UNA MUERTE, OTRA, ACASO EVITABLE.

La lamentada muerte de Alberto “Wey” Zapata, conocido joven sanjuanino quien supo destacarse, ha generado polémica. Wey lució en motocross. En pleno auge, a los 23 años, sufrió un golpe durísimo: protagonizó un accidente vial, en la Ruta 40. Ocurrió el año pasado cuando volcó con su auto, las consecuencias fueron muy graves, su vida corrió peligro y perdió el brazo izquierdo. Ocurrió el 12 de noviembre de 2020, en la Ruta 40 antes de llegar al puente de la calle 5 en localidad sanjuanina de Pocito. Una persona que transitaba se detuvo para ayudar, lo rescató del auto y le prácticó un torniquete en el brazo. Luego en un centro asistencial, ante la gravedad de las heridas, los médicos pese a los esfuerzos, no consiguieron salvarle el brazo.

A partir de allí, una dura etapa de recuperación y la fuerza de voluntad para volver a su gran amor: las motos. Pese a que las probabilidades para volver a subirse a una moto, fue estimada por médicos, psicólogos y psiquiatras fueron casi nulas, Wey consiguió volver.

En eso estaba en San Agustín, Córdoba, cuando sufrió una caída que después, le iba a provocar la muerte. Era su segunda participación en motocross luego del accidente, antes, el 15 de marzo último, a sólo cuatro meses de haberse accidentado, había ganado en la primera fecha del Campeonato MX Patagónico Sur. Trascendidos indicaron después del golpe en San Agustín, que Wey se cayó de la moto y fue embestido por dos corredores que iban atrás. Trasladado a un hospital de la localidad cordobesa, pese a los cuidados médicos, no pudo sobrevivir.

Impresionante. Zapata en un salto, domando su moto con un solo brazo.

La muerte de Zapata reabrió el debate acerca de las condiciones físicas que deben mostrar los corredores de motos, e incluso de autos.

Orlando Terranova, ex corredor de motos, conocido protagonista del Rally Dakar y empresario al frente de la empresa a cargo de la organización local de los grandes premios de Argentina de MotoGP y Superbike, ha tenido manifestaciones muy tajantes en relación a la muerte de Zapata.

 «Hacer motocross con una mano no es normal» sostuvo y consideró que “el entorno de Zapata debería haberlo cuidado más». «Que fea noticia –lamentó Orly a través de sus cuentas en redes sociales y luego en declaraciones a Cadena 3-, cada vez que alguien me preguntaba o comentaba del caso de este chico yo dije: “alguien le tiene que avisar que pare, que cuide su vida, su más preciado activo”’. Y su entorno no lo hizo, se lo motivaba para que sea ejemplo y terminó siendo un pésimo ejemplo. La vida golpea, a veces muy fuerte, y hay que saber cuando algunas cosas se acaban».

Insistió el mendocino “manejar con una mano no es normal, de por sí es muy difícil hacerlo bien con dos. Por eso dije: ‘Esto termina mal’. Los ejemplos, este chico, podría haberlos dado de muchísimas otras maneras, pero nunca haciendo algo tan peligroso. Llamo a los entornos de gente que tiene este tipo de accidentes que generan un fuerte impacto, a ser una herramienta de contención,  y a ayudar a canalizar esfuerzos por cosas mas normales”.

También opinó sobre la muerte de Zapata desde su cuenta en Twitter, el experimentado periodista especializado en rally, Miguel Angel Motta: La Federación Argentina de Motociclismo y su área médica, son los únicos responsables de la tragedia donde dejó de existir Wey Zapata. La hipocresía social, disfrazada de inclusión, permite que este tipo de cosas sucedan.En deportes de riesgo hay que medir las consecuencias.Q.E.P.D”.

El malogrado corredor sanjuanino.

Supo decir Wey después del accidente automovilístico en 2020, una vez recuperado cuando volvió al motocross, «estoy contento de estar arriba de una moto, de mostrar a todas las personas que sufren alguna discapacidad, que no hay que perder el tiempo, siempre hay que buscar las oportunidades y luchar para salir adelante». Comprensibles en un deportista tan joven, lleno de ímpetus y ganas.

En visionauto sabés, no nos va esa de llorar sobre la leche derramada. De manera inalterable este medio pugna para que el deporte motor se lleve adelante con las condiciones apropiadas. Aspectos físicos de participantes, sus aptitudes conductivas; las medidas de seguridad de corredores, en los circuitos, consideraciones técnicas, controles médicos.

En suma, un sinnúmero de factores a tener muy en cuenta. No tiene sentido que prevalezcan  las buenas intenciones, en eso hay que coincidir con Terranova, cuyas expresiones no deberían considerarse polémicas, si bien los cultores más jovenes del motocross le replicaron. A veces una mal entendida integración de deportistas con determinadas discapacidades ante deportes riesgosos, puede resultar una decisión muy peligrosa.  Hay que pensar y actuar, los que deciden, con sensatez y responsabilidad, manteniéndose al margen de las pasiones.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre