“NO…”.

Tan terminante como un rato antes había sido en la pista para llevar  rápido y sin errores a  su Ford  rojiblanco a una victoria de punta a punta, Mariano Werner, respondió a la pregunta de Visión sobre si sentía el heredero deportivo de su coterráneo Omar José Martínez. Un título que  hasta hace poco sonaba simpático y hasta lógico, dada la afinidad entre ambos, pero que desde que el Gurí pasó a ser casi ”mala palabra” en el ambiente por su escandalosa y mediática exclusión, se asemeja a una carga que ningún piloto quiere asumir. Al menos, por ahora.

Los números avalaban esa pregunta a Mariano. Su gran cosecha de puntos (se llevó 84 de los 92 en juego en la fecha doble en Río Hondo), lo elevaron al tercer lugar del campeonato y al primero entre los usuarios de Ford. Una posición que hasta antes de la fecha de Olavarría, ocupaba Omar Martínez…

-publicidad-

 

Werner adelante, con Ortelli como escolta, fue la permanente postal de la carrera en sus 20 vueltas

 

“No soy el heredero del Gurí .No vengo a las carreras pensando en ser el mejor de la marca, ni  para  ver lo que dice la gente, vengo a trabajar y ganar…”, amplió el entrerriano de 27 años con la buena predisposición de siempre, incrementada esta vez por la satisfacción de una victoria de punta a punta,  que tuvo el permanente acoso de Guillermo Ortelli.

Un acoso más virtual que real , porque como reconoció el séxtuple, “nunca tuve una chance clara para intentar pasarlo” . Coincidió Mariano, quien recordó el paso por la vuelta 15 de las 20 que tuvo la segunda final, como el único momento de incertidumbre. “No salí bien a la recta pero pude contenerlo al Guille”, contó. La mejor tracción del Ford por sobre el Chevrolet de Ortelli resultó el punto clave para mantener la ventaja.

Jonatan Castellano quedó lejos, y más que conforme con el tercer puesto que lo devolvió al podio luego de 28 carreras. Lo consideró “como una victoria”. Así se formó un podio que si sumamos el cuarto lugar de Norberto Fontana, mostró a las cuatro marcas en los primeros lugares. Una satisfacción para la categoría, que compensó la decepción de volver a ver tribunas poco pobladas. Algo que se está tornando en una preocupante costumbre en Río Hondo y no sólo con el Turismo Carretera.

Werner espera que la victoria lograda,  no sólo le sirva para cumplir su habitual cuota anual en el TC, sino también como proyección al campeonato. Fue la séptima en 130 carreras de una campaña que muestra una victoria por temporada en los últimos ocho años. La excepción fue en el 2010.

Paradójicamente era la temporada  en que la necesitaba, ya que esa sequía de victorias le impidió ser campeón, pese a sumar más puntos que nadie en la decisiva Copa de Oro. Le faltó cumplir con la obligación de ganar. “Salí cinco veces segundo detrás Altuna, Rossi y Canapino que tenían los motores de Laboritto que tiraban ese humito azul… Mi error fue tener el mismo motorista que ellos”, recordó Mariano con la rúbrica  de una sonrisa nerviosa  ante la pregunta sobre si hubo alguna digitación en ese  campeonato.

Rossi rompió el motor en la serie y para la final recurrió a uno del Chino Martínez. Largó 39ª y último, llegó 22º pero resignó la punta del campeonato ante Ortelli.

 

Por aquel tiempo, 2010, Mariano integraba el equipo de Omar Martínez, el mismo al que estuvo  a punto de volver para este año, especulando con un retiro del Gurí que finalmente no se concretó. Por eso continuó conel propio, que tiene a su padre José como incansable y múltiple trabajador, y a Marcelo Esteban como motorista. Como la mayoría de los pilotos de punta, su presupuesto oscila entre los 450.000 y 480.000 pesos por carrera.

“Por supuesto que me gustaría volver a correr en el equipo del Gurí. Me enseñó muchas cosas y siempre me dió un auto similar al que tenía…” , reconoció Werner, tal vez el piloto que tiene más afinidad con el Gurí. Son vecinos (viven separados por dos cuadras) en Paraná, y sus talleres están separados por 12 kms. Además Mariano siempre le atiende el teléfono a Omar, algo que no pasó con otros colegas, cuando después de su exclusión en Concordia, Martínez buscó dar sus explicaciones y descargar su bronca.

”Creo que el Gurí volverá a correr e intentará defender su titulo hasta el final” estimó Mariano, con la aclaración de que “aunque se retire no me veo como el heredero del Gurí». El tiempo lo mostrará.

¿La última?, mmm; Luis Miraldi, coordinador del  Departamento Técnico, resolvió llevar a la ACTC para una revisión más exhaustiva, las tapas de cilindros, arboles de levas, carburadores y múltiples de los autos de los tres primeros,  Werner, Ortelli y Castellano. También los mismos elementos del Dodge de Ardusso, ganador de la primera final y 7º en la restante.

Había trascendido que esta semana se va a informar sobre el resultado de la revision «porteña». Tranquilos, tranquilos…

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde Río Hondo)

Fotos: AIF , Prensa ACTC y matirossi.com.ar

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Como que no???…Este no era el que salía a probar el auto del Escribano cuando estaba prohibido???..Digno sucesor del tramposo….

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre