UN TRIUNFO Y DOS PODIOS.

“Son carreras para correrlas con estrategia, y donde tenés que descartar el triunfo en una de las dos y apuntar a la otra, aunque corres el riesgo de ganar o perderlo todo” le confesaba Diego Azar a visionauto en la presentación de la fecha del Top Race en el Autódromo de Rosario. Esto sin dejar de lado su poca empatía que tiene para este tipo de carreras que en una de las dos breves competencias (25 minutos) exige el paso obligatorio por boxes para la recarga de combustible.

El burbujeante festejo de Josito de su triunfo en la primer carrera, acompañado por Lucas guerra y Diego Azar en el primero de sus dos podio.después se arrepintió y dijo que complicó su estrategia.

“Salió perfecta…“ decía el mismo Azar tras la carrera final sobre la estrategia pergeñada por el equipo Toyota y que le posibilitó concretar una misión que es difícil en esta clase de competencias, como es subir a los dos podios. Azar la cumplió con el tercer puesto en el arranque y la victoria en la carrera final. Y lo que resultó más importante se llevó una abundante cosecha de puntos que lo consolidaron al frente del campeonato con 240 contra 220 de Josito Di Palma.

De dicha estrategia fue clave la de la carrera inicial, donde con el segundo puesto asegurado detrás del inalcanzable Josito Di Palma, se jugó en el final por la detención en boxes. Un acertado movimiento que rápido de reflejos hizo el equipo al ver que ya habían entrado varios de los rivales (sólo se mantuvieron el líder Josito y Guerra ) y que tras el toque entre Manuel Sapag y Gastón Rossi se había abierto una gran distancia entre Azar y sus escoltas, lo que le posibilitaba  a Diego volver a la pista sin perder mucha posiciones.

Azar no tuvo mayores rivales en el camino a su cuarto triunfo en la temporada. «Me cansé porque estaba algo afiebrado» contó Diego.

Dicho y hecho. Gracias al veloz y eficiente trabajo del equipo, Azar volvió y llegó tercero, por detrás de Josito y Guerra, los dos que dejaron la parada en boxes para la segunda carrera. Apenas hubo que esperar cuatro minutos para ver a ambos cumplir la exigencia de la recarga de combustible. Esto le dejó a Azar el camino libre para una victoria que concretó como un tranquilo trámite. Igual que pasó Josito en la primera carrera. La historia pudo haber cambiado con Jorge Barrio en pista. Pero increíblemente el poleman no pudo salir de boxes por un problema en la caja.

La satisfacción y alegría de Azar por el rédito de su estrategia no eran las mismas sensaciones que esta octava fecha había dejado en el ánimo de Josito. “Me llevó un sabor a poco” largó con su particular estilo el nieto del recordado Luis. ”Azar y su equipo fueron más  inteligente que nosotros, que no resolvimos muy bien el tema de las estrategias. Fuimos ciegos a ganar la carrera inicial. Creo que hubiese sido mejor entrar a boxes y terminar segundo o tercero. De esa manera y con el ritmo que tenía mi auto, hubiese podido ganar la segunda carrera y no hubiera perdido puntos” lamentó Josito que no avanzo más allá del octavo puesto en la competencia que cerró la jornada en el circuito rosarino. Igual públicamente no cargo contra el equipó. “Las carreras las ganamos o las perdemos todos” aclaró.

Un preciso sobrepaso (uno de los pocos que hubo en la segunda carrera) de Marcelo Ciarrocchi a Facundo Aldrighetti le permitió al cordobés llegar al segundo lugar.

Vale detenerse en parte de estas declaraciones de Josito más allá que pinten la  realidad a la que deben adaptarse los pilotos.  Porque reflejan su arrepentimiento por haber ganado. Algo que se da de narices contra el verdadero sentido de la competitividad deportiva, pero como también señala, marca las pautas que rigen en este automovilismo que de tanto buscarle la vuelta (lastres, grillas invertidas, carreras con detenciones obligatorias) para hacerlo más atractivo se olvida de su verdadera esencia.

 

Fotos: Prensa Top Race.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre