SE PUSO EL MAMELUCO.

Bajó la cabeza, redobló el laburo, le pidió a “los chicos” del taller que redoblaran esfuerzos, que le metieran aún más. Ni por asomo dejó de bancar a Rody Agut su estrecho motorista. Además, antes había puesto en pista al nuevo Ford, en lo técnico respaldado por Marcos Laborda. Programó una prueba el miércoles antes de viajar hacia San Luis para llegar a pleno, en la pista de pruebas del Turismo Carretera, el Roberto  Mouras de La Plata que pide a gritos un reasfaltado (Hugo Mazzacane su sostenedor, lo prometió), y aunque de repuesto, el tiró le salió por la culata. Sólo alcanzó a dar un par de vueltas y volvió a tiro a los boxes, maldito bielazo.

Mariano Werner guarda en sí mismo un temple muy especial, no sale a mostrarlo, es un hombre joven y a la vez muy curtido. No te olvidés que junto a su familia soportaron la trágica muerte de su hermano mayor Gabriel, ocurrida en el Cabalén cordobés en noviembre de 2007, cuando al frente del equipo aún vigente de los Werner en Fórmula Renault, le dio de lleno el estallido de una cubierta que inflaba. Su padre incondicional José, por problemas de salud felizmente superados hace años también, también puso a prueba su temple.

El Ford del entrerriano imbatible en San Luis, atrás en el Toro su escolta Urcera. Hubo mucha gente en el domingo gris, sin alcanzar la multitud vista en Paraná.

“Famoso” por su aspereza cada vez que empuña el volante de un auto de carrera, supo cometer aquel muy grave error cuando acaso desesperado por el título de TC que buscaba por primera vez el 4 de diciembre de 2016, le pegó muy mal a Matías Rossi en La Plata, última de la temporada (luego suspensión por un año, atenuada más tarde), y la corona que se probaba el Misil, aterrizó en la cabeza de Guillermo Ortelli. No es hombre de arriar banderas, ni aún ante  compañeros de equipo, acordate no hace mucho cuando en TC Pick Up no cedió ante Andi Jakos, ambos Toyota oficiales,se tocaron y el seguro triunfo 1-2, se fue a la basura. Al contrario, empuña la bandera y allá va.

Al Rosendo Hernández llegó sabedor que los tiempos se acortaban para conseguir al menos una victoria como es exigido por la biblia/reglamento del TC (es correcto que así esté pautado), para formalizar su pretensión y sueño compartido con los entrerrianos y los hinchas de Ford, de convertirse en tricampeón de TC.

¡FOTO!

Mejor imposible. La magnífica imagen pinta a las claras lo ocurrido en San Luis

El Ford rojiblanco del Fadel Racing acelerado por Werner pasa como un cohete por la recta principal. Imparable.

 

Y decisión y actitud mediante, más el auto tremendo y un equipo cohesionado, en la apertura de la Copa de Oro Río Uruguay Seguros, se catapultó a un triunfo arrollador que lo puso en camino de manera formal, en pos de abrochar la tercera corona. Ojo, en el planeta TC efectuar predicciones, suelen deparar sonoros fallidos. Restan cuatro carreras y un montón de puntos con mínimas diferencias incomprensibles, a modo que, como es norma implícita en la ACTC, el título sea definido en lo posible, en la última curva del Coronación previsto en El Villicum sanjuanino.

Pole position, dominador de la serie de un domingo con cielo plomizo, más veloz con ocho segundos de ventaja en apenas cinco vueltas. La final en la que la llovizna planteó incertidumbre, el relanzamiento luego de los despistes del Chevrolet de Diego Ciantini ex Facundo Ardusso (pintó lindo con el Torino del Maquin, hasta que se cayó en el marcador), y del Dodge de Augusto Carinelli, con apenas una ronda por cumplirse. Nada ni nadie pudo con Werner; Mariano pudo con todo y se llevó la recompensa buscada.

LA MIRADA

A Agustín Canapino el incidente con Gastón Mazzacane en la segunda serie y las paradas en boxes en la final que largó en la temible mitad del pelotón, lo mortificaron.

Por milagro, pudo salvar la punta en la Copa de Oro Río Uruguay Seguros. «Trastabillamos», admitó el Titán.

 

Y como frutilla del postre, se colocó a sólo 7,50 puntos del puntero de  la Copa. Agustín Canapino padeció un domingo atravesado, se le esfumaron de un plumazo los 31 puntos iniciales por llevarse la etapa regular y las tres victorias. Manu Urcera en el Torino del Maquin Parts, el equipo del año, al escoltar a Mariano se le puso a sólo cinco unidades. Mientras que Santiago Mangoni, en otro Chivo del JP, completó el podio.

Canapino, uno de los protagonistas del TC puntano aunque ni por asomo estuvo cerca de ganar, comenzó su jornada negativa en la segunda serie. Su feroz duelo con Gastón Mazzacane quien comandaba el parcial en el Chevrolet del Coiro Dole Racing, no tuvo un final feliz. A poco de finalizar, el Titán como siempre jugando a los flejes (lo bien que hace) se le mandó por adentro en una curva en los últimos metros, el Rayo mantuvo su línea desde la salida del viraje anterior, apuntado a conservar la cuerda y vino el roce y el ampuloso y polvoriento despiste del Chevrolet del JP Carrera. Al rato un muy fastidiado arrecifeño, renuente a hablar con la prensa como se ha reiterado más a menudo en los últimos tiempos, supo que los comisarios deportivos en una decisión controversial sancionaron (erróneamente) al Rayo por maniobra peligrosa- Le quitaron la alegría parcial y lo mandaron al noveno puesto, detrás de Agustín.

La final para Canapa, resultó el colofón de uno de esos días en los que no sale nada. Tuvo que parar dos veces, por el parabrisas ensuciado con aceite y luego por la llovizna, imposibilitada su visibilidad al no funcionar el limpiaparabrisas (¿o se quedó sin agua el “sapito”?). En algo zafó, por los despistes según se dijo en la transmisión televisiva por la TV Pública, avanzó en el último tramo 11 posiciones!, llegó 21º, sumó cuatro puntitos y salvó la punta del playoff.

La continuidad en Comodoro Rivadavia, un circuito hostil en especial por el clima, la topografía y por utilizarse en forma muy esporádica, es territorio ideal para “tapados”. Acaso con más fuerza alumbre ilusiones, y al mismo tiempo a otras las apague.

Aunque muchachos, cantar victoria en el TC o arriesgar candidatos, es de primerizos…

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre