POCOS CAMPEONATOS tan polémicos en la historia de la Fórmula1 como el de 1976, que James Hunt le ganó a Niki Lauda en la última carrera. Por eso el cine se ocupa de él.

La película se llamará “Rush”, es dirigida por el laureado Ron Howard (“Apolo13”), el que está en la foto de apertura con el story-board, y tiene un presupuesto de 60 millones de dólares. El joven germano-español Daniel Brühl (“Goodbye Lenin”, “Bastardos sin gloria”) personifica al piloto austríaco; el australiano Chris Hemsworth (“Thor”) encarnará el rol del rubio británico prontamente desaparecido.

Daniel Brühl, como el Niki Lauda de 1976.

La hermosísima Olivia Wilde (La doctora 13 en “House”) jugará el papel de Suzy Miller, la mujer de Hunt, que lo abandona al final de la temporada para casarse con el actor galés Richard Burton (al que, se dice, encarnará en un breve papel el ganador del Oscar Russell Crowe). El guionista es nada menos que Peter Morgan, que escribió “El último rey de Escocia”, “Frost/Nixon” y la aún por estrenar (e imperdible) “Tinker Tailor Soldier Spy”, más conocida como “El Topo” sobre la novela homónima de John Le Carré.

Después de muchas décadas sin películas de Fórmula 1 (tras la fallida “The Racers” de 1955 y la recordada “Grand Prix” de 1967, filmada por John Frankenheimer con un reparto estelar), el cine parece querer reivindicarse con los seguidores de la máxima categoría del automovilismo mundial. Al documental “Senna” estrenado en 2011 –aunque nunca en la Argentina, los fanáticos se las arreglaron para verla- se le sumará esta superproducción, que se encuentra en etapa de pre-producción, pese a que algunas versiones sugerían que ya había concluido la filmación.

“Vamos a estar filmando de70 a80 horas por semana” anticipó Howard en su cuenta de twitter. El propio Lauda fue contratado como consultor del director. La semana pasada estuvieron en un nevado Nurburgring revisando el escenario para el eventual rodaje. Howard se detuvo especialmente en Bergwerk, la curva en la que el austríaco sufrió su terrible accidente el 1º de agosto de 1976; también estuvieron en Brands Hatch, sede del GP de Inglaterra de ese año, uno de los atntos momentos polémicos de la temporada.  Si querés ver las fotos, entrá en la cuenta del director: @realronhoward

A diferencia de lo sucedido en 1966, cuando la MetroGoldwynMayer compró varios coches de Fórmula 3 y los carrozó de F-1 para que Frankenheimer pudiera filmar “Grand Prix”, basada en un guión que no le exigía fidelidad histórica, esta película en cambio la necesita. Pero el mercado de los autos históricos ha crecido tanto, que comprar diez o quince autos dela F-1de 1976 se torna prohibitivo aún para Hollywood.

La producción parece haber resuelto el problema “alquilando” los autos de la época, nucleados en la Fórmula1 Histórica (HFO) que fiscaliza la FIA. El año pasado corrieron una carrera en Nurburgring bajo la lluvia y en ella compitió un McLaren M23 como el de Hunt; el piloto, Scott Walker, usó el casco negro de Hunt. Con esos automóviles resolverán buena parte de las tomas y también la animación digital facilitará el resto, con una buena cuota de escenas virtuales.

Curiosamente, será la segunda película que tenga a los F-1 de 1976 como co-protagonistas de la pantalla grande. En 1977 se estrenó “Bobby Deerfield”, de Sydney Pollack, con Al Pacino y la suiza Marthe Keller, sobre la novela del alemán Erich Maria Remarque, «El cielo no tiene favoritos», situada en los años ’30, a propósito de la relación entre un corredor de autos de Grand Prix y una chica aquejada por una enfermedad terminal. En la película, Deerfield-Pacino maneja el Brabham BT46 nº 8 que, en 1976, condujo el brasileño José Carlos Pace, y muchas de las tomas de la película son escenas reales de los Grands Prix de aquel año.

Al Pacino como Bobby Deerfield en el Brabham de Pace

Por entonces, la producción arregló con Bernie Ecclestone (en ese momento propietario del equipo Brabham) para tener las imágenes de su auto; el otro BT46, el nº 7, lo conducía Carlos Reutemann… Ecclestone no era todavía el dueño de los derechos comerciales dela F-1; cuando lo fue, sometió a Sylvester Stallone –que quería filmar una película sobre la categoría- a un tremendo desgaste. Después de dos años de negociaciones que no iban a ningún lado, Stallone se fue a rodar a IndyCar, y produjo un filme espantoso, “Driven”, que hace pensar que, al fin de cuentas, Bernie tenía razón…

Mientras esperamos por “Rush”, te dejamos un pedacito de “Bobby Deerfield” para que recuerdes cómo eran los autos de Fórmula 1 en 1976. La pista es Jarama, en las afueras de Madrid, aunque los on-boards parecen haber sido rodados en Zolder (Bélgica):

httpv://youtu.be/IaYSB_ejx7g

Por Pablo Vignone

Fotos: Ron Howard, «Rush» 

 

 

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Este 3 de septiembre pude ntarer nuevamente al liceo despue9s de unos 10 af1os de haber sido negada la entrada a cualquier ex alumno por poledticas del despreciable rector Pantoja. Un amigo y ex compaf1ero me convencif3 de que lo acompaf1ara para visitar a los estudiantes en toma, quienes nos recibieron con los brazos abiertos, aunque con algo de desconfianza, por que les ha tocado vivir ya muchas decepciones. Pertenezco a esa generacif3n que nacif3 y crecif3 en dictadura y vivif3 su adolescencia en la apateda. Nos sentimos parte de una generacif3n perdida, que temeda luchar por sus ideales. Ased vivimos muchos de los que pasamos por el liceo en los 90. Esa generacif3n mira ahora con profunda admiracif3n a esta nueva generacif3n, valiente, decidida, madura. Estos jf3venes nos hacen revivir el amor por nuestro maltratado liceo y nos obligan a despertar de nuestro letargo. Mis respetos a los estudiantes del glorioso liceo de calle Colf3n. Ustedes han asumido una tarea que nosotros despreciamos y por eso estaremos siempre en deuda. a1Fuerza muchachos!votar: 1 0

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre