YA SON UN CLÁSICO en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez.

A los que nos apasionan todo tipo de autos, resultan un menú para saborear de lo lindo. Podés encontrarte con autos, hot rod, camionetas, y aparatos tan raros como picantes.

Los que se miden face to face en la recta principal, llegan con la mejor música abajo del capot. Y echan el resto. Las picadas bien entendidas, en los lugares apropiados y con medidas de seguridad como es el autódromo porteño, y es de suponer en otros lugares a lo largo y ancho del país, valen la pena.

-publicidad-

 

Por el equipo de VA

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre