FUE COMO UN PARTO.

Si algo no les faltó a las definiciones de los campeonatos del TC Mouras y del TC Pista Mouras fue suspenso y angustia. Porque tanto Marcos Quijada como Gaspar Chansard pasaron las mil y una en el Villicum hasta poder descargar ese grito de campeón que parecía quedarse atragantado.

El primero que lo pasó feo fue Chansard, que había llegado a la última fecha de la menor de las categorías de la ACTC con una buena ventaja. Pero en carrera, un problema en su Dodge le hizo perder muchos puestos y el que se llevaba la Copa de Plata era Franco Deambrosi, nieto de Oscar Aventin, quien ganaba con el Ford. Y así fue en pista, porque Gaspar apenas rescató un noveno puesto y vio cómo la Copa de Plata se le escurría por apenas medio punto.

El festejo de Chansard y su equipo tras ganar el título por una exclusión en la técnica.

Pero claro, las carreras, especialmente en Argentina, no se acaban hasta que no pasa la técnica y fue ahí donde la exclusión de Pancho Bracco por no respetar la medida de la brida en su Dodge le permitió a Chansard ganar un puesto y, así, quedarse con el campeonato por un punto para hacer explotar a su Reconquista natal.

-publicidad-

ABANDONO Y SUFRIMIENTO

Si bien lo de Chansard fue para el infarto, lo de Quijada tampoco se quedó atrás. Eso sí, no tuvo que rezar por alguna exclusión para levantar la Copa de Oro del TC Mouras, pero sí tuvo que esperar, sacar cuentas y esperar a que Jeremías Olmedo, con Ford, y Tobías Martínez, con Chevrolet, no siguieran avanzando.

Si bien el pibe de Loma Verde había llegado con 31 puntos de ventaja sobre 70,50 en juego, rompió tres motores y largó la final con uno reparado. Encima, cuando había escalado del puesto 27 al 13, en el 10° giro volvió a romper el impulsor. Y, ahí, llegó la hora de sacar cuentas.

Sufrió, pero Quijada se llevó un muy merecido campeonato.

Pero ni Martínez, que llegó cuarto, ni Olmedo (11°) pudieron avanzar los puestos suficientes para sacarle el título a un Quijada que sufrió el resto de las vueltas sentado en el habitáculo de sus Dodge hasta que pudo desahogarse con el banderazo final, que tuvo como vencedor a Rodrigo Lugón (Ford), seguido por Luciano Cotignola (Dodge) y Thomas Micheloud (Ford).

Y lo mejor para el flamante campeón es que se aseguró que, en 2023, tiene asegurado su ascenso al Turismo Carretera. Eso sí, no va a poder negar que le costó sangre, sudor y lágrimas.

 

Fotos: prensa ACTC.

 

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre