AUTO ARGENTINO, CALIDAD INTERNACIONAL.

 

Es un auto de carrera, sí, con muchos elementos de un auto de serie. Es lo que pide el reglamento TCR internacional que regula 38 torneos de automovilismo de la especialidad autos de turismo en todo el globo. Representa a la marca de mayores ventas en ese mismo ámbito pero no está construido ni en Japón ni en Europa, ni siquiera en los Estados Unidos. Se hizo en Córdoba, en la zona norte de la capital mediterránea, con ideas y técnicos argentinos. Con mucho ingenio para no dilapidar recursos pero con un standard de fabricación y terminación que no deberían subestimar en ningún taller around the world.

Es el Toyota Corolla TCR, que está cumpliendo un tour de force en las carreras argentinas del campeonato sudamericano de la especialidad (que transita su segunda temporada) para ser puesto a punto y poder, finalmente, homologarlo para su comercialización: entonces, le será posible competir en todos lados, desde el Mundial WTCR (sobre el que pesa una incógnita para 2023) a cualquier certamen regional o nacional. Lo habían probado José María López y Matías Rossi en el Oscar Cabalén de Córdoba; a la pista de los cien barrios porteños vino otro Barrio, Jorge, a sentarse en la butaca y hacerle dar los primeros pasos. Un triunfo –aun en circunstancias atenuantes- resulta un espaldarazo; aunque esto recién arranca, hay mano de obra argentina lista para competir.

Como responsable técnico del Toyota Team Argentina (TTA), Gustavo Aznárez explica que no fue él quien diseñó este coche. “De ninguna manera hubo responsabilidades individuales”, aclara. “Todo fue un trabajo de conjunto. Fui líder del proyecto, sí, pero trabajaron once ingenieros en el diseño y la construcción. Estuve un poquito en todos los aspectos, supervisando; en lo único en lo que me metí un poco más fue en el aspecto del motor, que lo pensó mi hijo Pedro”.

Hombres de peso. Daniel Herrero, ex presi de Toyota Argentina, coordinador de la división deportiva Gazoo Racing y ahora presidente de Toyota Plan de Ahorro. Fundamental impulsor de la marca en el automovilismo en la región y también del Toyota Gazoo Racing Latinoamérica, Marcelo Lotti creador del TCR y Carlos García Remohí, titular de la CDA del ACA.

 

Marcello Lotti, el “inventor” del reglamento TCR y quien controla la fórmula desde Italia se vino desde Europa para apoyar este lanzamiento pesado del TCR South America en el terreno argentino y, de paso, para asistir al debut de un auto que esperaba mucho. “Durante años tuvimos ganas de que Toyota tuviera su auto en el TCR y no teníamos la aprobación, hasta que llegó esta posibilidad de que se construyera en la Argentina –le cuenta a VA. Tuvimos llamados de todas partes del mundo –imagínese, hay 38 campeonatos TCR en todo el planeta, desde el Mundial (WTCR) hasta los torneos regionales y nacionales- pidiendo el coche. El Toyota es un auto bien construido y han logrado hacerlo sin grandes gastos. Me sorprendió porque hicieron un auto muy racional, con los elementos disponibles, y es competitivo. Ciertamente, creo que en los próximos dos años va a haber entre 50 y 60 Toyota Corolla TCR compitiendo en todo el planeta”.

La pregunta es obvia: ¿está el Toyota Team Argentina en condiciones de fabricar semejante cantidad de automóviles? Quien responde es Darío Ramonda, el responsable de la escuadra, en una larga charla con VA en su box. “¡Sin duda! Tenemos que ordenarnos pero los problemas que podríamos tener pueden aparecer solo por el lado de las características especiales de nuestro país en temas de exportación, pero con la construcción de los coches no habrá problemas”.

Se sabe ya que en 2023 (cuando además del TCR South America se lance la versión brasileña de torneo, de la que participarán también los equipos argentinos) competirán seis Corolla: dos en el equipo de Víctor Rosso (cuyos lazos con el TC2000 ya prácticamente no existen), otros dos en el equipo de Flavio Nonó Figueiredo (aquel participante de la vieja Copa de las Naciones, el Superturismo Sudamericano de finales de los ’90) y un par más seguramente alistados por el propio TTA.

“Estamos esperando que Toyota defina los programas para el año próximo”, repasa Ramonda. “Nosotros nos sentimos en condiciones de seguir haciendo TC2000 y TopRace y agregarle esta participación sudamericana. La continuidad de Barrio aquí dependerá de lo que diga la marca, pero creo que es un valor de notables perspectivas al que habría que ayudar para llevarlo lo más arriba posible”.

– ¿Y el otro podría ser Matías Rossi?

– ¿Por qué no? Todos sabemos lo que es Matías. Yo lo llevé a Chevrolet cuando no lo conocían y solo me lo aceptaron porque habíamos ganado el título con Christian Ledesma… Después estuvieron intentando sacárnoslo, jajaja. Ya lleva once años con nosotros y si este año no está más involucrado es porque me dijo, con justa razón “no puede ser que Toyota vaya al TC y yo no esté”. Si pudiéramos arreglar todos los detalles, sería un sueño.

Hay equipo y hay auto. (Foto TCR South America)

Ramonda cuenta una intimidad: al principio Lotti no estaba muy seguro de la calidad que podía tener un auto de carreras construido en la Argentina. “Estuve en Vallelunga (Italia) en una fecha del Mundial WTCR, y allí vino René Münnich (de la escuadra All Inkl, para la que corren los argentinos Esteban Guerrieri y Bebu Girolami) a decirme que lo había impresionado lo que estábamos haciendo”.

Ahora el Toyota Corolla debe ser homologado para participar en cualquier torneo del planeta. “El contrato estipula que tenemos que construir como mínimo 10 coches por año, pero creo que estamos en condiciones de fabricar 50”. Lotti se conforma con 30 por año, por lo visto…

El expresidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, estuvo en el box durante sábado y domingo, como respaldo al proyecto. “Para la marca es muy importante este coche”, sostiene Ramonda, “porque muchos de sus mercados internacionales se desarrollaron allí donde ahora hay campeonatos TCR, y la conexión es obvia. Lo que nos exigen es lo que siempre ofrece Toyota: calidad del producto y calidad del servicio”.

Entre otras regulaciones, el reglamento TCR establece un tope al precio de sus autos: no pueden costar más de 150 mil euros. “Pero ahora que el dólar emparejó al euro, seguro que van a retocar el valor para que la ecuación siga siendo rentable”. Es un numerito, ¿no? Sobre todo si en algún momento cuaja la idea de un TCR Argentino.

“El lugar para el TCR Argentino está asegurado”, señala Ramonda. Pero esa es otra historia… que ya publicaremos.

 

Fotos: P.V

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre