ASÍ LO DISFRUTÓ MUCHO MÁS.

Tenían que pasar mil cosas, y pasaron, por lo que la definición del campeonato del TC Pista entregó un final espectacular y electrizante. Y en ese contexto, fue Ayrton Londero, con el Ford del Gurí Martínez Competición, el que se coronó campéon de la Copa de Plata tras vencer en la última fecha en el autódromo El Villicum de San Juan, donde Entre Ríos y los hinchas del óvalo tuvieron festejo por partido doble con el título de Mariano Werner en el TC.

El de Ramírez no la tenía sencilla. Debía ganar sí o sí, ya que había llegado a la última fecha con esa deuda, y además esperar que Andrés Jakos, con Dodge, y Germán Todino, con Torino, no sumaran demasiado. Increíblemente, promediando la carrera, Londero tuvo el primer guiño de la fortuna ante el toque entre sus dos contendientes.

El toque entre Jakos y Todino:

Esa maniobra dejó fuera de combate a Todino y a Jakos con problemas que lo obligaron a entrar a boxes, mientras que Londero perdía la punta de la carrera en manos del Ford de Elio Craparo. Con ese panorama, no le alcanzaba al entrerriano para consagrarse.

Ayrton tuvo un auto consistente todo el año, pero debió esperar hasta la última para ganar.

Pero sobre el final de la carrera, Craparo perdió el control de su Ford en una curva, hizo un semi trompo y Londero llegó a tocarlo. A pesar de que casi queda clavado en la leca, Ayrton pudo mantener el auto en pista para encaminarse a la victoria que le dio un sufrido campeonato.

«Cuando falleció mi papá dejé de correr. Después de eso mucha gente me ayudó para volver y en este momento me acuerdo de todos ellos. Es un sueño cumplido. No sé si estoy viviendo o estoy parado, pero acá estoy», señaló el campeón, que en pista fue escoltado por los Dodge de Santiago Álvarez y Martín Vázquez.

Ahondando en la pérdida de su padre, Londero contó que «fue difícil, yo perdí a mi papá cuándo era chico. Cuando recién empezaba a correr en karting fueron dos carreras que mi padre me vio ganar, pero en el momento que falleció decidimos afrontar un parate. Dejé de correr un año, después mi mamá me dio la fuerza necesaria y de ahí en adelante cumplió el rol de papa-mamá en todo momento, junto con mi hermano, apoyándome».

Para cerrar, aseguró que «cumplí el sueño de toda mi vida, que era llegar al Turismo Carretera y bajo el ala del Gurí Martínez, que es mi máximo ídolo».

Londero festeja con todo el Gurí Martínez Competición, el equipo que le dio un quiebre a su carrera.

 

Fotos: prensa ACTC.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre