CAMBIOS PERO MÁS MODERADOS

“En un par de semanas y antes de la carrera de San Nicolás, tendremos algunas novedad”.

La frase de Antonio Abrazian a visionauto  en un alto de su recorrida de la calle de boxes del Gálvez, entregó un pequeño  anticipo de cómo continúa la novela de los cambios que proyecta el Súper TC 2000 para la próxima temporada. Atendido como un huésped especial por Alejandro Urtubey, el titular del Súper no dio muchas precisiones sobre esa posibles variantes, aunque reconoció que no van a tener el carácter revolucionario que te adelantamos hace unos días y que tienen como impulsor a Víctor Rosso.

El presidente del Súper TC 2000 Antonio Abrazian no descarta cambios pero en forma moderada. Según dijo se conoceráne dentro de pocas semanas.
-publicidad-

“Hay que ir de a poco, por esos los cambios no serán tan revolucionarios como algunos dicen”, comentó Abrazian, quien le quitó fuerza a la posible unión entre el Súper TC 2000 y el TC 2000, una de las bases que sustentaban el gran cambio.

“Hay que ser más moderados porque los grandes cambios son muy riesgosos y pueden costar mucho y dejar gente en el camino”   le explica Sergio Polze a vision antes de contar su propuesta y exponer que “el TC 2000 podría correr seis fechas sólo como hasta ahora y otras seis como telonera del Súper. De esta manera iría acercado sus pilotos a la categoría mayor en forma progresiva y no insertarlos abruptamente con los perjuicios que pueden tener para los chicos del TC 2000 que de ser protagonistas se encontrarían de pronto conque están en el  puesto 12 ó más atrás”.

Sobre el reciente alejamiento de Jorge Simes como responsable de los motores del Súper, el director del Sportteam fue concreto. “Era un divorcio que se venía venir por la forma en que estaban las relaciones con la categoría…”.

El TC 2000 conservaría al autonomía de sus carreras, aunque correría algunas fechas como telonera del Súper TC 2000.

Sin dejar de destacar la inconveniencia que se unan el Súper y el TC 2000, Gabriel Furlan encara por el lado institucional la propuesta de los cambios. “Habría que reformular la relación con el Grupo Clarín, porque es difícil encarar desde un mismo lado la parte comercial, la deportiva y la marquetinera”, propone el  múltiple campeón de la Fórmula 3 Sudamericana, colocando en la mesa de las deliberacionesal grupo que tiene a su cargo la categoría y la empresa (Carburando), encargada de la televisación de sus carreras, otro tema cuestionado.

Sin participación actual en la categoría, pero con voz y voto en las conversaciones por ser accionista, Furlan desmiente el rumor de su regreso a la dirigencia junto con Víctor Rosso y el asesoramiento de Pablo Peón… Es decir la triología que la condujo hace una década. ”No aceptaría ningún cargo en la categoría”, responde enfáticamente.

Sergio Polze considera riegosos los revolucionarios cambios propuestos por Víctor Rosso en la reunión que tuvieron en Santa Fé.

No estoy muy al tanto del proyecto de cambios pero por lo que escuchée me parece confuso. Lo cierto es que la categoría está en un momento delicado” dice y advierte Miguel Angel Guerra, otro de los protagonistas del Súper TC 2000 desde su cargo de director deportivo de Renault. “La decisión la tomará Renault”, agrega  con sentido verticalista. Similares palabras se escuchan desde el  lado de Toyota de boca de Dario Ramonda. “No veo potables grandes cambios”, estima el responsable  deportivo de marca japonesa en Argentina.

“Estamos en un impasse”, señala Polze a la hora de describir una situación que por lo escuchado no va a desembocar esa revolución que  algunos proponían, ajenos a la realidad. Es cuestión de esperar. Un par de semanas como anticipo Abrazian.

Fotos: Prensa Súper TC 2000.

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. Peón-Rosso-Furlan: los arquitectos del «exito» del TC2000 y la Formula Renault. 100% de efectividad: ni una de sus ideas funcionó.
    Ojalá nunca estén ni cerca del TN

  2. Muchachos, hagan algo con la categoría. En materia de audiencia y concurrencia de público, se viene la noche…

  3. Venden humo de cambio para terminar no cambiando nada y que el barco siga a la deriva a su inexorable destino final.
    Las soluciones a la categoría son tan pero tan simples que es evidente que las mismas chocan con «negocios» que poco tienen que ver con quienes nos gusta el automovilismo.
    Seguiremos esperando que llegue el final y, luego que desaparezca el TC2000, pasado algún tiempo quizás alguien retome la idea original

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre