¿QUE HUBIERA PASADO si los autos más veloces de las categorías más importantes en el automovilismo mundial salían a clasificar todos juntos en la misma pista?

Probablemente habría sucedido lo siguiente: una tabla podría determinar un ranking de velocidad comparativa. No diría qué categoría es mejor, ni más entretenida, ni más válida, ni más popular, ni nada de eso. Con autos tan distintos girando sobre el mismo circuito, veríamos lo siguiente:

Fórmula 1, la categoría más veloz del mundo en 2013.

 

GP2: 9 por ciento más lenta que la F-1.

 

Endurance LMP1 (FIA WEC): 12 por ciento más lentos que los F-1.
GP3: 16 por ciento más lenta que la F-1.

 

IndyCar (en callejeros): 21 por ciento más lenta que la F-1.

 

Fórmula 3 Europea: 24 por ciento más lenta.

 

DTM: 24,2 por ciento más lentos que los F-1, pero los autos de Turismo más veloces del mundo.

 

FIA GT: 28 por ciento más lenta que la F-1.
American Le Mans Series (ALMS): 31 por ciento más lenta.

 

V8 Supercar australiano: 32,3 por ciento más lentos que la F-1 en Melbourne.

 

SuperTC2000: 32,7 por ciento más lenta que la F-1.

 

TC: 33 por ciento más lentos que los F-1.

 

TRV6: 33,15 por ciento más lenta que la F-1.
WTCC: 36 por ciento más lento que la F-1.

 

TN Clase 3: 43 por ciento más lento que la F-1.

 

BTCC: 46 por ciento más lentos que los F-1.

 

¿Cómo llegamos a construir una tabla semejante? Las categorías no coincidieron en la misma pista, sino circunstancialmente. La Fórmula 1, por ejemplo, visitó 19 circuitos durante el 2013, y en muchos de ellos corrieron la GP2 y la GP3. Allí, la comparación pudo establecerse de manera directa tomando la vuelta más rápida de cada especialidad durante el fin de semana, en condiciones más o menos similares.

Así fuimos calculando las diferencias.

 

Otros campeonatos de la FIA, como el de Endurance (WEC) o el WTCC, también pisaron circuitos en los que había corrido, o corrió después, la F1. Se pudo establecer la misma comparación. Y así sucesivamente. El paso del WTCC por Termas de Río Hondo nos permite vincular a la F1 con el SuperTC2000 y el TN Clase 3; el TC no usó el mismo circuito (el que se preparó para MotoGP) pero sí compitió durante 2013 en Junín, Toay y San Martín (Mendoza), escenarios que también pisó el STC2000, mientras que con el TRV6 se siguió un camino similar. 

El comparativo de las categorías en la Argentina.

 

Si volvés a repasar la tabla, verás que solo son décimas de porcentaje las que separan al STC2000, el TC y el TRV6. Eso está relacionado con la paridad técnica pero también con los tipos de escenarios que han pisado a lo largo del 2013. No refleja ningún juicio sobre la valoración subjetiva de cualquier categoría respecto de otra. En el resto del comparativo solo incluimos los decimales para determinar posiciones muy peleadas. 

El paso del WTCC por Laguna Seca y de la F1 y el WEC por Austin permitió también extender el estudio a algunas categorías del automovilismo estadounidense, aunque con la IndyCar solo se tuvo en cuenta su paso por circuitos callejeros, que no entregaban resultados tan distorsionados, lo que sucede a medida que aumenta el promedio de velocidad de las pistas que son tenidas en cuenta.

¿Cómo interpretar los resultados? Si un STC2000 o un TC son, aproximadamente, 33 por ciento más lentos que un F-1, eso supone que en tres vueltas a la misma pista un coche de la máxima categoría ya estaría sacándole un giro de ventaja, por ejemplo.

No es científico, varía con la clase de pista usada, su morfología (proporción de rectas y curvas en cada una, por ejemplo) y las condiciones de giro. Pero los resultados son una aproximación bastante lógica a la cuestión. Otra manera de entender lo que sucedió durante 2013. 

Por P.V.

Fotos: webs oficiales de las categorías

 

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

10 COMENTARIOS

  1. aca se entiende un poco mejor..distinto q cuando lo mostraron en carburando q hablaba ese pavo del joaquin creo q es alvarez..q con las pavadas q dice se entendió poco…jajajaja

  2. Excelente la comparación, da una idea de donde esta parada cada categoría, muy ingeniosa la forma de plantearlo !!!
    Felicitaciones !! ( se podrá conseguir la planilla de excel ?? solo de curioso que soy jaja)

  3. Como el IndyCar, el NASCAR ofrece resultados distorsionados porque disputa la mayor parte de su calendario en óvalos y no hay comparación directa posible con el grueso de las categorías. Pero para que te des una idea, en Indianápolis el NASCAR es 35 por ciento más lento que un IndyCar, pero siempre a velocidades superiores a los 300 km/h. El IndyCar entró en este comparativo solo a través de su actividad en callejeros, que no es su fuerte. En suma, el NASCAR compite mayormente en circuitos tan diferentes a los tenidos en consideración en este estudio que no es posible tenerlo en cuenta.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre