

-No, sabía que iba a estar aquí. Bueno, en realidad, no lo sabía, lo sospechaba. Sabía que Norberto estaba corriendo en el TC2000, así que…

-¿Se lleva bien con él?

-¡Claro! ¿Por qué no?

Con Norberto Fontana en Potrero de los Funes

 

-Bueno, la relación entre ustedes no era muy fluida cuando compartieron el equipo Sauber en 1997.

-¡Pero nunca tuve problemas con él! Por el contrario, estuve en su box, me mostró su auto, fue muy amable…Lo que pasó entonces es sencillo de explicar. El era muy joven cuando llegó, y enla Fórmula1 siempre existe una enorme presión para sacar el mejor resultado. Para lograr el éxito tenés que llegar al lugar indicado en el momento justo. Norberto vino a suplantar a mi compañero de entonces (Gianni Morbidelli), había estado mucho tiempo sin probar, y se dio la circunstancia de que yo estaba manejando muy bien por entonces, me sentía cómodo en el equipo, era el primer piloto. Entonces, si sos nuevo y querés trascender, necesitás ser casi tan rápido como tu compañero o más rápido todavía. Y eso no sucedió: la diferencia era grande, estaba lejos. No fue su culpa, seguramente, lo recuerdo como un chico con mucha pasión por la F-1.

-¿Fontana podría haber continuado en Fórmula 1?

-Quizás en otra circunstancia. No es fácil. Corrió poco, ¿dónde debutó, en Silverstone?

-En Magny Cours.

-Ah, sí, Magny Cours, Silverstone, Hockenheim, todos circuitos rápidos en los que tenés que andar muy fuerte. Ojo, yo tuve también mis problemas para afianzarme en la categoría.

-¿Cuál es el secreto? ¿Qué podría decirle a un chico argentino que quiere llegar a Fórmula 1?

-No es fácil. Primero, si va a empezar desde temprano, lo mejor es radicarse en Italia. Allí están las mejores fábricas de chasis y motores de karting, y la competencia es muy buena. Además, a los argentinos no les resultaría tan duro adaptarse a la vida en Europa estando allí. Luego, para correr en automóviles, hay que pasar a otro ambiente competitivo, y en ese sentido Inglaterra es lo mejor. Alemania también tiene un buen automovilismo de nivel internacional, aunque menos que en mi país, Italia y Francia en cambio tienen un automovilismo un poco de entrecasa, sin tanto brillo. Y el secreto es avanzar, no estancarse en ninguna categoría. Ganar campeonatos y subir, sacar buenos resultados y pasar a la próxima exigencia. Eso es lo que yo recomendaría a los chicos argentinos. Así hice yo: gané el festival de Fórmula Ford en 1985, pasé a la Fórmula3 en 1986, gané el título en 1987 con Eddie Jordan y entonces subí a la Fórmula 3.000 y al año siguiente ya estaba en F-1.

-Sí, pero casi no llega…

-Llegué rengueando un poquito, ¿no?

-Sí, ¿todavía le duelen las piernas?

-Lo siento a veces acá (se toca el tobillo izquierdo). Fue un accidente tremendo ese de Brands Hatch. Recuerdo que hubo dos largadas. En la primera, al salir de la curva Surtees el auto se deslizó un poco de cola pero no se bajó del pianito. Se suspendió la carrera y se volvió a largar, y en esa segunda ya se salió del todo…

-Así que con Fontana no tuvo problemas… ¿Y con Schumacher?

-¿Con Michael? Ninguno… Tiene un fantástico sentido del humor. No, con él no tuve problemas. Lo que sucede es que el equipo estaba orientado solamente a lo que él pedía o hacía. Ponía a puntos los coches muy sobre el filo, no eran permisivos, tenías manejarlos al límite y ese margen era muy estrecho.

-¿Qué era lo que mejor hacía?

-Su mayor virtud fue rodearse de gente muy capaz, como Ross Brawn o Rory Byrne, al menos en la época de Benetton, que yo compartí. Todos trabajaban para él. Ese no era el problema, en la medida en que hubiera suficiente para todos. Pero si Michael quería algo, se lo daban; si había dos piezas iguales, yo podía tener la mía, aunque si solo había una sola, o solo había una posibilidad de hacer algo con el coche, el favorecido era él… Y el problema, en ese caso, no fue Michael sino Flavio Briatore.

-El mismo que lo hizo debutar en Fórmula 1 en 1989.

-Sí, y el mismo que no me dejó terminar la temporada. Yo venía del accidente de Brands Hatch, no me había recuperado del todo de las quebraduras en las piernas y, visto a la distancia, era lo mejor para el equipo. Pero ni siquiera me llamó él para decirme que estaba fuera: me lo comunicó su secretaria…

-Después fue a Lotus. ¿Lo salvaron esos años?

-Lindos años… Fui compañero de Mika Hakkinen, y manejé el 107, el último Lotus competitivo. A Lotus me llevó el tipo que salvó mi carrera –y la salvó dos veces-, Peter Collins, que fue quien me contactó con Benetton en 1988 y el que me llevó a Lotus.

-En definitiva, ¿fueron buenos esos años de Benetton?

-Sí, me permitieron ganar dos carreras, incluida la victoria más dulce, la del Grand Prix de Inglaterra de 1995, una carrera muy especial, porque fue la primera, por el accidente (entre Schumacher y Damon Hill que le sirvió la punta en bandeja), por ser local, por la emotividad con que lo vivió la gente y me lo transmitió. Después vinieron Sauber, Stewart y al final Jaguar, que fue una completa m…

Victoria en el Grand Prix de Inglaterra de 1995

 

-¿Hizo bien Schumacher en volver a correr?

-Sí, ¿por qué no? En realidad, nunca debió haberse retirado. Lo hizo y al poco tiempo se dio cuenta que quería seguir corriendo. Esto es más honesto.

-¿Qué opina de Sebastián Vettel?

-¡Es tremendo! Es muy, muy bueno. Es muy fuerte de acá (se lleva un dedo a la sien). Mucho más fuerte que los demás. Es su principal activo. Nunca comete un error. Siempre anda rápido, en cualquier circunstancia, siempre está clasificando…

-¿Podría repetir el record de Schumacher?

-Siete títulos parecen muchos, y el camino es largo como para decirlo… Pero tiene 24 años y mucha campaña por delante. Condiciones para lograrlo, las tiene. Como Schumacher, tiene a la F-1 entre ceja y ceja, es lo único que le interesa. Pero tendrá que disponer del mejor auto y el mejor equipo, y eso no está asegurado.

-¿Cómo es la Fórmula1 que se viene?

-Verde, claro. La categoría está bien, va a ir adecuando el reglamento a favorecer al medio ambiente. El Kers vino para quedarse, y los motores turbo, que se van a usar a partir de 2013, van en esa dirección.

-No muchos lo recuerdan, pero hace 20 años, en 1991, ganó las 24 Horas de Le Mans…

El Mazda 787b triunfador en Le Mans 1991

¡Sí! Un triunfo muy especial, porque fue la primera vez que lo hacía un auto japonés (Mazda) con un motor rotativo…

-…Y con un sonido terrible que me volvía loco –se mete Edwards por primera y única vez en la charla.

-¡Sí, terrible! Este año, al conmemorarse el aniversario del triunfo, anduve con ese auto por las calles de Le Mans, antes de las 24 Horas. Claro, pasaban los diesel actuales con ese silbidito que casi no se escucha, y después venía yo con ese sonido que taladraba los oídos…

-Una victoria especial, pero no pudo subir al podio.

-Es cierto, pero fue culpa mía.

-¿Qué sucedió?

-Terminé la carrera completamente extenuado, y mientras mis compañeros (Volker Weidler y Bertrand Gachot) subieron al podio, a mí me llevaron a la enfermería. Fue mi responsabilidad porque no me hidraté lo suficiente. ¡Me faltó tomar más!

-Corrió este año las 24 Horas de Nurburgring, ¿volvería hacerlo con continuidad? ¿Podría volver a correr en Le Mans?

-De hecho, estoy haciendo el torneo Superstars en Italia, conduzco un Mercedes Benz C63. Pero Le Mans no, porque ahora es mucho más profesional, se corre a fondo durante toda la carrera y ya no tengo físico para sostenerlo.

Herbert hoy: corriendo en los Superstars italianos

-¿Y aquí le gustaría correr?

-Sí, ví los TC2000, el sonido es lindo, aunque los autos me parecieron un poco raros de atrás, ¿no?, las ruedas no están totalmente cubiertas. Pero me dijo Norberto que ahora van a usar motores V8, nosotros también los usamos en Superstars, así que sería una linda oportunidad.

-¿Correr en este circuito de Potrero de los Funes?

-Me encantaría. Me gusta mucho. El circuito es ancho, se puede pasar, tiene subidas y bajadas, partes rápidas tanto como lentas…

-… ¿Creés que se podría correr Fórmula 1 acá?

-No, Fórmula 1 no.

-¿Por qué?

-Porque no tiene suficientes vías de escape. Quizás se podría hacer otra cosa…

-El circuito tiene licencia de Grado 2.

-Entonces se podría hacer perfectamente una carrera de autos sport. ¿Por qué no?

-¿Cuánto hace que no se sube a un auto de Fórmula 1?

-Desde 2004.

-¿Y por qué hace tanto tiempo?

-Porque no me invitaron más…

 

Por el equipo de VA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Armando Rivas y archivo VA.

 

-publicidad-

2 COMENTARIOS

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre