CONSUELO PATERNO

Los padres suelen sufrir más por los contratiempos de sus hijos que por sus propios problemas. La actividad deportiva no es la excepción. Veterano de muchas batallas y aún en combate con sus 61 años, Carlos Sainz padre ha vivido y vive distintos de situaciones y maniobras en el alto nivel del automovilismo, como en su caso, durante varios años fue el Mundial de Rallies y en los últimos tiempos, el Rally Dakar.

Esa piel dura de papá Sainz fue traspasada recientemente por un hecho que afectó a su homónimo hijo:  la llegada de Lewis Hamilton a Ferrari en 2025, que automáticamente deja afuera al jóven español.

Desde su ingreso a la Fórmula 1 con Red Bull, Sainz Junior tuvo la cercania de su padre. «Es mi mejor ejemplo» dice el por ahora piloto de Ferrari.

Está claro, y es lógico, que la noticia haya afectado y mucho a Carlos. Sin embargo, ese profesionalismo que ha mostrado tantos años como piloto, lo puso en práctica para mostrar su mejor cara y decir las palabras más convenientes en las escasas declaraciones que hizo sobre el tema.,

“Estamos aquí celebrando otra cosa, pero no se puede evitar el tema de la salida de mi hijo de Ferrari. No hay mucho que decir. Ferrari ha decidido así y por lo tanto no queda otra, hay que respetar las decisiones de Ferrari” se limitó a decir Sainz en el breve momento en que se tocó el tema durante el agasajo que el Ayuntamiento de Madrid le hizo al “Matador” por su reciente victoria en el Dakar.

Palabras de ocasión que seguramente ocultaron sus verdaderos sentimientos y pensamientos sobre el tema pero no disimularon su tristeza de padre.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Sainz debería sentirse feliz. Si el homónimo no fuera su hijo jamás habría llegado a Ferrari. No parece un elegido. Gracias a su nombre obtuvo sponsors y avanzó en su campaña. Típico hijo de. Tal como David Brabham, Damon Hill etc. Jaques Villeneuve es la excepcion

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre