EL CUADRO SIGUE siendo bien complicado. De ahí que la preocupación por el estado de Michael Schumacher, está suficientemente justificada.

 

La leyenda colocada en uno de los nuevos Mercedes de F-1, habla del aguante que le hacen todos al alemán para que se recupere.

 

Según el diario alemán Bild, Schumacher inter­nado e inconciente tras el accidente cuando esquiaba a fin de año en Meribel, sufre una neumo­nía que torna más complejo aún, su delicadísimo estado de salud.

Además, el proceso para despertarlo del coma inducido por los mé­dicos que lo asisten, luego de opera­lo en la cabeza el 29 de diciembre pasado, no está dan­ do resultado, ha remarcado la tan conocida publicación. Schumi habría mostrado respues­tas a los estímulos, salvo sólo algunos reflejos puntuales.

Felipe Massa, quien este año va a manejar para Williams, tras dejar Ferrari, lo ha visitado en el centro asistencial donde es atendido. Y contó: “Me quedé un largo tiempo a su lado; parecía que estu­viera durmiendo, como cualquiera de nosotros cuando duerme. Estoy muy esperanzado que estará bien, y se recuperará por comple­to”.

Por el equipo de VA

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre