VAN DE LA MANO.

Los deportes y los negocios, la industria explotó hace años y no para de generar nuevas ideas, emprendimientos…y nuevos negocios.

Nuevos, o acaso potenciados, son los que salen al paso del campeón del mundo 2021 de Fórmula 1, Max Verstappen. Ahora con la corona posándose sobre su cabeza, las ofertas que recibe aumentan. Existen marcas decididas a pagar contratos millonarios, para asociar su nombre al de Max Mad.

Jumbo vio su potencial a principios de 2014 cuando, con 16 años, aún era una promesa y ni siquiera había corrido en los circuitos de Fórmula 3. Ese patrocinio aún perdura. Los 300.000 euros que Jumbo pagó al corredor en su primer año en Red Bull, pasaron a ser unos dos millones en 2020. La contraprestación de Max, es lucir el nombre de la conocida cadena de supermercados en el casco, además de participar en acciones promocionales y publicitarias.

-publicidad-

La ligazón con Jumbo hay que buscarla por el lado del CEO de la compañía, Frits van Eerd, un apasionado del motor. Ganó el Rally de Países Bajos en 2006, con 39 años, y participó en cinco ocasiones en el Dakar. Fundó en 2017 su propio equipo, Racing Team Nederland, con el que compitió entre otras carreras, en las 24 horas de Le Mans.

Souvenirs, otros de los importantes ingresos de Max.

El propio Verstappen explicó durante una entrevista junto a Van Eerd, a la revista editada por la propia cadena de supermercados, que el directivo fue “el primero” en apostar por él. «“Gritaste que yo debía correr en la Fórmula 3, y que la Fórmula 1 vendría sola”«, dijo el corredor. “«Te vi conducir y tus enormes ganas de ganar, me pareció importante apoyar ese talento”, respondió el empresario.

Desde su salto al más alto nivel del automovilisimo, ha señalado EFE, Verstappen es una imagen habitual en las promociones de Jumbo. Tras ganar su primer Gran Premio hace cinco años en Montmeló, apareció en un anuncio televisivo haciendo las entregas del supermercado con el Red Bul de F-1, y así se han sucedido.

Eso sí, no han faltado tironeos y hasta conflictos judiciales; los derechos de imagen de Verstappen se debatieron en la justicia cuando Max denunció en 2016 a Picnic, un competidor directo de Jumbo, por hacer uso de su popularidad sin su permiso. La empresa utilizó a un doble para rodar un anuncio, en el que Verstappen parecía tomar una furgoneta de esa empresa para el reparto de la compra. Un juez de primera instancia obligó a Picnic a pagar 150.000 euros de indemnización, pero una corte de apelación dio marcha atrás a la sentencia. Actualmente, el Tribunal Supremo delibera la resolución final, y la decisión es aguardada para marzo de 2022.

Otro compromiso del patrocinio apuntó EFE, son los Jumbo Racedagen. Verstappen acude en persona a una exhibición de un fin de semana al año organizada por la cadena de supermercados en el Circuito de Zandvoort, donde la F-1 volvió a correr en 2021 luego de 36 años de ausencia.

Ahora un detalle a considerar, existe un aspecto en cuanto al patrocinio de Jumbo, que sorprende a los expertos en marketing. La cadena de supermercados es la segunda más grande de Países Bajos, y no ha salido fuera del espacio económico del Benelux. Su primera experiencia en el exterior comenzó hace sólo dos años, con algunas sucursales en Bélgica. Es decir, la empresa se beneficia relativamente poco del impacto de Verstappen, al menos en comparación con otras marcas como Red Bull, Exact, Aston Martin o Mobil.

¿Qué sentido tiene entonces seguir con la sponsorización? Veamos, por un lado las revistas especializadas dicen que el piloto premia la fidelidad de Jumbo. Por el otro, Van Eerd ha convencido a la empresa de que vale la pena seguir apoyándolo, a pesar de que su aumento de popularidad va en paralelo a la paga que recibe. “¿Qué tiene que ver una cadena de supermercados con la Fórmula 1?”, le preguntaron en un programa de televisión. Van Eeerd dio una larga respuesta y concluyó que «los mejores deportistas deben “comer bien”».

Otra de las compañías beneficiadas por el ascenso de Verstappen ha sido Ziggo, la plataforma de televisión que retransmite las carreras de Fórmula 1 para sus clientes durante los últimos años. La dirección emitió en abierto dos fechas: El Gran Premio de Zandvoort, donde ganó Max, y la última en Abu Dabi desde donde se fue campeón del mundo. Más de 5,3 millones de neerlandeses, casi un tercio de la población total de Países Bajos, se conectaron en algún momento para ver el duelo en territorio saudí entre Verstappen y Lewis Hamilton. Los expertos calculan que un anuncio de 30 segundos se paga a 25.000 euros por cada millón de espectadores.

No obstante, el éxito del ahora campeón ha hecho tambalear a Ziggo. La empresa sueca Nordic Entertainment Group (NENT), ha adquirido los derechos de emisión a partir de 2022, así que los abonados a la cadena neerlandesa podrán ver la Fórmula 1, siempre y cuando paguen un paquete aparte.

Fotos: gentileza Boss Hunting  (portada)

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre