MARC MARQUEZ SE CONSAGRO, A LOS 21 AÑOS, bicampeón de la MotoGP. Nadie mejor que otro monstruo de las dos ruedas para radiografiarlo.

Michael Doohan revela los secretos de Márquez. Tiene la autoridad de haber arrasado con cinco títulos mundiales consecutivos de la 500, entre 1994 y 1998. Corría con una moto Honda, como ahora lo hace Márquez. Y con su experiencia y cierta frialdad que hace falta tener, a veces, para ver la realidad tal cuál es, nadie mejor que un piloto campeón para hablar, con propiedad, desde adentro, sobre otro piloto campeón.

“Márquez juega con sus rivales. La dominación empieza con hacerles creer que es imposible ganarle”, reflexiona el australiano, “los demás piensan que no le pueden ganar y eso destroza la moral de sus rivales, demostrando fortaleza en cada sesión”. Así era Doohan.

Michael Doohan, campeón mundial de 500 entre 1994 y 1998.

El australiano valoriza los blancos y negros de Márquez. “Debe asumir riesgos, aunque tienen que estar bien calculados, que lo están”, detalló Doohan “en carrera Marc apenas comete errores. Los cometió en el último Grand Prix (en Aragón) y en Misano, pero se trata de errores minúsculos. En los entrenamientos libres o en la clasificación se equivoca más, pero es cuando tiene que hacerlo: es una señal de que está buscando los límites, aprendiendo qué puede y qué no puede hacer la máquina”.

¿Cómo corre Márquez? Y Doohan responde: “Parece que corre sólo con el corazón, pero Marc también corre con la cabeza”, especifica Mike, que ahora tiene 49 años, hablando con admiración, sobre un Marc de 21 años. “Es muy inteligente sobre la moto. Su aplicación, su velocidad, su método, y la habilidad que tiene para absorber toda la información es lo que le hace tan fuerte”.

Lo que más destaca Doohan de Márquez es la condición de piloto, cuando dice: “Lo que hace con la moto es fantástico”, pero Mike recuerda y aclara, “cuando yo corría se decía que la Honda era muy buena. Pero seguí ganando durante años. Con Valentino, o con pilotos como Eddie Lawson, ocurrió lo mismo: pasar de Yamaha a Honda o al revés no cambia tanto las cosas. Si pusiéramos a Marc en una Yamaha también ganaría”.

Marc Márquez, bicampeón de MotoGP a los 21 años.

En sus tiempos de accionar demoledor, Doohan venció en diez carreras consecutivas (1997), así como Giacomo Agostini lo había logrado en 1970. Esto mismo consiguió Marc en las diez primeras carreras del 2014, de Qatar a Indianápolis. Faltando tres competencias para finalizar la temporada, Márquez podría alcanzar las doce victorias dentro de un mismo año que Doohan efectivizó en aquel 1997.

Frente a esta situación, el australiano siente fascinación ante la posibilidad de que igualen, o superen, su record. Explica el por qué: “Porque sigues exigiéndote más a ti mismo. Y a medida que pasan las carreras, cuando ganas tres, cuatro o cinco, tu confianza va en aumento. Crees que puedes seguir ganando y te sientes muy fuerte, aunque al mismo tiempo eres consciente de que no las ganarás todas. A Marc lo veo con mucha confianza”.

En Motegi, no se alteró viendo ganar a Jorge Lorenzo, no estaba en sus planes irle a discutir la propiedad de la carrera. Aquella frase, que Márquez tanto repitió a lo largo del año, se mantenía inalterable: “La gente se acuerda que has ganado un Campeonato, más que cuántas carreras has vencido”. En este aspecto Márquez muestra el grado de inteligencia que señalaba Doohan.

Al lograr el bicampeonato de MotoGP, de manera consecutiva, supera como piloto más joven en alcanzar dicho logro, a Mike Hailwood. El inglés tenía 23 años y 138 días en 1963 cuando fue bicampeón. Márquez tiene 21 años y menos de ocho meses.

Las estadísticas del 2014 –todavía provisionales, porque faltan tres GP- muestran que sobre 15 carreras disputadas, Marc ha sumado 11 victorias; un segundo puesto; doce podios; once poles. En porcentajes de eficiencia es abrumador: 79 por ciento en victorias, 80 por ciento en podios y 79 por ciento en poles.

Con el segundo lugar en carrera, Márquez suma 312 puntos, lo que significa 82 puntos más que Valentino Rossi y Dani Pedrosa, que están igualados en la segunda posición con 230 puntos, tres más que Lorenzo (227). Ahora el sprint final de Australia, Malasia y Valencia será para que los tres definan el botín del subcampeonato, sin olvidarse que Márquez sigue jugando y todo parece indicar que se va a divertir mucho ahora que es campeón.

Por el equipo de VA

(Informe desde Motegi: Mario Diez)

Fotos: Dorna.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre