CON SACRIFICIO Y AMOR. 

Cómo no iba a salir corredor Max Verstappen con el entorno familiar que lo rodea desde chico. Veamos:

Padre Jos: Corrió 107 Grandes Premios en la Fórmula 1 entre 1994 y 2003. No ganó ninguno y sólo hizo dos podios. Se lo recuerda por haber salido ileso del espectacular incendio de su auto en los boxes de Alemania 1994. Ese año fue compañero del campeón Michael Schumacher y explicó los disimiles resultados(Jos terminó 10°) hablando de la supuesta  ilegalidad del control de tracción del Benetton del alemán..

Sophie Kumpen dejó de lado su destacada campaña en karting para dedicarse a la crianza de sus hijos Max y Victoria. Divorciada de Jos Verstappen, reinició brevemente su campaña deportiva en la Formula Swift Cuo hasta su retiro en 2013

Madre Sophie: Destacada piloto de karting con participaciones internacionales. Compitió y ganó contra pilotos que se destacaron en la F 1 como Button, Trulli y Fisichella. También corrió contra Christian Horner, actual jefe deportivo de Max en Red Bull, que le destacó como ”una de las mejores pilotos del mundo.”

-publicidad-

Tío Anthony Kumpen: Piloto y dueño de equipo en NASCAR Euro Series, donde ganó los títulos 2014 y 2016. También participó en carreras de Gran Turismo y en varias ediciones de las 24 Horas de Le Mans.  Actualmente está inactivo por una sanción.

Tío abuelo Paul: Campeón europeo de Rally Cross.

Pareja de Max, Kelly Piquet: Modelo e influencer, hija del tricampeón mundial de Fórmula 1 Nelson Piquet. fruto de la relación del expiloto brasileño con la alemana Sylvia Tamsma. Es nueve años mayor que Max.

Por si fuese poco e hilando más fino, vale recordar que Kelly es la ex pareja (tiene una hija) de otro corredor de Fórmula 1, el ruso Daniil Kvyat. El mismo al que en España 2016, Max desplazó de la butaca de Red Bull.

Desde muy chico, Max fue incentivado por su padre Jos para dedicarse al automovilismo y ser un campeón. A veces, con métodos duros que templaron su carácter. Lejos de criticarlo, Max se lo agradece a su padre.

Volvamos a Mamá Sophie. Pero no sólo porque madre hay una sola, sino porque fue un ángel protector en la campaña de su hijo mayor con el objetivo de que pudiese cumplir el sueño que Sophie no concretó: ser campeón mundial de Fórmula 1. Para eso tras su casamiento con Jos Verstappen en 1996, y ante la llegada de Max, (30 de septiembre de 1997) y tres años después la de su hermana Victoria Jane, decidió dejar de lado las carreras ”Recibí ofertas pero las rechacé porque quería acompañar a Jos y criar a  mis hijos´” recuerda Sophie.

Lamentablemente  el matrimonio de Jos con Sophie se disolvió en 2008. El carácter agresivo de Jos empezó a provocar conflictos con amenazas y agresiones que incluso motivaron una prohibición de acercamiento que Jos violó. La habilidad de sus abogados lo salvó de la cárcel, pero esto no lo calmó a Verstappen padre que repitió episodios de violencia con una nueva pareja, con rivales de su hijo en el karting y hasta con su propio padre Frans. Una actitud agresiva que afortunadamente parece no haber heredado Max, pese a la extrema dureza del trato de su padre en el camino de convertirlo en un campeón.

Kyvat y Verstappen, junto a Ricciardo (en el medio), integraron en 2014 la estructura de Red Bull. Por entonces ninguno de los dos conocía a Kelly Piquet, pareja de Daniiil entre 2017 y 2019 y de Max a partir del 2020.

Todos esos antecedentes hicieron que contra sus deseos, Sophie decidiese no viajar a Abu Dhabi y ver desde su casa en Bélgica (país donde nació) la carrera crucial de su hijo. “Sufrí lo mismo que si hubiese estado en el autódromo. Es increíble lo que ha desencadenado este éxito. Empezamos a seguir la carrera junto con casi todo el vecindario. Llegó gente de todas partes. Belgas y holandeses juntos, todo para alentar a Max. Algo que fue verdaderamente único…», contó antes de reconocer que “grité y lloré mucho. Max era un león pero hay que admitir que Hamilton era el más fuerte de la carrera. No se intuía un muy buen final hasta que mi hija me mandó un mensaje que decía «auto de seguridad, invocá a los ángeles». Eso hice y los ángeles lo ayudaron a Max“ . Finalmente y como otra firme creencia religiosa, reveló ”no puedo contar todas las velas que encendí por Max”.

Sabido es que una madre hace todo por un hijo. Y ese todo incluye poner su amor, sacrificio y esfuerzo, para que pueda lograr algo tan exclusivo como un título mundial de Fórmula 1. Mamá Verstappen es un claro ejemplo.

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre